Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

SUPERSTICIONES Y REMEDIOS SUPERSTICIOSOS EN CASTILLA Y LEON

MIRAVALLES, Luis

Publicado en el año 2007 en la Revista de Folklore número 324.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 324 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


I.- INTRODUCCIÓN: DEFINICIÓN Y VIGENCIA DE LAS SUPERSTICIONES

El ser humano, a pesar de tantos y tantos progresos, es un ser limitado, sobre todo frente a los profundos misterios de la vida y de la muerte.

La cuestión de las supersticiones se remonta a los tiempos más remotos, incluso a la Prehistoria, cuando los homínidos contemplaban asombrados los grandes fenómenos de la Naturaleza, convirtiendo en dioses todo lo que veían y que no llegaban a comprender.

Muchos miles de años pasaron desde entonces y, sin embargo, continúan todavía vigentes muchas supersticiones y creencias extrañas, que no sólo se corresponden a la población rural, en principio más propicia a tales creencias, sino también a gentes urbanas que se suponen más cultivadas y ajenas a fenómenos sin fundamento científico.

Precisamente el diccionario de la Real Academia nos dice que superstición “es toda creencia extraña a la fe religiosa y contraria a la razón”, lo mismo que afirma María Moliner en su magnífico Diccionario de la Lengua Española: “La superstición es una creencia en alguna influencia no explicable por la razón”.

Por consiguiente cabría englobar entre estas creencias a fetiches, amuletos, horóscopos, las cartas del Tarot y el simbolismo protector de las piedras preciosas, entre otras muchas creencias ancestrales.

Ya desde la antigüedad latina podemos encontrar libros que tratan de las supersticiones y en España concretamente desde 1525 con el Tratado muy útil de las supersticiones y hechicerías y varios conjuros y otras cosas tocantes al caso y de la posibilidad y remedio de ellas.

Con este título, uno de los más largos de la Historia del Libro, escribió Fray Martín de Castañeda uno de los libros más interesantes sobre el tema, con la intención de apartar de muchos engaños a muchos que presumiendo de letrados, siguen creyendo en hechicerías.

Dos siglos más tarde, en 1729, otro fraile, el insigne Feijoo, se burla con ironía de las falsas creencias y de sus propagadores, cuando reina en España el mayor atraso cultural, con una población de diez millones de habitantes, de los que casi un millón eran hidalgos y ciento cincuenta mil eclesiásticos, ascendiendo el analfabetismo al 70% de la población.

Con tal panorama no resulta extraño que según nos dice Feijoo, se creyera que las montañas de La Alcarria mugieran durante la noche y que los recién nacidos en Viernes Santo curasen la peste con su aliento.

Llegamos al siglo XXI y aún permanecen vivas muchas supersticiones sin que acertemos a explicar sus causas y sus orígenes.

Intentar recoger el inventario de todas las supersticiones que todavía perviven en toda nuestra geografía española sería una tarea casi más propia de una tésis doctoral, por lo cual nos ceñiremos solamente a las que cuentan con mayor arraigo en los pueblos de Castilla y León, sin pretender agotar el número de todas ellas.

II.- SELECCIÓN DE REMEDIOS Y SUPERSTICIONES PRINCIPALES DE CASTILLA Y LEÓN, POR ORDEN ALFABÉTICO

1.- ÁVILA

MUÑOCHAS (a 15 Kms. de Ávila)

Informantes: Zacarías Benítez (78 años) y Manuel Jiménez (89 años).

De buena suerte:

El lagarto: Durante la guerra civil, en el mes de abril, cayó una bomba en el pueblo, que no estalló. Debajo de la piedra se encontró un lagarto de metro y medio de largo. Hoy cuelga del techo de la iglesia, junto a la Virgen: “Quien toque aquel lagarto tendrá muy buena suerte”.

De mala suerte:

La sangre imborrable: A tres kilómetros del pueblo hay un riachuelo. Allí una pareja muy joven llegó en una noche de luna llena. El joven intentó propasarse y ante la negativa de ella le destrozó la cabeza con una roca. La sangre de la joven nunca se pudo borrar y desde entonces ninguna pareja se acerca hasta allí.

