Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 40.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 40 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La Gastronomía es un arte muy antiguo pese a que la palabra no tenga más allá de ciento cincuenta años. Las especias, sobre todo a partir del descubrimiento de América abrieron un nuevo mundo al sabor de los diferentes alimentos condimentados que pudiera contener una mesa. Así, la cocinería comenzó a revestir un carácter artístico, pues un guisado podía halagar no sólo el sentido del gusto, sino el de la vista, si estaba convenientemente preparado. Claro que, si bien un asado o un cocido tenían como fin último reparar fuerzas y dar al comensal la nutrición exigida por el organismo, tales manjares podían además cumplir funciones diversas y prácticas para el ser humano: Servir de excusa excelente para reunir en torno a una mesa a amigos deseosos de gozar o a enemigos dispuestos a negociar; deslumbrar a un visitante con la cantidad o calidad de platos (fuera en "comida de asiento" o en una simple colación de confituras y frutas tomada de pie); economizar en el presupuesto familiar gracias a la habilidad para preparar exquisitos guisos con el mínimo gasto; ahorrar trabajo a un ama de casa -sobre todo la rural- que tal vez necesitaba emplear poco tiempo y esfuerzo en la preparación y condimentaci6n de las comidas para dedicarlo a otros menesteres...

Todo ello confirió a este arte múltiples facetas que enriquecieron su acervo al tiempo que aportaban material muy valioso a la historia de la cultura tradicional. La receta, que no era sino el modo en que un boticario preparaba un medicamento, pasó a ser una fórmula generalmente transmitida y perfeccionada personalmente, que expresaba el modo correcto de combinar y sazonar determinados alimentos para obtener de ellos cualquiera de los beneficios antes mencionados. No extrañe, pues, que se considere a la gastronomía como una parte más del folklore, ya que su desarrollo lleva aparejada una transmisión de conocimientos individuales y empíricos elevados a la categoría de bien común y representativo de una etnia o de una sociedad.