Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

EXPRESIONES DEL FOLKLORE PALENTINO

PANIZO RODRIGUEZ, Juliana

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 39.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 39 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


TRADICION POPULAR O FOLKLORE

CONCEPTO

El término inglés folklore fue propuesto por el arqueólogo William John Thoms en una carta publicada en el periódico londinense THE ATHENEUM, el 22 de agosto de 1846, en la que se invitaba a la recopilación de materiales de literatura popular. La rareza formal del citado término ha hecho que en los pueblos románicos se admitiesen otros términos equivalentes.

Se propuso en Francia, en 1877, el término demopsicología. En 1885 fue propuesto en Portugal el vocablo demótica, que no tuvo aceptación, tampoco consiguió generalizarse la voz demología, defendida en Italia por Proto en 1882. El término demosofía, defendido por otros corrió igual suerte. Alemania creó la voz volkskunde que ha quedado recluida en sus confines.

El movimiento científico más importante aceptó el término inglés o el latino de Tradición popular.

La palabra folklore se aceptó también en España para la primera asociación de estudios populares fundada en Sevilla en 1881, por Don Antonio Machado y Alvarez.

El Diccionario de la Real Academia define el folklore como "conjunto de las tradiciones, creencias y costumbres de las clases populares " (1).

Vicente García de Diego, en la primera revista de Tradiciones populares editada bajo su dirección, incluye en el apartado de las creencias todo lo religioso de carácter vulgar; las devociones especiales de algunos santos, las oraciones populares y los cantos religiosos vulgares, incluso algunos que con aspecto de ser originariamente eruditos tienen ya notable difusión y variantes curiosas en diversas regiones.

Entre las falsas creencias tienen extraordinario interés folklórico las supersticiones y hechicerías con todos los seres, prácticas, leyendas y nombres de cada superstición. El demonio o espíritu del mal y sus nombres. Pactos con el demonio. Fórmulas para asustar a los niños. La buenaventura. Personas, animales o cosas, índices de la suerte. Fechas aciagas, etc. (2).

La recopilación y ordenación del material folklórico, además de una finalidad científica, tiene un fin social de valorizar y difundir entre el pueblo su propia tradición. Devolverle al pueblo su folklore es tonificarlo, reanimando su espíritu tradicional cuando éste decae o está a punto de extinguirse.

Señala García de Diego que el folklore estudia lo popular, lo menos investigado en la historia de la cultura. Por razones profundas la historia destacaba los príncipes, héroes, y personajes de cada nación, y después su cultura, concretada en las grandes figuras literarias, artísticas o científicas. Pero en esta investigación quedaba casi en olvido la cultura anónima del pueblo, sus ideas y conocimientos, sus costumbres y su arte. y si ese estudio de lo destacado es útil para la historia de los hechos y del progreso humano y para la caracterización de una nación, no deja de tener importancia el estudio de esa cultura sin nombre que mantiene y elabora a su modo la masa popular. La historia del pensamiento español no se podría hacer sin el estudio de sus filósofos y literatos, pero tampoco una filosofía del pueblo español sería perfecta sin el estudio del saber popular que refleja su alma con más fidelidad que las producciones del pensador erudito (3).

Impulsada por el deseo de conservar y difundir interesantes muestras de cultura popular, amenazadas de muerte por la tremenda crisis de valores espirituales que hoy sufre nuestra sociedad y la avanzada edad del informante, he recopilado las sencillas y expresivas devociones populares que inserto a continuación.

Todas ellas han sido recitadas por Eusebia Ibáñez García, de 91 años, natural de Villalcázar de Sirga (Palencia), mujer de extraordinaria memoria, que las aprendió de niña, de viva voz, al oírselas a su madre.

ORACIONES DE CONFIANZA EN DIOS

Dentro del mar de mi Dios
vivo como una esponjita.
¡Qué contraste entre los dos!
Tan grande El, yo tan chiquita.

El es poder, vida y luz.
Yo muerte, tinieblas, nada.
El hermosura. Yo horror .
El pureza, yo manchada.

Mas no peno al verme así
que en este mar sumergida
es mi Dios quien vive en mí
y yo vivo en El perdida.

SOLO UNA COSA

Cuando veo en la casa de Lázaro
a los pies del Maestro sentada
a María escuchando amorosa
su dulce palabra.

Yo quisiera a sus plantas hallarme,
¡yo quisiera poder imitarla,
olvidando también los quehaceres
que ocupan a Marta.

Y hoy que siento en el pecho congojas
inquietudes y dudas del alma,
escucho a Jesús que me dice:
sólo una entre todas las cosas
es la necesaria.

