Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

COSTUMBRES DE OTROS TIEMPOS

MARTIN VIANA, José León

Publicado en el año 1983 en la Revista de Folklore número 36.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 36 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


En el artículo precedente aparecido en el número 31 de Folklore, se ofrecían a los lectores de esta revista, bajo este mismo epígrafe, unas pinceladas costumbristas del siglo XVI, en Tudela de Duero fundamentalmente.

Siguiendo la línea escogida de dar a conocer costumbres de la tierra castellana a través de sus prohibiciones por parte de las autoridades eclesiásticas, por cuya orden así se hacen constar por escrito en las Visitas pastorales, vamos a proseguir con una exposición comentada el habitual modo de conducirse en ciertos casos las personas insertas en la sociedad rural de otros tiempos.

Lo que se va a presentar a continuación no es una costumbre privativa del siglo XVI, sino también de todas las épocas. Y es que, por regla general, en la práctica, separa y distingue la religión del vivir cotidiano en una magistral extracción, haciendo con ello un rotundo punto y aparte el hombre de antaño y el de hogaño.

Nos estamos refiriendo al trabajo en días festivos, si bien esto puede perfectamente trasladarse a cualquier actitud en cualquier campo de relación social, personal, profesional, etc. Exhaustivamente una vez tras otra se repite la misma cantinela: "Que no se trabaje en días festivos". Vamos a tomar al azar un texto: el del año 1566. En la Visita realizada en él, se dice que los naturales de Tudela, así como los que llegaren a ella de fuera,

"...hombres e mugeres, mozos e mozas de catorce años arriva..."

acudan a misa, advirtiéndoles que

"...no la quebranten arando, cavando, segando ni vendimiando, ni mosteando, ni vendiendo pan ni vino arrobado, ni hunzan carros ni carretas, ni vayan a caza ni pesca ni al molino, ni los oficiales tenderos ni mercaderes usen sus oficios ni abran sus tiendas ni vendan sus mercaderías, ni hagan otros servicios serviles semejantes so pena de tres reales a cada uno, e medio real al que no oyere misa entera por la primera bez, e por la segunda doblada, e ansi baya creciendo la pena como fuere creciendo la contumacia... y a los que no quisieren pagar, los curas invoquen el auxilio del brazo seglar si fuere necesario so pena de excomunión, e a los alcaldes de esta villa que les den todo favor e ayuda para la execucion de la pena."

Esta cuestión debe ser situada en su verdadero punto, es decir, en una época en que el castellano rural no podía ser entendido fuera de la religión católica. El Arte, la Literatura, la Historia, lo demuestran. El hombre castellano, sobrio, rudo, fue esencialmente religioso, pero al propio tiempo religiosamente era casi un analfabeto; enorme paradoja que no es del caso analizar ahora.

Contra lo que pudiera parecer, no todos mosteaban ni cavaban, etc., pero sí por lo que se deja constancia había gente de todo oficio y profesión que, sin dejar de ser cristiano, hacía lo que le venía en gana.

Pero ya, en 1578, advertimos un dato que aligera la rigidez de tal prohibición al decir que

"...en los días festivos los molineros de las aceñas no muelan, ni los bataneros del batan de Fray Gonzalo no batan, ni los panaderos cuezan ni lleven a vender el pan a Vallid quedandose sin oir misa...".

Se añade después que sólo en los casos de grave necesidad se les permitía trabajar, aunque siempre con el previo conocimiento y consentimiento del párroco. Es de advertir, por otra parte, que hasta no hace mucho tiempo, más o menos medio siglo, tanto panaderos como hortelanos y fruteros caminaban de Tudela a Valladolid en carro o con caballería para vender sus productos en el mercado de la ciudad.

Antes hemos visto la prohibición, entre otras, de vender vino "arrobado". Ahora bien: ¿qué significa esta palabra? Podía referirse al vino vendido por arrobas pero, aunque este vocablo, equivalente o sinónimo mejor dicho a la "cántara" o "cántaro", se empleaba, era en raras ocasiones; las medidas al uso en el siglo XVI y en otros posteriores eran el "moyo" (16 cántaras), la "cántara" (16 litros) y el azumbre (2 litros). Parece raro, pues, que se prohibiera vender vino precisamente por arrobas (¿Por qué no por cántaras que era la denominación más corriente, o por moyos o por azumbres?). Más verosímil parece se refiera al mosto cocido hasta que adquiría la consistencia del jarabe al cual se le añadían trozos de fruta o calabaza. A esta clase de bebida se le llamaba "arrope". Por tanto, a nuestro parecer, la prohibición se refería a la venta de vino de "arrope", "arropado" o "arrobado".

