Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LA VERSADORA DE HERENCIA
(Ejemplo vivo de la Religión en el Folklore)

FERNANDEZ CANO, José Manuel

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 38.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 38 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Entre las manifestaciones culturales del pueblo, y en el campo de las composiciones literarias, han trascendido hasta nuestros días, verdaderas joyas de poesía popular religiosa o profano-religiosa. Tenemos ejemplos de Danzas y Canciones Religiosas, que aún se interpretan en algunos lugares de La Mancha, Castilla y en diferentes zonas de la geografía española. Danzas que en ocasiones están acompañadas de textos y canciones alusivas a Rogativas, Loas, Mayos a la Virgen, Santa Cruz...Romances de Santos y de Pasión, Villancicos o Aguinalderos, Oraciones al acostarse, al levantarse, para el mal de ojo...y un sinnúmero de composiciones literario-religiosas, que los individuos de una colectividad han considerado como propias y a través de las mismas se han identificado con el santo de su devoción y la creencia sobrenatural de una futura vida eterna, en otra dimensión que no sea la terrenal. .

No vamos a estudiar, en profundidad, las causas de por qué, cómo y cuándo el hombre ha adquirido y asimilado estas creencias religiosas, ni las circunstancias que se sucedieron para que esto se produjera.

DOLORES LA DE LOS VERSOS.

En la variopinta gama de hechos que configuran la compleja ciencia del pueblo, existe la figura del versador o versadora, persona que improvisa versos sobre temas de cualquier índole. .

Tal es el caso de María Dolores Fernández Cañadas Giménez-Tajuelo, versadora. De sus labios brotan versos de tipo religioso y en concreto de la religión católica.
Expongo en primer lugar, los versos que improvisó, cuando acompañado de Felicitas Martín de Ruedas, efectuamos el trabajo de recopilación.

1.-Estos jóvenes han venido
porque son los dos muy cristianos,
a que les indique unos versos
pa'que el Señor y la Virgen
los tengan siempre a su lado.

2.-Estos novios que han venido
son muy buenos y cristianos,
y yo le pido al Señor
que les dé mucha salud
y que vivan muchos años.

En su obra se vislumbran consejos que de alguna forma aleccionan al oyente, y haciendo historia, le orientan sobre la conveniencia de dirigir su vida dentro de unos cánones cristianos.

3.-Entre las doce y las tres
el Señor en su agonía,
y su madre dolorosa
en sus brazos la tenía.

Ay, qué pena sin igual
que la Virgen recibía,
siendo la reina del cielo
y compaña no tenía.

La Virgen nos llama
con grande humildad,
que la acompañemos
en su soledad.

4.-El Señor está en el cielo
y su madre está a su lado,
y le dice: Madre mía,
no llores ni sufras tanto,
que yo tengo que morir
en la cruz crucificado.
y tengo que perdonar
a todo el género humano.

Es el único consejo
que le dejo a los hermanos,
pa'que todos se perdonen
y se lleven como hermanos.

5.-El Señor bajó del cielo
con su bandera y corona
diciéndonos: Hijos míos,
sed todos hermanos
de fe y de caridad,
y triunfaréis en la Victoria.

Y yo os regalaré
el tesoro de mi gloria.

El Señor es nuestro Padre
le debemos regalar,
un cariño muy profundo
como Padre Celestial.

Porque es un Padre muy bueno
y nunca nos dejará.

El, no lo tendrá en. olvido
algún día nos dará,
el tesoro de su gloria
para toda eternidad.

Seremos herederos de él
y de su gloria celestial.

Pero, para ganar todo eso
debemos tener ,
Fe, Esperanza y Caridad.

6.-En la viña del Señor
todos queremos vendimiar ,
y el Señor nos dice así:
Que antes hay que trabajar,
y el que trabaje con fe
su gloria la ha de ganar.

Ejemplo vivo o vivo ejemplo de la influencia que la religión ejerce en una persona o en una colectividad. En Dolores, la de los versos, se complementan esta influencia -Fe- y la facultad de expresarla en versos.

7.-Virgen de las Mercedes
yo te vengo a regalar ,
unas buenas espoesías
porque el Señor me las da.

