Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2008 en la Revista de Folklore número 329.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 329 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Entre los santos, la Iglesia siempre contó con algunos –Santiago, Santa Brígida, San Amaro, San Geroldo– a quienes los peregrinos se podían encomendar con la certeza de que su demanda de ayuda o de protección para el camino sería elevada de la mejor forma posible hasta Dios o la Virgen. De San Geroldo, a quien la iconografía presenta atravesado por una lanza y vestido de peregrino (a veces también con una palma), hay abundantes leyendas –casi todas centroeuropeas – acerca de sus innumerables viajes y procedentes muchas de la autobiografía que se encontró junto a su cadáver. De Santa Brígida o Birgit, que nació con medio siglo de diferencia con respecto al anterior, también hay abundantes relatos de los desplazamientos a Santiago (con su esposo) y, ya siendo viuda, a Roma –acompañada por su hija Catalina– y a Jerusalén y los Santos Lugares. De San Amaro, francés y nacido en el siglo XIII como San Geroldo, tenemos unos gozos que todavía se cantan en aquellas parroquias que conservan su novena y que dicen:

Más de una vez te encontraron/ esperando en los caminos a los pobres peregrinos/ que a ti cansados llegaron y cargártelos miraron/ con un esfuerzo inaudito, intercede por nosotros/ Amaro, santo bendito.

Casi al final del poema se repite el milagro, tan frecuente en vidas edificantes, de que las campanas doblen solas:

Si en la noche de tu muerte/ las campanas se tañían y resplandores venían/ desde el cielo a esclarecerte por tu venturosa suerte/ con mayor gozo repito: intercede por nosotros/ Amaro, santo bendito.

La iconografía del apóstol Santiago nos puede servir de referencia para conocer la indumentaria del peregrino: el bordón o bastón (con el que, según recientes investigaciones, el viajero avezado podía calcular la distancia que le separaba de un punto en el horizonte), el sombrero de ala ancha, la calabaza y el zurrón de piel de ciervo. El rosario y una caja o tubo de hojalata para guardar los documentos completaban el atuendo externo.