2.- BURGOS

ORBANEJA DEL CASTILLO

Informantes: Daniel López (73 años) y M.ª Cruz Pérez Sánchez (68 años).

De buena suerte:

Ver una mariposa blanca. Pisar mierda sin verla. Ver una estrella fugaz. Salir de casa con el pie derecho. Encontrar una herradura.

Remedios supersticiosos:

La flor de yodo o planta verruguera: Se frota la verruga y a los quince días desaparece… (después de cortar el tallo de la planta y mojar el clavo con el líquido).

Espliego (uña de gato): Sirve para los papilomas.

Para borrar las impurezas de la cara: En la noche de San Juan, se echan pétalos de rosas rojas en una palangana con agua y a la mañana siguiente lavar la cara con el agua.

Con la luna llena escribir los nombres de las personas que quieres y se duerme con el papel debajo de la almohada junto a dos hojas de laurel.

Al despertar se mira el papel con los nombres escritos, y el primero que ves es el que más te conviene.

3.- LEÓN

HERREROS DE JAMUR

Informantes: Belarmino García Santamaría (66 años) y Emilia Pérez Mateos (72 años).

De buena suerte: • Estrenar una prenda de color blanco y se va a misa con ella el Domingo de Ramos.

Para alejar los rayos se deben respetar los nidos de golondrinas.

Llevar colgada del cuello la Cruz de Caravaca que nos hayan regalado.

Un colgante de búho aleja los peligros.

Un colgante de elefante asegura larga vida.

Si al llegar la primavera se escucha el canto del cuco por primera vez, si llevas dinero en los bolsillos, lo tendrás todo el año.

Pisar un buey de San Antonio (es un gusano parecido a un ciempiés. Negro con rayas rojas).

Pisar hormigas.

LAGUNA DE NEGRILLOS

Informante: Victoriana Gorgojo Huerga (78 años).

Remedio:

En sábado Santo: Mojar hojas de laurel con agua bendita e ir echándola por toda la casa al tiempo que se dice: “Qué entre Dios y salga el diablo”.

De buena suerte:

Encontrar un trébol de cuatro hojas.

LEÓN CAPITAL

Informante: Santiago (67 años).

La cueva de los Druidas: Hacia el siglo V a C, un pueblo druida pasó por la provincia de León, encerrando en una cueva a sus prisioneros.

El brujo de la tribu dibujó unos signos en las paredes de los cuales aún se desconoce su significado.

También colocó unas piedras de tal manera que si éstas se mueven se rompería el embrujo y dejarían libres a los espíritus de los prisioneros.

MANSILLA DEL PÁRAMO

Informantes: Basilia Fuertes (82 años) y Tranquilo de la Fuente (62 años).

De buena suerte:

Ponerse una prenda al revés, por la mañana, y dejarla puesta.

De mala suerte:

Al regalar una persona a otra cuchillos o tijeras la amistad se rompe.

4.- PALENCIA

CORCOS DEL VALLE

Informantes: Severina Escudero (84 años) y Desusa López (72 años).

De mala suerte:

Cuando se nombra la culebra: Para alejar la mala suerte hay que extender los dedos índice y meñique (poner los cuernos) haciendo movimientos laterales con la muñeca diciendo varias veces: ¡lagarto, lagarto! • Si ves tres curas juntos es signo de mala suerte que sólo se elimina escupiendo muy fuerte tres veces.

Remedios:

Mano dormida: Para despertarla chupar la mano y pasarla por la frente.

Visita inoportuna: Para que se vaya pronto, poner detrás de la puerta una escoba hacia arriba.

CUBILLAS DE CERRATO

Informante: Trinidad Tomé Ortega (76 años).

De buena suerte:

Tocar madera.

Echar sal por encima del hombro.

Encontrar una herradura.

Al encontrar una peseta lanzarla por encima del hombro y que salga cara.

La piedra amatista te protege de los malos amores.

Llevar en el bolsillo una cabeza de ajo.

De mala suerte: • Pasar bajo una escalera.

Ver un gato negro.