II

Trataremos en esta segunda parte de una orden que aparece repetida una y otra vez a lo largo de todo el siglo XVI. Naturalmente, no vamos a transcribir todos los textos donde aparece la prohibición de una costumbre que, en virtud de ella, se trocó en otra que aún perdura, pero sí algunos de los más representativos, comenzando por el del año 1558.

Como ya se ha indicado anteriormente, el pueblo de este siglo estaba formado por gente sencilla, ruda, pero tozuda a más no poder y sobre todo tremendamente apegada a sus costumbres, posiblemente heredadas de la Edad Media.

Vamos a referirnos ahora a la separación de sexos dentro de la iglesia durante la celebración de los actos litúrgicos, especialmente durante la misa.

A lo largo de este siglo consta entre otros en los años 1551-58-68-88-89 y 1600, que la Autoridad eclesiástica prohíbe que las mujeres se mezclen con los hombres "...por ser deshonesto..." (1551) "yndecente" (1588), etc.

La reiteración de este mandato nos induce a pensar que hasta entonces hombres y mujeres asistirían unos junto a otros a la Santa Misa; igualmente nos lleva a la conclusión de que la conducta de unos y otras debió alcanzar cotas inadmisibles en la mentalidad religiosa de la época; asimismo, de que una y otra vez esta orden es ignorada por los feligreses, que no la cumplen, y por los sacerdotes, que no la hacen cumplir.

Se tardó mucho: más de cien años, en modificar la costumbre establecida pero al fin, en el siglo XVII se consiguió que el mandato de separación de sexos tomara carta de naturaleza y se convirtiera en costumbre, que aún perdura como puede observarse en los pequeños pueblos castellanos.

En 1558 se dice textualmente:

"que -las mujeres
no se sienten
entre los hombres
en misa
"Yten por quanto fue informado el Sr. Visitador que en los oficios diuinos las mugeres se sientan entre los hombres a la misa mayor con gran escandalo e indecencia, mandaba e mando que de aqui adelante las mugeres no se sienten entre los hombres en las capillas mayores durante los oficios diuinos so pena de excomunion y en pena de tres Rs. (reales), y los curas que lo hagan executar como asta aqui se a echo a pesar de haberselo mandado en Visitas pasadas, incurran ipso facto en sentencia de excomunion."

Más tarde, en 1558, se establece, para que no haya lugar a dudas, el orden de colocación de hombres y mujeres dentro de la iglesia: los primeros se colocarán desde la mitad de la iglesia hacia adelante; las segundas, desde la mitad hacia otrás. Igualmente, en este año y en el mismo texto se dice que

"...hombres y mancebos se pongan en sus lugares segun costumbre y calidad y no a las puertas de la yglesia o junto a las pilas del agua bendita..." (So pena de la famosa excomunión). Respecto de la colocación, actualmente en numerosos pueblos se conserva la secular costumbre con la variante de que los hombres se colocan atrás y las mujeres adelante; los niños, por su parte, separados por sexos, a derecha e izquierda de la zona más próxima al presbiterio o altar mayor.

Pero hay otro texto anterior un tanto curioso que, entre otras cosas, dice que, aunque hay bancos suficientes para poder sentarse los hombres,

"...muchos moços con poco temor de Dios y de sus conciençias quedan entre las mugeres y se ponen a la pila del agua bendita... y desde alli azen señas a las mugeres profana y deshonestamente, lo qual es grande perjuicio de sus Animas y conciençias..."

A continuación (no transcribimos el texto por ser excesivamente largo), una vez establecidas las penas de excomunión mayor y de dos reales "a cada uno por cada vez que lo contrario hiziere", ordena a los curas que este mandato se cumpla, so pena para ellos de dos ducados. Y si los feligreses sancionados se negaren a cumplir la pena que les fuere impuesta,

"...les eviten de las horas e oficios diuinos y no les admitan hasta tanto que los paguen... Y amonestamos en virtud de santa obediençia y so pena de excomunión a los alcaldes de esta villa... que, requeridos por los dhos curas, los saquen de la ygla y los tengan presos hasta tanto que paguen la pena de los dhos dos Rs..."

Una puntualización es menester formular ahora mismo, y es la de que los vocablos "deshonesto", "indecente", etc., no alcanzaban en el siglo XVI el significado que hoy en día tienen ya que hoy ambos términos son sinónimos de impudicia y obscenidad; antaño, de inconveniente, falto de decoro. Así que conviene tener presente esto para no interpretar mal el pasado con palabras cuyo significado es hoy distinto.

