Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Las cabañuelas. Pronóstico popular del tiempo climático

LOPEZ DE LOS MOZOS, José Ramón

Publicado en el año 2012 en la Revista de Folklore número 364.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 364 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


El D.R.A.E. recoge en su segunda acepción que "cabañuela" (aunque generalmente se utiliza en plural) es el "Cálculo que, observando las variaciones atmosféricas en los doce, dieciocho o veinticuatro primeros días de enero o de agosto, forma el vulgo para pronosticar el tiempo que ha de hacer durante cada uno de los meses del mismo año o del siguiente".


ENERO

Coincidiendo con esta definición, Satrústegui señala que en algunas localidades de Navarra son los doce primeros días de enero los que simbolizan los doce meses del año, por lo que de la observación de la climatología de cada uno de esos días -augurales- se deduce la de los meses correspondientes según el siguiente esquema:

ENERO  RESTO DEL AÑO

Día 1   enero

Día 2   febrero

Día 3   marzo

Día 4   abril

Día 5   mayo

Día 6   junio

Día 7   julio

Día 8   agosto

Día 9   septiembre

Día 10  octubre

Día 11  noviembre

Día 12  diciembre


AGOSTO

Más numerosas son las "cabañuelas" que tienen el mes de agosto como protagonista. El mismo Satrústegui recuerda que los doce primeros días de este mes "venían a ser en mi casa la síntesis climática de los doce meses del año, de modo que el primer día daba la pauta de lo que sería el propio mes de agosto; el viento y las nubes del segundo día señalaban la evolución del tiempo en setiembre, y así, sucesivamente, hasta completar el calendario":

AGOSTO  RESTO DE ESE AÑO

Día 1   agosto

Día 2   septiembre

Día 3   octubre

Día 4   noviembre

Día 5   diciembre

Día 6   enero

Día 7   febrero

Día 8   marzo

Día 9   abril

Día 10  mayo

Día 11  junio

Día 12  julio


Parecidas a estas "cabañuelas" son estas otras murcianas, también de agosto, que predicen el tiempo de dos maneras: ascendente y descendente, es decir, los días 2 a 12 de agosto corresponden al pronóstico climático de la primera quincena de cada mes, mientras que del 13 al 23, fase descendente o de retorno, corresponden a la segunda quincena del mismo mes.

Ascendente (del día 2 al 12)

Día 2  1.ª quincena de septiembre

Día 3  1.ª quincena de octubre

Día 4  1.ª quincena de noviembre

Día 5  1.ª quincena de diciembre

Día 6  1.ª quincena de enero

Día 7  1.ª quincena de febrero

Día 8  1.ª quincena de marzo

Día 9  1.ª quincena de abril

Día 10  1.ª quincena de mayo

Día 11  1.ª quincena de junio

Día 12  1.ª quincena de julio


Retorno (del día 13 al 23)

Día 13  2.ª quincena de julio

Día 14  2.ª quincena de junio

Día 15  2.ª quincena de mayo

Día 16  2.ª quincena de abril

Día 17  2.ª quincena de marzo

Día 18  2.ª quincena de febrero

Día 19  2.ª quincena de enero

Día 20  2.ª quincena de diciembre

Día 21  2.ª quincena de noviembre

Día 22  2.ª quincena de octubre

Día 23  2.ª quincena de septiembre


Los días 1 y 24 de agosto son muy útiles, junto con el 24 de junio (San Juan) y sirven como llave de entrada a las predicciones, al igual que el 28 (San Agustín) también lo es, puesto que son los días en los que conviene fijarse con mayor detalle dada la cantidad de datos que pueden aportar como complemento: viento y lluvias, muy válidos a la hora de hacer las previsiones con mayor aproximación.

Indica Buitrago en su curioso folleto que "Los expertos y aficionados a este sistema tradicional de las cabañuelas suelen recurrir a las observaciones de fenómenos meteorológicos a lo largo del mes de agosto. ¿El porqué de este mes? Pues de momento no se sabe, no existe una explicación científica, pero lo que sí se sabe es que el mes de agosto en España, rige de forma aproximada la meteorología de los siguientes meses", así como que "El uso de esta técnica para realizar una predicción meteorológica a largo plazo de momento no tiene base científica, pero su ancestral procedimiento suele tener aceptables resultados. No porque lo diga yo, un simple meteorólogo, o porque la mayoría de los pronósticos hechos de esta manera tengan una correlación de entre el 70% y 85% (los buenos observadores), no. Simplemente, porque la gente que ha vivido y vive del campo lo corrobora año tras año".

Cierran estas "cabañuelas" unos versos, a modo de resumen que, dado su carácter popular, no nos resistimos a pasar por alto:

Cabañuelas 2011/2012
Un año más
Aquí el cabañuelero
Para poderos informar
De lluvia y tempero.
Según el día de San Juan
Ya empezó diciendo,
Que llovería mucho más
Y tendremos frío invierno.
Agosto a observar
Tierra, mar y cielo
Y así poder informar
Que pasara en suelo.
Primeros días a controlar
Para poder predecir el tiempo
Mucho hay que apuntar
Para predicar con acierto.
San Agustín y San Juan
Todo casi completo,
Las previsiones ahí van
De lluvia, calor y viento.
Llegado ya el final
Aquí está el cabañuelero
San Agustín para cerrar
Se nos despide tronero.
Pues otoño lloverá más
Y será más frío el invierno
En primavera mucho tronar
Y el verano muy seco.
Me despido sin más
Resumiendo el tiempo
Si no te quieres mojar
Ponte a cubierto7.