Eres la Reina del cielo,
eres la Reina de la paz,
eres madre de Jesús
y de toda humanidad.

Eres la blanca paloma
de la nieve del "hirbano",
eres la mejor mujer
que en el mundo se ha criado.

Porque eres pura sin mancha
sin tener ningún pecado.
Perdónanos, Madre mía,
y llévanos a tu lado
con Jesús, José y María,
que es el único regalo
que esperamos de tus manos.

Oh, Virgen de las Mercedes,
con qué pasión te miramos,
con el corazón te pedimos
que nos aumentes la fe
y nos perdones los pecados.
y nos lleves a la gloria
con tu santo escapulario.

Oh, Virgen de las Mercedes,
qué contenta que estarás,
al ver a los herencianos
que te vienen a besar.

Con la fe que todos venimos
echamos la bendición.
Oh, Virgen de las Mercedes,
Madre de buen corazón,
que como tú no hay ninguna
en este mundo pecador.

El niño está muy contento
al ver su madre besar ,
y él nos tiene prometida
la gloria, para toda eternidad.

Oh, Virgen de las Mercedes,
yo te digo unas espoesías,
pa'alegrar tu corazón
al alborear el día.

Todos los rayos del sol
bajan a tu gran corona,
para alumbrarte tu cara,
¡hermosa blanca paloma!.

8.-0h, Virgen de los Dolores,
yo vengo a felicitarte,
porque eres una madre muy buena
y no tengo con qué pagarte.

Una vela que te encienda
es muy poco para ti,
porque tú nos tienes preparada
la gloria para morir.

Nuestras almas estarán contentas.
contigo estarán feliz.
La Virgen de los Dolores
no la debemos olvidar;
nos ha enseñado a querer,
a sufrir y a perdonar.

La Virgen de los Dolores
la tengo de compañera,
es la única mujer
que tengo de consejera.

Y, por eso a mí, mi madre,
me puso el nombre de ella,
pa'que me fuera acompañando
por todas partes que fuera.

La Virgen de los Dolores
la llevo en el corazón,
como es una madre tan buena
y la quiero tanto,
Dolores me llamo yo.

No faltan los versos dedicados a sus familiares más directos :.

9.-San Pedro como es tan bueno
un hijo me regaló,
el consuelo de sus padres
y del nido se marchó.

10.-La Virgen de las Mercedes
un hijo me regaló,
pero vino retrasado
y el veinticinco llegó.

11.-El último día de marzo
el Señor me regaló,
una hija muy gruñona
y San José la perdonó.

12.-De ocho hermanos que hemos sido,
la más chica que ha quedado
para pedir por sus padres
y por sus queridos hermanos.

RAZON DE UN HACER.

-Dolores, ¿cuántos años tiene usted?
-Cuatro veintes y cuatro años.
-Y, ¿ lleva mucho tiempo diciendo versos ?
-Unos quince o veinte años.
-¿ Cómo o por qué empezó a decirlos ?
-Te lo voy a decir en versos.

13.-El Señor me ha regalado
un regalo sin esperar,
y yo mismamente me pregunto:
Y, ¿ cómo puede ser esto
siendo yo una "nalfabeta",
que nunca ha sabido ná ?.

y el Señor me está indicando:
por hacer obras de caridad.

Tú criaste a unos niños
que sin madre estaban ya,
y les distes el cariño
como madre de verdad.

A unos ancianos
los limpiastes y los amortajastes
que es la mayor caridad.

Y a un preso lo socorristes
en la cárcel,
muerto de necesidad.

Y por eso te regalo espoesías
que las puedas publicar.

No te importe que te critiquen,
esto te lo mando yo,
te digo que lo publiques
por eso lo digo yo.

-Entonces, ¿en qué piensa usted o en qué se inspira para decir tantos versos?
-Pues...

14.-La paloma de Teresa
me da las inspiraciones,
porque dice que a Jesús
le digo las oraciones.

15.-A Santa Teresa bendita
yo no la tengo en olvido,
que de todas mis apuraciones
de todo me ha socorrido.

16.-El Señor a mí me dice
que publique yo mi obra,
y que no deje de hacer
obras de misericordia.