MIENTRAS VOY CAMINANDO

Adelante, Señor, que yo te sigo,
no sé por dónde, pero me basta
saber que voy contigo.

Tampoco puedo verte, pero entiendo
que eres Tú por lo largo del camino
que siempre va subiendo.

Ni oigo tu voz ahora, pero creo
que me has llamado Tú, porque me abrasa
un inmenso deseo.

Yo soy oscuridad en noche hundida,
pero Tú eres luz, yo soy la nada.

Llevo en mis manos aflicción y espanto,
pero tus santas manos están hechas
para enjugar mi llanto.

Adelante, Señor, que yo te sigo,
no sé a dónde me llevas,
pero sé que eres Tú
y por eso te sigo.

EN TI CONFIO

Pues todo es transitorio en esta vida
salvo tu amor inmenso, Dueño mío,
deja que exclame mi alma conmovida:
¡Corazón de Jesús en ti confío!

Si la noche, Señor, tiende su velo,
y esparce entre nosotros llanto y frío,
escucha mi plegaria, Rey del cielo.
¡Corazón de Jesús en ti confío!

En tus manos; Señor, todo lo entrego,
mi vida, mi familia, mi albedrío.
¡Qué bien lo guardas Tú mientras yo digo:
¡Corazón de Jesús en ti confío!

Cuando llegue a dormirme en tu regazo,
libre entonces de todo desvarío
he de decirte con eterno abrazo :
¡Corazón de Jesús, en ti confío!

CONTIGO

Aunque me lleves por camino oscuro,
yo te sigo, Señor, sé que es seguro
el paso que se da en tu compañía,
nada importa si voy en tu alegría.

Si se retarda mucho la alborada
buscaré simplemente tu mirada
que es la única aurora que deseo.

Si hay misterios de espinas en la sombra
dará flor tu silencio que me nombra
con una estrella dulce sobre el cielo,
y te sigo, Señor, con pie de anhelo,
porque si estoy contigo nada es duro,
aunque me lleves por camino oscuro.

SUPLICA EN EL DOLOR

EXPIACION

En el lecho del dolor
tú me has mostrado, Jesús.

Cumpliendo tu voluntad
yo me abrazo con la Cruz,
y aunque el sufrimiento es grande
lo considero ligero,
pensando cuando sufriste
pendiente de aquel madero.

¿Cómo puedo yo quejarme
de lo que hoy me acontece
cuando mis muchos pecados
mayor castigo merecen?

Dame paciencia, Señor,
para seguir padeciendo,
confórtame tu pasión,
sé que me estás bendiciendo.

PURIFICACION

Tú que sabes abrir con dulce mano
sobre un tallo de espinas una flor ,
dame, Señor, dulzura en el sufrir,
dame resignación.

Pon flores en el tallo
de mi ardiente .dolor .
Pon sonrisa de paz en las heridas
rojas del corazón.

Dame perfume humilde de paciencia.
Dame silencio manso, dame amor .
Yo no quiero llorar con ojos agrios
cargados de pasión.

Quiero llanto sereno
que no escalde la tierra en que cayó.
Quiero besar humilde de rodillas
con dulce labio tan sagrado ,don.

Quiero mostrar al mundo cómo llora
quien llora por tu amor.
Quiero imitarte a Ti, dulzura mansa.
Enséñale a sufrir al corazón,
Tú que sabes abrir con dulce mano
sobre un tallo de espinas una flor .

PETICIONES ANTE EL SAGRARIO

ASPIRACION

Cual la casita de Betania quiero
sea hoy, Jesús mío mi morada.
y como una paloma enamorada
verte quiero llegar desde mi alero.

Ven, ven a mi mansión que ya te espero,
descansa en mi interior de tu jornada
y aunque la habéis, Señor, destartalada
entra, porque si no .de pena muero.

Solícita cual Marta pondré flores
que agraden a mi Bien, mientras reposo
con sus perfumes y con sus colores.

Mientras mi alma la dulce melodía
de tus labios escucha silenciosa
cobijada a tus pies como María.

Deja, Señor, que me asombre
de contemplarte a diario
haciéndote en el Sagrario
dulce vecino del hombre.

Y que tu mansión alfombre
con rosas de admiración
deshojadas en unión
de nuestra madre María,
a quien tengo como guía
para ir a tu corazón.

En el sagrario, Señor,
tu gloriosa humanidad
es rosa de caridad
y azucena de candor.

Dame, pues, el doble olor
de esa rosa y azucena,
y así con el alma llena
de azucena y rosa
tendré en tu carne gloriosa
vida santa y muerte buena.

