Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 37.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 37 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La polémica acerca del origen, función y denominación de la canción tradicional se renueva, cada vez que un literato, un sociólogo o un intérprete se adentran, con sus escritos o declaraciones, en tan intrincada cuestión. El eclecticismo y la lectura desapasionada nos podrán ayudar, si no a encontrar una solución, sí al menos a no caer inadvertidamente en errores de base. Para unos, la canción tradicional es un lujo; algo superfluo que se puede tomar o dejar a conveniencia. Para otros, es el símbolo de una unión ideal y fructífera entre la cultura y la vida, entre el trabajo y el arte. Para otros, es un bien secundario un tanto artificial al que, de vez en cuando y para cumplir el expediente de saber un poco de todo, se le pueden dedicar unos minutos de lectura o escucha. Para algunos, un objeto de estudio y consideración; un medio de conocer al ser humano y sus circunstancias. Para otros, finalmente, es una parte importante de la existencia,. un recuerdo de momentos concretos en los que, de uno u otro modo, se intuyó o llegó a conocerse el valor de la vida; estos últimos no consideran solamente a la cultura tradicional como una parte más o menos importante del ser colectivo, sino como algo directamente ligado a ellos; como un bien imborrable e irrepetible de su propiedad, al que estiman precisamente por no ser común.

Tras estas consideraciones generales, cabría reflexionar acerca de la pretendida "autenticidad" o "purismo" de algunas manifestaciones populares, cuya clarificación obsesiona a ciertos estudiosos. ¿Hasta qué punto las encuestas y los posteriores trabajos de análisis pueden reflejar solventemente y con nitidez lo que es o no es "verdadero", autóctono, puro, cuando podemos estar al mismo tiempo ante un patrimonio común y un bien individual que no necesariamente coinciden?