17.-Cuando despierto del sueño
y me pongo a pensar ,
voy a la viña de Dios
que algo se vendimiará.

18.-Como el pensamiento lo tengo
entre Jesús y María,
por eso Dios me da
unas buenas espoesías.

19.-No me importa que me critiquen,
esto me lo manda Dios,
me dice que lo publique
por eso lo digo yo.

y sigue derramando versos, que como ella misma afirma, son ensueños, en esta ocasión al Santísimo Cristo de la Misericordia, al que profesa una gran devoción:.

20.-Cristo de la Misericordia,
una noche te soñé
a ti y a San Antonio bendito,
que estabais en mi habitación
cada uno en su nicho.

Yo, gozando de alegría
aquella noche yo estaba,
y al amanecer el día
os fuisteis a la mañana.
y mi alma se quedó
muy triste y desconsolada.

21.-Cristo de la Misericordia,
como fuiste navegante,
a unos pobres pescadores
de una ola los salvaste.

Te quedaste muy dormido,
perdieron las esperanzas,
y cuando se dieron cuenta
los sacaste con tu barca.

Como eres buen marinero
y traviesas todo el mar,
a todos los navegantes
los debes de acompañar.

Con la fe que te lo digo
échanos la bendición
a todos los herencianos.

Misericordia, Señor.
Misericordia, Señor.

CRONISTA DE LA VILLA.

Dolores no sabe leer ni escribir, pero no se le pasan los aconteceres del pueblo en ocasiones festivas; con suma gracia detalla con pormenores las distintas situaciones que se van sucediendo.

22.-La función de San Cristóbal
tiene un mérito muy grande,
lo bajamos de la sierra
se la decimos en el parque.

Ya vamos a la procesión
de San Cristóbal bendito,
la motorizada va alante
dando paso a su camino.

Vamos con gozo y alegría
porque vamos acompañando
a San Cristóbal, que
lo llevamos a su ermita.

Atrás viene la carroza
con San Cristóbal bendito,
y el Niño Jesús va en los hombros
bendiciéndole el camino,
pa que no nos pase na
nos libre del enemigo.

Atrás vienen los sacerdotes
con toda la autoridad,
poniendo orden en su camino
pa'que no nos pase ná.

San Cristóbal, santo y digno.
¡Qué contento que estarás!,
al ver todos los conductores
que te van a acompañar.

Con el orden que todos llevan
los debes de bendecir ,
líbralos de los choques malos
que se acordarán de ti.

Ya llegamos a la ermita,
nos despedimos de él,
y Don Diego va muy triste
que lo trasladan a Daimiel.

Nosotros nos quedamos tristes,
él se va muy pensativo,
en ver que deja a los herencianos
sin tener ningún motivo.

Ya bajamos de la ermita,
miramos a la derecha,
nos dicen nuestros cadáveres
que les recemos un responso
por los difuntos de Herencia.

Ya bajamos de la ermita
del Cristo de la Misericordia,
testigo de tos los santos
que se despiden los muertos
cuando van al camposanto.

Y San Joaquín y Santa Ana,
los más viejos de la ermita,
nos dicen a los herencianos
que les recemos a las ánimas benditas.

Santiago como es valiente,
en una grande batalla,
con su fusil y caballo
y también su buena espada.

Puso la paz en España
porque no quiso que los moros
triunfaran aquí en España.

Y por eso su caballo
a dos moros los pisaba.

Y aquí se acaban los versos
de una pobre vieja y coja,
se los indica el Señor
que los diga de memoria.

23.-He perdido la memoria,
el Señor me la ha recobrado.

Porque no quiere
que me se olviden,
los versos que le digo
a Jesús sacramentado.

24.-San Isidro Labrador,
eres una buena alma,
ibas arando con tus bueyes
y el rosario tú rezabas.

Y bajó un ángel del cielo
pa bendecir tu besana,
y te ha quitado los bueyes
para que tú descansaras
y así tranquilo lo rezaras.

¡Qué me dices, ángel mío!
¡Qué palabras más hermosas!.

Si yo no puedo pasar
a los reinos de la gloria,
soy un pobre labrador
y merezco poca cosa.