Tú en persona.
Bendito seas, Jesús,
prisionero en el altar
de aquel amor sin igual
que antes te clavó en la Cruz.

Gloria, amor y gratitud
a Ti, Divino Señor,
que ayer por mi bien mayor
morías en el calvario
y hoy vives en el sagrario
prisionero de mi amor.

Cuánto, Jesús, me impresiona
el pensar que en la hostia pura
resides Tú no en figura
sino en tu misma persona.

Y cuánto al par me impresiona
la poderosa verdad
de la que en viva realidad
te das por entero a mí,
con todo lo que hay en Ti
de amor, belleza y bondad.

A SOLAS

(Acto de fe ante el Sagrario)

¡Qué bien se vive así,
qué bien, Dios mío!
Qué bien se vive así
a Dios amando
en Dios viviendo
y para Dios obrando.

Pero no se llega hasta el Dios
tres veces santo,
no se llega hasta Vos.

¡Oh Dios Divino!,
por camino de flores alfombrado,
se llega con los pies ensangrentados
por las duras espinas del camino.

A JESUS

Mi corazón para Ti
y pues que sin él me quedo
y vivir así no puedo
dame el tuyo para mí.

En esta entrega sentí
curar del alma la herida
una esperanza que es vida.
¡Mi corazón para Ti!

Ya el sufrir no me da miedo
que ha cesado en mí el latir
de mi corazón herido
y sin él me quedo.

¿Cómo vivir sin querer?
Corazón, dime qué hacer ,
que vivir así no puedo.

No es que yo me arrepentí,
es que ahora tengo otra herida.
Sin amor no tengo vida.
Dame el tuyo para mí.

DAME TU AGUA, SEÑOR

(Oración preparatoria para la comunión)

Sentada al borde del pozo
como la Samaritana,
Maestro Divino, espero
que me des un poco de agua.

Tengo sed de Ti, Señor,
sed de vida celestial
sin Ti me muero de amor
como se muere una flor
agostada en el erial.

Sin Ti la vida es negrura,
soledad, llanto en los ojos,
páramos fríos, abrojos,
y en el alma noche oscura.

No quiero vivir sin Tí,
ni regar más mi camino,
vivir quiero a lo divino,
vivir sólo para Ti.

Dame, pues, el agua viva,
que Tú das a los mejores,
y embriágame en tus amores,
yo a Ti te daré mi vida.

MIRAME TU

¿Cómo serían tus ojos?
¡Oh, mi divino Maestro!
De cualquier color que fuesen
claros, oscuros o negros.
Sólo sé que mientras viva
no se me concede verlos.
Mas mírame Tú si quieres
con tu mirada hacia dentro,
y que se anime mi alma
con resplandores de cielo.
Mírame piadosamente
como miraste a Zaqueo.
Invítate a mi mirada
que yo de amor te deseo.
Mírame como a María
que llorar mis culpas quiero,
y abrazar tus pies benditos
y cubrirlos con mil besos.
Mírenme tus dulces ojos,
Maestro Divino y Bueno.
Mírenme tus dulces ojos,
aunque yo no pueda verlos.

ACTOS DE CONTRICION

A JESUS EN LA CRUZ

Jesús del alma,
mi dulce amor,
mi ser, mi todo,
mi redentor.

Clavada en medio del coraz6n
tengo una espina
sacad la Vos.
¿Por qué, Bien mío?
¿Por qué, mi Dios?

Pequé cargado de mi pasión.
Aquí me tienes,
confuso estoy,
Luz de mis ojos,
¡perdón, perdón!

OYEME, JESUS

Oyeme, Jesús amado,
que en la cruz estás clavado
por mi penosa caída
sálvame y llévame a Ti,
de este fango en que me vi
en el trajín de la vida.

Oyeme, Jesús de amor,
mírame con ojos píos
y concédeme el perdón
del pecado que causó mi agonía.

Que así por Ti redimido
con tu amor norte y guía
disfrutaré el cielo eterno
de tu divina alegría.

SUPLICA AL BUEN PASTOR

Yo pensé que eran más dulces
las hierbas de otro jardín.
Yo quise que fueran mías
y de tu aprisco me fui.

Entré en lo espeso de un bosque
del cual no acerté a salir.
Y soy la oveja extraviada
que falta de tu redil.

Cuando oigo el dulce silbido
con que me llamas a mí
lloro mi arrepentimiento
e intento ir hacia Ti.

Pero el bosque es tan oscuro
y es tan difícil huir ,
que aquí quedaré enredada
si Tú no vienes a mí,
para ponerme en tus hombros
y hacerme otra vez feliz.
¡Pues soy la oveja perdida
que falta de tu redil!