5.- SALAMANCA

CABEZA BELLOSA

Informante: Graciliano Sánchez Herrero (75 años).

De buena suerte:

Apostar al número tres.

Poner una botella de agua debajo de la cama del enfermo.

De mala suerte:

Cuando la lechuza canta donde hay un enfermo, éste dura poco.

Comer con trece comensales, acarrea disgustos a uno de ellos.

Romper un espejo.

PEDROSA DE LA ARMUÑA

Informante: Simona González González (72 años).

De buena suerte:

Llevar encima la pata de un conejo blanco.

De mala suerte: • Romper telarañas • El año bisiesto.

Caer la Pascua en marzo.

6.- SEGOVIA

CANTALEJO

Informante: Lucía Escorial Velasco (77 años).

De buena suerte:

Llevar una pata de gallina en el bolso.

Llevar un trébol en el bolso.

Llevar una peseta en el bolsillo de atrás.

Poner tres ajos en la mesa camilla.

De mala suerte: • Soñar con lobos.

Poner un sombrero boca arriba.

7.- VALLADOLID

CIGALES:

Informante: José Mª Hernando (67 años).

De buena suerte (en general):

Una herradura.

La pata de conejo.

El trébol.

De mala suerte:

Derramar la sal.

Poner velas frente a un espejo.

MEDINA DEL CAMPO

Informante: Manuel Mínguez (72 años).

De buena suerte:

Estrenar una prenda roja en Nochevieja.

Plantar ajos detrás de las porterías de fútbol.

El número siete.

Cuando la primera persona que te visita en el año nuevo es morena.

Colocar la figura de San Pancracio con el dedo apuntando hacia la puerta (dinero).

De mala suerte: • Cuando te tocan el pie con una escoba al barrer.

El color amarillo.

Qué te mire un tuerto.

Poner los zapatos sobre la mesa.

MORALES DE CAMPOS

Informante: Felipa Rodríguez (72 años).

De buena suerte:

Dos días antes de sembrar en los adiles (terreno si labrar), para que se convierta en mollares (tierras fértiles), en año bisiesto, se ofrece a la Virgen de los Arenales un cántaro con una cuartilla de agua y se deja en el altar de la ermita.

Después de los dos días de espera para sembrar se va al adil con el cántaro y con una alcotana (azada pequeña) se echa el agua en la besana (primer surco que se hace) y ello traerá “muy buenas senaras (cosechas)”.

Para que haya una buena vendimia, el primer racimo ha de ser estrujado en la caja o en las posaderas del vendimiador principal.

A las bodegas no deben pasar las mujeres con la regla pues dejaran “picao” el vino con su presencia.

LA MUDARRA

Informante: Francisco Muñoz Días (73 años).

De buena suerte:

Derramar el vino.

Llevar una pata de conejo.

Ver un elefante.

De mala suerte:

El martes y trece.

Volcar un salero.

Si un perro aúlla al lado de un enfermo este no se salva.

Pasar por debajo de una escalera.

PEDRAJA DE PORTILLO

Informante: Benedicto García (82 años).

De buena suerte y remedios:

Llevar una castaña loca en el bolsillo para que no te salgan hemorroides.

Colocar en un platillo con cebolla en la habitación para quitar el catarro y cuando desaparezca comerse la cebolla.

Para saber si te vas a casar hay que pelar una manzana sin romper la monda y para saber con quién hay que tirar la monda por el hombro contrario y al caer deja la letra de la persona con quien te vas casar.

De mala suerte: • Si llueve el día de la boda será desgraciada.

Si la novia lleva perlas, llorará mucho con su marido.

PEÑAFIEL

Informante: Fernando Gallego (62 años).

De buena suerte: • Llevar una pata de gallina o de conejo, trébol, elefante.

Ver una estrella fugaz.

Si llevas una prenda al revés recibes una grata sorpresa.

La novia debe llevar algo azul y algo prestado el día de la boda.

De mala suerte:

Ponerse a la cabecera de un ataúd.

• Pasar bajo una escalera de mano.

Encontrar un pez muerto.

Abrir el paraguas en sitio cerrado.

Si te pitan los oídos, alguien está hablando mal de ti.