Las campanas de la torre
se han quedado pensativas,
en ver que va San Isidro
solo en su romería.

Los sacerdotes que iban
no hacían más que pensar,
en ver que los años antes
no podían ni andar.

El ha llegado a su ermita,
se ha llenado de tristeza,
en ver tantos labradores
ninguno iba a su vera.

El esperaba su puja,
no había ná que pujar ,
cuatro familias que había
una limosna le dan.

San Isidro Labrador
te dejamos disgustado,
en ver que no han querido venir
muchos de los herencianos.

(La procesión que anteriormente se cita, se realizó hace aproximadamente diez años.).

EPITAFIOS.

En el capítulo de las necrologías, también ha compuesto Dolores versos; algunos figuran en la última morada de los terrenales. Como ejemplo, relaciono los compuestos a unos familiares:.

25.-Mi muerte fue desgraciada
como un palomo apresado,
el Señor bajó del cielo
me perdonó mis pecados.

La Virgen bajó del cielo
con las dos manos abiertas
a recogerme mi alma
que nunca en mí no se encuentra.

Hermanos queridos míos,
me habéis llorado mi muerte,
y padre su puso contento
porque estoy con El pa'siempre.

26.-A mi mujer y a mi hijos
los he dejado
con una pena sin igual,
pero el Señor vino a por mí
y la Virgen del Pilar.

Y los dos me acompañaron
a la gloria
para toda eternidad.

¡Qué lástima de mis hijos
que los he dejado sin padre!.

Pero al Señor le estoy pidiendo
que no me los desampare.

Para muchos resultará curioso comprobar cómo Dolores acepta con resignación el hecho de su futura e irremediable pérdida de existencia terrenal, hasta el punto de que ya tiene concluidos los versos que han de aparecer inscritos, en su sepultura, y los declara con una naturalidad pasmosa:.

27.-A mis hijos y a mis hijas
se los dejo por escrito,
los versos que me indicaba
nuestro Padre Jesucristo.

En la tumba de esta sierva
ha nacido un pensamiento,
con letras de oro que dicen:
Ya murió la de los versos.

Se la ha llevado el Señor
pa que los cante en el cielo.

No lloréis, hijos queridos,
porque me haya muerto ya,
que estoy gozando de Dios
para toda eternidad.

ROMANCES TRADICIONALES.

Interrogándola sobre si conocía algún cantar o romance que hubiera aprendido de sus padres o cualquier otra persona, nos relató y cantó los siguientes, que guardan cierta relación con otras recopilaciones de los mismos temas y con las inevitables variaciones por haberse transmitido oralmente.

Romance del milagro de San Antonio.

Divino Antonio, precioso,
suplícale a Dios inmenso,
que por su gracia divina
alumbre mi entendimiento.

Para que mi lengua
refiera el milagro,
que en el huerto obraste
de edad de ocho años.

Cuando el niño fue nacido
con mucho temor de Dios,
dé sus padres estimado
y del mundo admiración.

Fue caritativo
y perseguidor ,
de todo enemigo
con mucho rigor.

Su padre era un caballero
cristiano y hombre prudente,
que mantenía su casa
con la sudor de su frente.

y tenía un huerto
donde recogía,
cosechas de frutos
que el tiempo traía.

Una mañana, un domingo,
como siempre acostumbraba,
se marchó su padre a misa,
cosa que nunca olvidaba.

Y le dijo: Antonio,
ven acá, hijo amado, ¡
escucha que tengo
que darte un recado.

Mientras que yo esté en misa
gran cuidado has de tener,
mira que los pajaritos
todo lo echan a perder. .

Se pasan al huerto,
pisan el sembrado,
por eso te encargo
que tengas cuidado.

Cuando se ausentó su padre
todos los mandó llamar .
Antonio se pone a la puerta
Y a los pájaros llamar.

Venid, pajaritos,
dejad el sembrado,
que mi padre ha dicho
que tenga cuidado.

Por aquellas cercanías
ningún pájaro quedó,
porque todos acudieron
cuando Antonio los llamó.

Lleno de alegría
y Antonio estaba,
y los pajaritos
al cuartito entraban.

Cuando llegó su padre
de la iglesia
y se puso a. preguntar:.