PLEGARIAS ANTE LA CRUZ

(Se recitan, fundamentalmente, en Semana Santa)

A JESUS EN LA CRUZ

Sufre, pues por ti sufrí
y en cuanto adverso te viene
sabes que así te conviene,
pues todo viene de mí.

Mi bondad me puso aquí,
tu ingratitud me clavó.

Nadie como yo sufrió,
y como todo es por tu bien,
bebe una gota por quien
un cáliz por ti bebió.
¡Qué dulce vivir muriendo!
¡Qué alegre vivir cantando!
Sabroso el vivir sufriendo
para quien goza llorando.

¿Pues, quién goza sin sufrir
sino quien sufre gozando ?
y ¿a quién se le da el vivir
sino a quien muere gozando?

Llevar la Cruz es mi vida
mi gozar es el .dolor
y Jesús quien me convida
a sufrir por puro amor.

AL BUEN PASTOR

Pastor que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño.

Tú que hiciste cayado de ese leño
en que tiendes los brazos poderosos,
abre los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño
y la palabra de seguirte empeño
tus dulces pasos y tus pies hermosos.

Oye, pastor, que por amores mueres,
no te espante el rigor de mis pecados,
pues tan amigo de rendidos eres,
espera, pues, y escucha mis cuidados.
Pero, ¿cómo te digo que me esperes
si estás para esperar los pies clavados? (4).

CONTIGO

Aunque me lleves por camino oscuro
yo te sigo, Señor, sé que es seguro
el paso que se da en tu compañía.
Nada importa si voy en tu alegría.

Si se retarda mucho la alborada
buscaré simplemente tu mirada,
que es la única aurora que deseo.

¿Qué noche puede ser cuando te veo?
Si hay misterios de espinas en la sombra,
dará flor tu silencio que me nombra
con una estrella dulce sobre el cielo.

Y te sigo, Señor, con pie de anhelo
porque si estoy Contigo nada es duro,
aunque me lleves por camino oscuro.

A JESUS EN LA CRUZ

Deja, Señor, que en el profundo
abismo de tu costado abierto
haga mi nido igual que una paloma
en el hueco de un tronco.
Déjame descansar bajo las ramas
de tu árbol frondoso donde
la vida ,dominó la muerte.
Déjame mientras lloro,
abrir mi corazón y deshojarle
como un capullo rojo,
sobre las flores vivas de tus llagas.
Y deja que en el fondo de su garganta
seca y olvidada yo sea
como un poco de aquel agua
trasparente y clara
que un día Tú buscabas en el pozo.

JACULATORIAS NAVIDEÑAS

(Se rezan ante el Belén)

EN BELEN

En Belén hay un coso
de maravillas,
le ha nacido a una madre
que es sin mancilla
un chaval,
que relumbra más
que el sol,
que es más dulce que un
penal.
Más bonito que un
pensil (5),
con su boquita como el
coral,
y sus manitas como el
marfil.
Un pesebre con pajas
le hace la cuna
ya besar el pesebre
baja la luna.
La pastora y el pastor
se encaminan a adorar
al infante Redentor .
Llévanle miel de sus panales
y del rebaño los recentales ( 6) ,
mas el niño encantador
no ha cesado de llorar
porque pide corazones
y no se les quieren
dar.
¿Qué será que no se oyen
los villancicos ni el rabel?
¡Qué dolor! La pastora y
el pastor no se atreven
a entonar sus villancicos
de amor,
porque les dicen los delanteros
que el niño infante hace pucheros.
Tres monarcas gloriosos
vienen de Oriente
y les guía un lucero
resplandeciente,
y al claror de la noche
vanse en pos
los que traen al Niño Dios
Agasajos .de los tres.
.Oro y perfume,
fausto y riqueza
son el tributo de la
realeza.
Mas el Niño Redentor
no ha cesado de llorar
porque pide corazones
y no se les quieren dar,
y su madre le dice .
dándole un beso:
no llores, hijo de mis entrañas,
yo haré que todos vengan a Ti
y en tus manos
los pondré,
les pediré a las Españas,
a las Españas, sol de los soles,
Divino Niño .de mis amores,
lo que yo pido
me lo dan siempre
los españoles.
Al oírselo decir
la ha mirado con amor ,
ha cesado en su dolor
y se ha puesto a sonreír
el infante Redentor .