Si un torero al tirar la montera esta cae boca arriba, significa la caja del muerto.

PUENTE DUERO

Informante: Constantino Navarro (73 años).

De buena suerte:

El elefante con la trompa hacia arriba.

Poner perejil en la puerta significa dinero.

De mala suerte: • El color morado es malo para la salud.

Qué un gato negro te mire a los ojos.

SAN LLORENTE

Informante: Rufino Santos Gutiérrez (73 años).

De buena suerte: • Si ves la cigüeña por primera vez en el año, y al mirarte el bolsillo llevas mucho dinero ese año te va a ir muy bien económicamente.

Llevar un ajo envuelto en un paño blanco en el bolsillo evita el mal de ojo.

Llevar una cruz de Caravaca bendecida evita el mal de ojo.

De mala suerte:

Si una lechuza se posa en el tejado de tu casa por la noche, al día siguiente muere alguien.

No hay que poner el pan boca abajo en la mesa, porque es una deshonra a Dios.

SIMANCAS

Informante: Natalia García (61 años).

De buena suerte:

Llevar una prenda de color verde.

Si te pica la mano derecha significa dinero.

De mala suerte:

Entrar con un paraguas abierto en casa.

Poner el pan boca abajo encima de la mesa.

TORDEHUMOS

Informante: Pablo (72 años).

Una leyenda supersticiosa de aviso: Hace tan sólo unos años, una noche de niebla espesa, una pareja de jóvenes iba con su coche y algo empezó a inquietarles. Cuando llegaron a una curva se salieron, porque el coche derrapó. Ella, era una joven hermosa de larga cabellera que murió y de él no se ha vuelto a saber nada. Desde aquel desafortunado día todas las noches de niebla se repite que los conductores que pasan con su vehículo por la curva, dicen haber visto o así lo creen (porque la niebla no les deja ver con nitidez) la silueta de una mujer con largos cabellos al viento. Algunos aseguran haberla recogido cuando hacía autostop y al llegar a la curva ésta decirles “cuidado con esta curva, porqué aquí morí yo”. El conductor asombrado al oír estas palabras dice haber mirado rápidamente hacia ella y ésta haber desaparecido como si la tierra se la hubiese tragado.

TORRE DE LA ESGUEVA

Informante: Celedonio Carrión Gimón (63 años).

De buena suerte: • Llevar una pata de gallina.

Ver una estrella fugaz.

De mala suerte:

Dejar las tijeras abiertas anuncian desgracia.

Es de mal agüero si al tirar la montera el torero cae del revés.

El color amarillo.

La corbata torcida denota infidelidad.

Poner los zapatos sobre la mesa.

TUDELA DE DUERO

Informantes: Isidro Sanz (76 años), Flora Palacín (64 años) y Nuria Hernando (51 años).

De buena suerte: • Al ver un camión lleno de muebles para la mudanza, si das un pellizco a la persona que tienes al lado es un regalo seguro.

Si sientes escozor en la mano derecha te va a llegar dinero.

Llevar una prenda de color verde.

Si al estar lavando ves pasar a un militar con una maleta, agarras un botón y no lo sueltas hasta que veas un perro, tendrás una sorpresa muy agradable.

De mala suerte: • El pan boca abajo atrae los diablos.

Si rompes un espejo hay que pintarlo de negro y enterrarlo o tirarlo al agua.

Si pones dos cuchillos cruzados sobre la mesa habrá pronto una pelea.

Si remueves el guiso en sentido contrario al movimiento del sol, se estropeará.

VALLADOLID CAPITAL

Informante: Juan Cantalapiedra (69 años).

De buena suerte:

Para aprobar las asignaturas pendientes hay que poner los libros de éstas en la ventana.

Colocar una bruja mirando a la ventana.

Colocar una herradura boca arriba encima de la puerta.

De mala suerte: • Colocar un calendario del año siguiente antes de terminar el anterior.

Poner los zapatos nuevos encima de la mesa.

VILLABRÁGIMA

Informante: Juan Martín Escudero (72 años).