-¿Qué tal, Antoñito?
¿Qué tal, hijo amado?
De los pajaritos,
¿qué tal has cuidado?.

Antonio le dice:
-Padre, no tengas cuidado
que, para que no hagan nada
todos los tengo encerrados.

El padre que vio
el milagro tan grande,
al señor Obispo
trató de avisarle.

Ya viene el señor Obispo
con grande acompañamiento,
viendo tan grande milagro
y tan grande portento.

Abrieron ventanas,
puertas a la par ,
a ver si las aves
se quieren marchar.

Antonio les dice:
-Señores, nadie se agravie,
que los pájaros no salen
mientras que yo no lo mande.

Se pone en la puerta
y les dijo así:
-Salgan, pajaritos,
ya podéis salir .

Salgan las cigüeñas,
tórtolas, perdices,
burracas, gorriones
y las codornices.

Salgan conjurradas
y las golondrinas,
salgan avetardas
y las cordevillas.

Al tiempo de alzar el vuelo
todas juntitas se ponen,
despidiéndose de San Antonio
a ver lo que él dispone.

Antonio les dice:
-No entréis en sembrado,
marcharos por montes,
por sierras y prados.

Al tiempo de alzar el vuelo
cantan con grande alegría,
despidiéndose de San Antonio
y toda su compañía.

Antonio bendito,
por tu intercesión,
todos merezcamos
tu santa mansión.

Romance de Rita.

Si San Antonio bendito
amparo de aquel devoto,
que nos haigamos concritos
venid a amparame pronto.

Veréis un milagro
que con ella habló,
que quiso su madre
venderle su honor .

En Cádiz una mujer
viuda y con una hija,
hija de buen parecer
quince años tenía Rita.

Devota del Santo
era aquella joven,
lo lleva en su pecho
como corresponde.

Lo tiene en su dormitorio
y en una urna metido,
pidiéndole a San Antonio,
concédeme lo que pido.

De que mi mamá
mude el pensamiento.
Quiere comerciar
con mi lindo cuerpo.

Al momento entró la madre.
-Dime, qué has pensado, Rita;
que estemos pasando hambre,
siendo tú tan rebonita.

Que hay un caballero
que me quiere dar ,
cantidad en dinero
por tu honestidad.

Rita contestó dorosa:
-Eres una mala madre,
que encarné de tus entrañas.
¿Para qué vendes tu sangre?.

Que quieres que yo,
que por el dinero,
que pierda mi honor
y entre el caballero.

La madre cerró la puerta,
solos quedaron los dos,
y el caballero contesta:
Yo no mancho vuestro honor .

-Dime, ¿ de qué santo
es tu devoción?.

-Sólo San Antonio
es mi confesor .

Rita quedó vacilando
y cobrando mucho aliento,
en ver la cara del santo,
parecía aquel caballero.

-Y, dime, ¿quién sois,
si bajáis del cielo ?
-Sólo, San Antonio
-dijo el caballero-.

Ya paseaba tu calle
y te hice señas de amor.
Y me entré en tu casa
y sobre seguro,
entregué a tu madre
cuatrocientos duros.

Si a monja quieres entrar
yo hablaré con la Abadesa.

Te pagaré el dote,
será lo mejor .
-Monja seré siempre,
Antonio, en tu amor .

Por una ventana que había
en aquella habitación,
a un jardín la sacaba
y al convento la llevó.

Llena de alegría
la muchacha estaba,
en ver que San Antonio
al convento la llevaba.

La madre que vio
el milagro tan grande,
al Señor le pide
que la perdonase.

Transcurre la encuesta y la conversación se dilata por otros senderos y consejos, generalmente relacionados con virtudes cristianas sobre la bondad, honradez, respeto mutuo, fidelidad conyugal, y llegados a este punto, refiriéndose a las disputas de los matrimonios por motivos de celos, nos dice el siguiente cantar.

(seguidilla) al que Dolores llama "refranillo":.

San José tuvo celos
de la pureza.
Hasta los santos tienen
mala cabeza.

Inmediatamente lo corrige y, una vez más, nos deleita con otra composición suya en contraposición a la seguidilla popular:.