SENCILLEZ NAVIDEÑA

Cantan alegres los pajarillos
en esta aurora de clara luz.
Allá en el cielo el sol irradia
y entre nosotros brilla otro sol,
es el Dios Niño que en noche helada
llegó a la tierra por nuestro amor .
Venid, pastores, a ver al niño,
le llevaremos sabrosa miel,
vellones suaves de corderito
y flores frescas que aroma den.
Almas sencillas te ofreceremos,
que tiernamente saben amar
y El agradecido por nuestro afecto
al paraíso nos llevará.

ORACION MATUTINA

Gracias te doy, Señor ,
Porque me has dado estos ojos
que ven tus maravillas.
Gracias, porque aún las cosas sencillas
me dicen que tu amor las ha creado.
Gracias, también, porque me diste un alma
salida de tus manos, destinada
a vivir junto a Ti ya desearte
Gracias, Señor, porque me redimiste
y porque en mi desgracia me amparas.
Gracias, pues, con paciencia me sufres
y porque con amor me levantas.
No permitas, Señor, que desconfíe,
que mi ruta, Señor, tu mano guíe

PRECES VESPERTINAS

¡Oh .divino Jesús!,
solitario por las noches
en tantos tabernáculos,
sin que te visite
ni te adore nadie.
Yo te ofrezco mi pobre corazón
y deseo que cada uno de sus latidos
sean otros tantos actos de amor tuyo.

Al ángel de la guarda.

Angel de mi guarda,
dulce compañía,
no me dejes solo
que me perdería (7).

SUPLICA EN LAS TORMENTAS

Santa Bárbara bendita,
que en el cielo estás escrita
con papel y agua bendita
en el ara de la Cruz,
pater noste. Amén. Jesús (8).

ORACIONES DE LA NOCHE

Santa Mónica bendita,
madre de San Agustín,
entrega mi alma a Dios,
que yo me voy a dormir.

¿De dónde vienes, buen Jesús,
tan rendido y fatigado?

Vengo de cien azotado
ya cuestas traigo la cruz.

Jesús, Jesús, Jesús,
corona, clavos y cruz.

¡Qué triste estaba la Virgen
¡Qué triste y qué pensativa!

Al pie de la cruz llorando,
sin consuelo ni alegría.

Contemplando está la llaga
que el corazón la partía.

El que esta oración dijera
tres veces al ser de día,
a la hora de la muerte
verá a la Virgen María.

Jesucristo va de ronda
a las doce de la noche.

Vestido de almilla blanca,
de paños de mil colores.

A la puerta del alma llega,
y el alma no le responde.

Respóndeme, tú, alma mía.

Por aquí tengo que pasar
a las doce de la noche.

En la mano derecha
llevaba una cruz de madera
y en el medio la madera
llevaba un monumento.

Y en el medio del monumento
llevaba un cordero sangrando.

Y la sangre que .de él caía,
caía en un cáliz dorado,
el hombre que la bebiese,
será bienaventurado,
en este mundo será rey
y en el otro coronado.

El que la sabe y no la dice
Jesucristo le maldice.

El que la oye y no la aprende
al fin del mundo verá
lo que en ella se contiene.

Bendígote, cama, de canto a canto
que duerme a mi lado el Espíritu Santo.

Bendígote, cama, de esquina a esquina
que duerme conmigo la Virgen María.
Jesús, José y María
os doy el corazón y el alma mía.

Jesús, José y María,
con vos descanse en paz
el alma mía.

Jesús, José y María,
asistidme en mi última agonía.

ORACION DE LA MAÑANA

Bendita sea la luz del día
y el Señor que nos la envía.
Cuando la Virgen María
de Jerusalén salía,
los ángeles la acompañaban,
el sol la alumbraba
desde el portal de Belén
a Jerusalén. Amén.

Recopiló Juliana Panizo, en Castroverde de Campos (Zamora). La edad de los informantes oscila entre los setenta y los ochenta años.

___________

(1) REAL ACADEMIA ESPAÑOLA : Diccionario de la lengua española. Ed. XIX, Madrid, 1970, p. 627.
(2) GARCIA DE DIEGO, Vicente: Revista de Tradiciones Populares, tomo I,
C. S. I. C., Madrid, 1944, pp. 12 y 55.
(3) Ibidem, pp. 25-26.
(4) Se trata de una variante de las Rimas Sacras de Lope de Vega.
(5) Jardín florido.
(6) Corderos de leche.
(7) Pilar García de Diego recopiló tres variantes de esta oración en la Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, tomo VI, Madrid, 1959, p. 325.

(8) En la Revista de Tradiciones Populares, 1944, tomo I, p.349, hay dos variantes de esta oración, fueron recopiladas en Burgos y en Medinaceli (Soria)