Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

La lucha, el deporte más antiguo de la Montaña Palentina

IBAÑEZ DIAZ, Jorge

Publicado en el año 2012 en la Revista de Folklore número 360.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 360 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


En el valle de Castillería, a esta forma de luchar se la conoce con el nombre de aluche. Se realizaba especialmente en los pueblos de Celada, Herreruela (Ruela) y San Felices, aunque su práctica desapareció hace casi setenta años.

El aluche era una tradición, se hacía en algunas fiestas y otras veces en la ermita de San Roque, tres o cuatro veces al año (A). Algunas de las fiestas en las que más se aluchaba eran San Roque y San Marcos, que se celebraban las dos en la ermita de San Roque que pertenece a Celada, “Ruela” y San Felices.

Para conocer el aluche me he desplazado a hablar con los mayores de Celada. Entre ellos están Felipe Vañes y Simón Estalayo, dos grandes aluchadores de su época, así como Daniel y Mauricio, todos ellos nacidos en la localidad de Celada de Roblecedo, que al ser el pueblo más grande del valle era también en el que más se aluchaba. Al haber sido el valle de Castillería una zona alejada de influencias ajenas, ha conservado el aluche de la manera más primitiva, lo que le confiere un alto nivel etnográfico. No obstante, cabe señalar que se practicó en otras muchas áreas del norte palentino y en la Vega de Saldaña.


Los aluches

Aluchábamos mucho cerca del mentirote y en la casa concejo (B). Allá en Celada de chavales íbamos a la casa concejo, había tíos grandes y les podíamos nosotros, porque les echábamos la zancadilla. A Isaac le metíamos unas bastagas pegaba hay en las tablas unos estacazos, que no se como no se eslomaba. A Isaías el hermano de Daniel que era tan tión como él, también caía, les echábamos la zancadilla y pumba y ala, querían echar otra, pero ya no que nos ganaban (D).

Algunos buenos aluchadores eran Ramón, Poldo, fue con los que más aluché yo, lo que es que muchos no aluchaban conmigo, tenían miedo. Felipe Merino nos desafió una vez a Simón y a mí juntos..., y yo le dije... tú y yo primero solos y después los dos juntos a ver como anda y no quiso (B). Pa aluchar como Felipe Bañes habría pocos, ese igual te echaba la zancadilla, que igual hacia que se caía y en ese momento , le metía al otro pal otro lao y caía el otro debajo, tenía más picardía, era un pájaro bueno (D).


En la ermita de San Roque

Mi madre buscaba alguno de los que tenían vecería ese día y me echaba con los corderos para que no aluchara, y todos los veceros que llevar los corderos para las matas y entonces me bajaba a aluchar a San Roque (B).

A la fiesta de San Roque si, allá iba Donato el que está en Cervera, es que también aluchábamos los de Celada con los de San Felices, ese nos podía casi a todos, aluchaba bien (D).

Con los de Ruela yo que intente aluchar con ellos y no querían y entonces les dije, oye, dos juntos pa mí, y entonces aceptaron, y al cogerles a uno le tiré pa un lao y al otro pal otro, y todas las chavalas eso no vale, eso no vale, y Santiago Llorente las dijo tampoco vale dos pa uno (B).

El final del aluche en Castillería le recuerda bien Daniel, una vez que fue allá cuando Juanín, fueron cuatro guardias a Celada y fuimos a donde la ermita, y no nos dejaron... dijo el sargento que no se haría que había que demostrar un poco cultura, y a partir de entonces dejamos de aluchar (A).


Normas y técnicas para aluchar al estilo de Celada

Para aluchar nos agarrábamos con un abrazo, los brazos cambiaos, uno por riba el hombro y el otro pol lao, por la cintura (B). Y a echar la zancadilla (A). Avanzabas un brazo por riba el hombro y otro por bajo, y según estabas ahí, ibas como cerrao, le dabas un zancadillazo en la pierna, y ale al suelo caía pa tras, como se descuidaría un poco panza arriba caían como sapos (D).

Para aluchar dos contra uno, por ejemplo a mí me agarraban los dos por el lao y yo les agarraba a lo mejor con una mano a cada uno por la cintura, y entonces les juntaba y al suelo los dos (B).

También se decía a que te doy vuelta o a que no me das vuelta, y te ponías encima del otro en el suelo (C). Tú aluchabas con otro y le tumbabas debajo y no dejarle que te diera vuelta, entonces tenías que agarrarle a lo mejor por el cuello y apretando ya no se daba vuelta, yo de los que agarraba por el cuello no se dio vuelta nadie, porque dejaban allí la piel, eso era dar vuelta, que según caías, al golpe de caer el que era suelto te empujada y te dejaba debajo (B).

____________

NOTAS

(A): Daniel Díez. Nacido en 1928 y entrevistado en 2011.

(B): Felipe Bañes . Nacido en 1927 y entrevistado en 2011.

(C): Mauricio Llorente. Nacido en 1931 y entrevistado en 2011.

(D): Simón Estalayo. Nacido en 1927 y entrevistado en 2011.