Remedios:

Para conseguir el amor hay que preparar una infusión con manzanilla o romero o tomillo y pétalos de rosa. Tomarla una semana pensando en la persona amada y ella o él pensará en tí y no podrá quitarte de la cabeza.

Clavar una herradura en la puerta para que no pasen brujas o malos espíritus (malos vientos).

Para que no entren espíritus malos en la casa o en la cuadra hay que echar agua bendita con un cuenco o jarrón y según se echa decir: “Agua bendita de consolación, limpia las manchas de mi corazón”.

VILLALÓN DE CAMPOS

Informante: Andrés Alonso González (83 años).

De mala suerte:

Si al matar al cerdo te encuentras con que está casi a punto de “cagar”, los chorizos, los jamones y todo saldrá muy salado y necesitarán mucho más tiempo para curar.

Si ves por encima de algún majuelo volar a cuatro cuervos o más en círculo ten por seguro que durante largo tiempo se te van a fastidiar los viñedos y va a caer en el pueblo una granizada con granizo como piedras.

VILLARMENTERO

Informante: Cipriano Segura (79 años).

De buena suerte:

Si mientras estás comiendo se derrama vino sobre la mesa, debes mojar los dedos en el vino derramado y mojarte la frente.

8.- ZAMORA BENAVENTE

Informante: Adelina Sánchez Blanco (83 años).

De mala suerte:

Mirar a las monjas de culo.

Si encuentras una hoja de laurel en la comida no te casas.

Remedio:

Cruzar los dedos si notas que alguien te echa mal de ojo.

CASTILLO DE ALBA

De buena suerte:

Si ves una mariposa blanca te llegará la carta que deseas.

De mala suerte:

Si un gato negro se sube encima del ganado hay que bendecirlo, sino se morirá.

No ver ni tener en casa caracolas de mar.

Si cae la sal hay que echarla por detrás del hombro.

No se puede brindar con agua.

GRAJAL DE LA RIBERA

Informante: Maximiliano Castellanos (72 años).

De buena suerte:

Al encontrar un “pedo de lobo” (seta) debes apretarlo y dejar que salga aire.

Al andar por las eras si encuentras restos de moñigas, apriétalos manchándote con ellos.

LITOS DE TÁBARA

Informante: Marcelina González (74 años).

De mala suerte:

Si un gato negro se te cruza por la izquierda tendrás un día muy malo.

Es mal presagio ver cuervos volando.

Si alguien te presta alfileres no debes quedártelos.

Refranes supersticiosos:

Agua bendita de consolación, limpia las manchas de mi corazón.

Año bisiesto, año siniestro.

Cuando el sol se recata, buen día cata.

Novia mojada, novia apaleada.

Quién tiene un lunar en la cintura tendrá buena ventura.

Sol madrugador y cura callejero, ni el sol calentará ni el cura será bueno.

Cuando tengas un dolor de los pies a la cabeza, se te quitará tomando la manzanilla de BREZA.

Gallo que canta a sol puesto canta a muerto.

III.- UNA BREVE REFLEXIÓN FINAL

La mayoría de los estudios sobre la personalidad humana (Freud, Jung, Piaget, entre otros) coinciden en un punto esencial en cuanto a la explicación origen y arraigo de las supersticiones:

“La superstición corresponde a una etapa de inmadurez del individuo que le lleva a cometer errores de percepción y de sensibilidad, por lo que las supersticiones aumentarán o no, dependiendo del grado de madurez de la civilización, independientemente del grado de técnica alcanzado”.

Esto nos llevaría a la conclusión de que nuestra mentalidad actual está sufriendo un retroceso descomunal, retornado a etapas infantiles, primitivas, dado que el número de supersticiones lejos de disminuir, aumenta tanto como los progresos industriales y técnicos.

En definitiva: la superstición no es una cuestión de cultura o de progreso, sino de un estado mental y afectivo.

Diríase que el ser humano, a pesar de la Ciencia, nunca llegará a la máxima perfección.

Mientras haya algo que sea inexplicable habrá supersticiones.

Podríamos concluir con una sentencia irónica:

“Yo no soy supersticioso, porque trae muy mala suerte” (Tomi y Amelia).