Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2007 en la Revista de Folklore número 313.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 313 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Si hacemos caso al dicho castellano, las comparaciones no gustan, aunque la frase se refiera solamente a la costumbre de querer hacer parecidas cosas que no lo son. Sin embargo esa costumbre ha dado al lenguaje uno de los géneros más creativos y divertidos. Suele utilizar la comparación tres adverbios –tan, como y más– repartidos convenientemente en la frase por el ingenio y la oportunidad. A esos ingredientes se suele añadir el de la exageración, que le da el tono humorístico imprescindible: “Es un tío tan fuerte, que aprieta una moneda y le hace sacar la lengua al rey” o “Es tan bajo como fulano, que cuando se tira un pedo se le llenan las orejas de tierra”. Ese “tan”, a veces está implícito, lo que suele dar más fuerza expresiva al breve texto: (Está tan) “negro como boca de lobo” o (Cae tan mal) “como pedrada en ojo de boticario”. Con el término “más” hay también infinidad de comparaciones que sólo varían formalmente en la colocación del verbo con respecto al “que” de la segunda parte: “Mírale, corre más que un galgo” o “Esa está más tocada que el himno nacional” o “Qué le vamos a hacer, más se perdió en Cuba y volvían cantando”. El adverbio “como” se utiliza también con el verbo explícito: “La mujer es como la guitarra, que para tocarla hay que templarla primero” o implícito: (Estamos aquí) “como piojos en costura”.

Al igual que en el mundo de los cuentos, abundan los ejemplos con animales, sobre todo los domésticos o del entorno: “Tiene más vidas que un gato”, “De la condicion del tordo, la cabeza pequeña y el culo gordo”, “Es como el perro del hortelano, que ni come las berzas ni las deja comer”, “Más cobarde que una gallina”, “Más sucio que un marrano”, “Más listo que un conejo”, “Canta como un ruiseñor”…