Por ello, dada la textura moral y religiosa de aquellos tiempos, el hecho de hacer señas los mozos a las mujeres (hay que suponer con cierta lógica que a las mozas), no caben como gestos obscenos o procaces; sería más bien alguna señal con la cabeza, ladeándola, para significar que la esperaba fuera al terminar la misa; algún guiño de ojo, a lo más, algún siseo o actitudes semejantes. Por esto hay que saber interpretar esas cosas que entonces eran "profana e, deshonestamente" hechas.

III

En el siglo XVI existía una costumbre que a continuación comentaremos y el escrito por la cual la conocemos, como se ve en la Visita realizada en Tudela de Duero en el año 1558.

Todos cuantos van a misa saben que hay una parte de ella que se llama Ofertorio y así, porque de tiempo inmemorial se acostumbraba en la Catolicidad a ofrecer a Dios en la persona del sacerdote por parte de los fieles una ofrenda, continuidad del que se hacía a Yahvé en el Antiguo Testamento. Esta ofrenda hecha en el siglo XVI consistía a veces en dinero, pero generalmente en especies tales como aceite, trigo, pan cocido, aves, vino etc., etc. Cada uno llevaba lo que quería ofrecer y se lo entregaba al sacerdote quien lo recibía, claro está, con sus propias manos con las que, poco después, habría de consagrar. Al haberse ensuciado tomando los ofrecimientos tenía que lavárselas tras lo cual proseguía el Santo Sacrificio. De aquí arranca esa otra parte de la liturgia conocida como Lavatorio. Hoy, como el sacerdote no recibe con sus manos las ofrendas y éstas son en dinero y no en especie, el Lavatorio se ha quedado reducido a un acto simbólico por el que el oficiante se limita a humedecerse los dedos, existiendo la tendencia de que hasta esto desaparezca ya que no es esencial en la misa.

Pero volviendo al siglo XVI, la costumbre era la siguiente: los fieles llegado el momento de la ofrenda acudían al altar con ella y el sacerdote, saliendo a su encuentro, recibía como queda dicho lo que se entregaba. Sin embargo algunas mujeres no se movían de su sitio y se quedaban sentadas sobre las sepulturas de sus difuntos (otra costumbre de la que hablaremos en otra ocasión). Entonces, al terminar de recoger las ofrendas que se llevaban hasta el altar, proseguía la misa y acabada ésta, el sacerdote abandonaba el altar estando aún

"...el cuerpo de la yglesia lleno de mugeres, andando entre ellas, diziendo rresponsos e cogiendo las blancas e ofrendas..."

"Las blancas e ofrendas". Las ofrendas sabemos en qué consistían, pero...¿qué eran las blancas? Pues bien, la blanca era una moneda de vellón que tuvo diversos valores y que últimamente equivalió a medio maravedí. Sabemos que un ducado tenía el valor de once reales y un real de vellón treinta y cuatro maravedís; por tanto, la blanca, al valer medio mairavedí venía a representar lo que hoy algunos céntimos, es decir, casi nada en cuanto a poder adquisitivo. De entonces llegó hasta nosotros esa expresión tan conocida: "estoy sin blanca".

Siguiendo con e texto, en él se dice que por ser

" ...deshonesto y contra la autoridad y Constitución de este obispado... mando el Sr. Visitador que de aqui adelante el preste que dixere la misa, al tiempo que la Yglesia tiene instituido salga a recibir a lugar comodo y onesto y las mugeres que quisieren vayan allí a ofrecer; y las que no quisieren, despues de acabada la misa envien un mochacho que la lleve. Y mando que ningun clerigo ande entre ellas coxiendo las dhas blancas ni ofrendas so pena de excomunion y en pena de diez ducados para pobres..."

Grave sanción pecuniaria ésta, cuya cuantía raramente se alcanzaba. Este hecho nos lleva de la mano a la conclusión de que la costumbre de andar los curas entre las mujeres de sepultura en sepultura había dado lugar a una situación inadmisible por parte del obispado, que zanjaba así la cuestión de forma ejemplar: diez ducados de multa. Si tenemos en cuenta que en el siglo XVI el jornal de un obrero agrícola era el de dos reales diarios, los ciento diez reales a que eran equivalentes los diez ducados nos dan una idea clara de la magnitud de la sanción.

y termina el texto:

" ...y el preste que dixere la misa, acabada, salga a echar el agua bendita (es decir, los responsos) a lugares decentes sin andar entre las dhas mugeres so la dha pena."

Se reitera lo dicho anteriormente respecto del valor de las palabras al uso en otras épocas y cuyo significado hoy es diferente. Al final del texto vemos cómo se emplea el término "decente". Por el contexto deducimos sin ningún lugar a dudas que dicho vocablo hay que traducirle como conveniente, apropiado, debido, adecuado, o cualquier otro sinónimo.