28.-San José, santo y milagroso
un día haciendo oración,
quería dejar a la Virgen
porque iba a tener un varón.

El, muy triste y pensativo,
no sabía ni lo que hacer ,
quedó la Virgen en senado.
Eso no me parece bien.

Que yo la deje con otro
vergüenza para mí es.
Que yo me vaya y la deje,
eso es lo que pienso hacer.

Cuando cogió su hatillo
y se iba caminando,
un ángel bajó del cielo
y lo cogió de la mano.

Y le dijo: ¿A dónde vas, José?
¿A dónde vas, José amado?.

Vuélvete con tu buena esposa
que ha de tener un Niño Jesús,
que ha de ser el Rey del cielo
y de todo el género humano.

El se volvió con su esposa
-y le dijo estas palabras-:.

Perdóname, esposa mía,
que no está bien lo que he hecho,
tengo que ir acompañándote
pa buscar el aposento.

Iban en busca posada,
ninguna puerta le abrían.
En un portal medio hundido
parió la Virgen María.

CONCLUSIÓN.

Queda el presente trabajo, para todo aquel interesado en los orígenes de la poesía popular o rural. Para los que buscan en la persona del pueblo sencillo y llano la base del Folklore, junto con su entorno social y económico-laboral y las diferentes connotaciones hereditarias que la han condicionado, a que aporte -consciente o inconscientemente- hasta el límite de sus posibilidades, los conocimientos y experiencias que han rodeado su existencia, a los demás miembros de una comunidad.

Igual queda para los que opinan que la poesía popular, tiene su origen en un tema culto, y el pueblo tan sólo lo recrea.

¿Quién ha hecho de la religión un tema culto?.

Si establecemos comparaciones de tipo cultural entre diferentes clases sociales, el concepto de cultura en unas se limitará y en otras se habrá expandido considerablemente, todo ello según el grado respectivo de conocimientos que posean.

¿Acaso no es cierto que los conocimientos de tipo religioso, en ocasiones, se han originado y dado a conocer por revelaciones divinas?.

Pero, ¿a quién o a quiénes?.

Queden como botón de muestra, los versos y obra de María Dolores Fernández-Cañadas Giménez-Tajuelo, la versadora de Herencia o simplemente, Dolores la de los versos, que es como mejor se la conoce por el vulgo.

Si los versos que ella .misma y que actualmente compone, aún no pueden considerarse tradicionales, por no reunir los requisitos de continuidad, variación, selección, a través de generaciones (realmente no ha habido tiempo material para que se den estos requisitos), al menos quedarán impresos y constituirán un rayo de luz para los que nos sucedan y se interesen por investigar los orígenes de tal o cual poesía popular y el bagaje cultural de la época en que se realizó.

"y aquí se acaban los versos
de una pobre vieja y coja,
se los indica el Señor
que los diga de memoria."

Estas conclusiones no son del todo absolutas; están a disposición de todo aquel que quiera ampliarlas y su estudio; tal es el caso de don Rafael Mazuecos Pérez-Pastor, quien, a la luz de la Versadora de Herencia, esbozó los siguientes comentarios:

"...el caso del versificador analfabeto es muy frecuente en esta comarca y cada uno de una fecundidad asombrosa, análogo al fenómeno de los ciegos que tocan la guitarra y recitan romances como aliciente para pedir limosna. En Alcázar hay ahora una de la que tengo miles de versos que los recita de pé a pá. Los motivos religiosos no faltan nunca en esas letanías, sin que tengan que ver nada con la religión.

Entre los pastores abunda el género y la Dolores de la posada, gran neurótica en su juventud, era temperamento adecuado para el caso, pues tuvo un hipo, teatral e inofensivo, que le duró varios años...".

"...Todos estos copleros reciben de alguna imagen celestial la inspiración y su gran desenvoltura para las recitaciones."

Todos los temas recogidos, de María Dolores Fernández-Cañadas Giménez-Tajuelo, de 84años, natural de Herencia (Ciudad Real).

Recopilaron: José Manuel Fernández Cano y Felicitas Martín de Ruedas Fernández-Amaro, el día 4 de abril y 20 de junio de 1982.