Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Retablo de los Ángeles en Pozoblanco (Córdoba)

MORENO VALERO, Manuel

Publicado en el año 2008 en la Revista de Folklore número 335.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 335 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Toda fiesta supone participación de la colectividad, sin embargo no todas las fiestas consiguen el mismo nivel de participación ni congrega a la misma clase de la población.

Por otra parte en España existe una cultura de raíces cristianas que arranca desde hace veinte siglos, desde la implantación del cristianismo en nuestra patria. Las costumbres alimentadas por el cristianismo se han inculturado en el ser de los españoles y forman parte de su rico acervo cultural por la asimilación alcanzada.

Navidad es una participación más específica de los niños. Salen por las calles, en pandillas de amigos o familia y llaman a la puerta pidiendo aguinaldo. Lo hacen como un rito heredado: ¿Cantamos o rezamos?

Dependerá de lo que contesten desde dentro para hacer una cosa u otra. Si la familia que se visita ha tenido recientemente la muerte de un familiar y están de luto, dirán: “Rezad” y entonces rezarán un Padre nuestro.

En Pozoblanco, pueblo de la provincia de Córdoba, situado al norte y centro de la comarca de Los Pedroches, hemos conocido la existencia de la representación del Retablo de los Ángeles. Se celebra el mismo día 24 de diciembre al anochecer, los niños se desplazan de casa en casa, para anunciar el Nacimiento del Niño Dios, al mismo tiempo que piden el aguinaldo.

Aunque al final también hay cantos de villancicos, sin embargo predomina la escenificación de la corte angélica.

Los personajes que intervienen son los siguientes: Ángel primero, Ángel segundo, Arcángel San Gabriel, Arcángel San Miguel, Lucifer y Mochilero y Coro y Voz en off. El coro actúa al final cantando el estribillo que se acostumbra a cantar esa noche por todos los grupos de niños que piden casa por casa el aguinaldo.

En la corte celestial también hay grados y por eso aparecen como introductorios los de rango más inferior o ángeles que darán paso a los tres arcángeles.

El mochilero es el encargado de recoger el aguinaldo, una vez finalizada la representación y para ello lleva su mochila donde se introduce lo recolectado y al finalizar el recorrido nocturno repartirán, por partes iguales, entre todos los actores.

La indumentaria con que se adorna cada uno es la correspondiente a la iconografía: vestidos de seda y alas con plumas en sus cuerpos y en la cabeza una corona y por calzado unas zapatillas ligeras.

Hemos recuperado el texto íntegro y lo damos a publicar para que se conserve a través del tiempo.


TEXTO

Entrada

– Voz: (desde la calle, uno de los ángeles)
¿Pasan los Ángeles?

– Voz: (Alguno de los vecinos de la casa particular)
¡Sí, que pasen!

Dentro de la casa

– Ángel Primero:

Buenas noches caballeros,
entro honrado en esta casa;
si se ha de dar el aguinaldo
ha de ser con mano franca,
porque traigo una noticia
para todos estimada:
Que bien pronto ha de nacer
el Redentor de las almas
en un establo de bestias;
en unas humildes pajas
acompañado de Ángeles
y la Virgen Soberana.

– Ángel Segundo:

Buenas noches caballeros,
El Redentor nace pronto,
señores no hay que dudar,
que a las doce de la noche
sin un minuto faltar,
Ángeles y Serafines
todos le van a adorar
Y nosotros, compañeros,
juntos que venimos ya,
con alegría y contento
lo vamos a celebrar.

– San Gabriel:

Buenas noches caballeros
¡qué atemorizado vengo!
pues dicen que Lucifer
viene en mi perseguimiento.
Yo les doy las buenas noches
y me cuento yo el primero,
que se viene ese Diablazo
¡sabe Dios cómo andaremos!

– Lucifer:

Soy Lucifer valeroso
que persigue a Jesucristo;
he de despedazar a cuantos
defiendan la Ley de Cristo.
Un renegado que yo tenía por mío
ahora pretende Miguel
hacer un santo de él.
¡Haré que tiemble el Infierno,
y que se arrodillen todos a mis pies!

– San Gabriel: ¡Lucifer, Lucifer!
la mucha soberbia te tiene a ti así,
más pronto vendrá Miguel
y te aplastará el bravío.

– Lucifer: ¿Quién? ¿Tú a mi?
¡Yo sí que te voy a despedazar a ti!

– San Miguel: ¿Será posible sufrir
estos terribles tormentos?
Si sabes que te arrebato,
por una me pagas ciento.
¿Crees que Dios es Dios
y que el que nace esta noche
es un Espíritu Inmenso?

– Lucifer: (Arrodillado y humillado)
¡Sí, creo!

– San Miguel: ¿Crees que la Virgen María
es Madre de Dios verdadero?

– Lucifer: (sigue arrollidado)
¡Sí, creo!

– San Miguel: Pues si crees en todo esto,
levántate conmigo diciendo:
La aurora del Sol Divino
vestida de resplandores
bajó el Señor al camino
a oír Misa de pecadores.

– Lucifer: (repite cada uno de los versos).

– Mochilero: Buenas noches caballeros.
Entre Gabriel y Parranda,
han tenido buena historia.
Más, pronto llegó Miguel
y se llevó la victoria.
Yo también quisiera llevarme
para mis compañeros limosna:
Estas alforjas llenas de pan,
lomo, chorizo, jamón…
y dinero sin contar;
y esta bota llena de vino
para pasar el camino
hasta llegar al Portal
donde nació el Rey Divino.

– Coro: Dame el aguinaldo
carita de rosa
que no tienes cara
de ser tan roñosa.
Y si me lo das,
y si me lo das,
pasarás las Pascuas
con felicidad.