Otra forma de pronosticar el tiempo fijándose en el mes de agosto la encontramos en la provincia de Guadalajara, en la localidad de Mazuecos.

Los pastores de esta localidad alcarreña se regían por las "cabañuelas de agosto", método que asignaba cada día de dicho mes a otro mes del año y aplicaban el clima que hiciera eso día, al que haría durante el mes correspondiente, de manera que al día 1 de agosto le corresponde el mes de enero; al 2, febrero; y así hasta el día 12, que pronostica el clima que hará en diciembre.

Luego vienen las segundas "cabañuelas", cuya correspondencia es a la inversa, es decir, al día 13 le corresponde diciembre, al 14 noviembre, etc.:

Primera "cabañuela" de agosto:

Día 1  Enero

Día 2  Febrero

Día 3  Marzo

Día 4  Abril

Día 5  Mayo

Día 6  Junio

Día 7  Julio

Día 8  Agosto

Día 9  Septiembre

Día 10 Octubre

Día 11 Noviembre

Día 12 Diciembre


Segunda "cabañuela" de agosto (equivalente a lo que hemos visto como "retorno"):

Día 13 Diciembre

Día 14 Noviembre

Día 15 Octubre

Día 16 Septiembre

Día 17 Agosto

Día 18 Julio

Día 19 Junio

Día 20 Mayo

Día 21 Abril

Día 22 Marzo

Día 23 Febrero

Día 24 Enero


No sabemos que ocurre con el resto de los días del mes (del 25 al 31). Tampoco se hace alusión a la división, existente en otros casos, de los meses por quincenas, de modo que tanto el día 1 como el 24 tienen al mes de enero como referente; los días 2 y 23 señalan el tiempo que hará en febrero, y así sucesivamente.


DICIEMBRE

Pero, aparte de enero y agosto -según vimos en el D.R.A.E.- otras "cabañuelas" tienen como mes de observación a diciembre, como por ejemplo las que recogimos en el ya lejano año de 1977 en Oter (Guadalajara).

Se trata simplemente de un breve calendario que comienza el día 13 de diciembre y finaliza el 24 del mismo mes, con un sentido ascendente, para comenzar de nuevo el día 25 y finalizar el 5 de enero, en su fase descendente.

Cada uno de los días comprendidos entre las fechas mencionadas representa un mes del año.

Según el tiempo climático que haga en cada uno de esos días, así será el que corresponderá al mes que representa dicho día. Veamos sus correspondencias:

13 de diciembre  enero

14 de diciembre  febrero

15 de diciembre  marzo

16 de diciembre  abril

17 de diciembre  mayo

18 de diciembre  junio

19 de diciembre  julio

20 de diciembre  agosto

21 de diciembre  septiembre

22 de diciembre  octubre

23 de diciembre  noviembre

24 de diciembre  diciembre


Hasta aquí la fase ascendente.

A cada día de diciembre corresponde un mes, al cual representa o augura, climáticamente. Por ejemplo, según sea el clima que haga el día 18 de diciembre, así será el del próximo mes de junio.

Se trata, como puede verse, de una forma muy primitiva de pronosticar el tiempo por comparación, propia quizás de culturas agrarias antes que pastoriles.

Una vez que se ha llegado al día 24 de diciembre, y hasta el día 5 de enero, comienza la cuenta atrás, es decir, la fase descendente:

25 de diciembre  diciembre

26 de diciembre  noviembre

27 de diciembre  octubre

28 de diciembre  septiembre

29 de diciembre  agosto

30 de diciembre  julio

31 de diciembre  junio

1 de enero   mayo

2 de enero   abril

3 de enero   marzo

4 de enero   febrero

5 de enero   enero

Esta fase descendente se conoce también con el nombre de "vueltas" y se dice de ellas que corresponden más con la realidad climática, o sea, que las probabilidades de acierto del pronóstico son mayores que ocurre con las de la fase ascendente u original.

De todo ello resulta, como vimos que sucedía en el caso murciano, que una pareja de días representa un mismo mes. Pero ahora no se habla para nada de la primera o la segunda quincena del mismo.

13 de diciembre y 5 de enero pronostican enero

14 de diciembre y 4 de enero pronostican febrero

15 de diciembre y 3 de enero pronostican marzo

16 de diciembre y 2 de enero pronostican abril

17 de diciembre y 1 de enero pronostican mayo

18 de diciembre y 31 de diciembre pronostican junio

19 de diciembre y 30 de diciembre pronostican julio

20 de diciembre y 29 de diciembre pronostican agosto

21 de diciembre y 28 de diciembre pronostican septiembre

22 de diciembre y 27 de diciembre pronostican octubre

23 de diciembre y 26 de diciembre pronostican noviembre

24 de diciembre y 25 de diciembre pronostican diciembre


Otras "cabañuelas", exactamente iguales a las arriba apuntadas como fase ascendente de las de Oter (Cifuentes, Guadalajara), son las que vio Satrústegui:

"Un cuadernillo manuscrito con letra de finales del siglo xviii o comienzo del xix, procedente de Ukar en Valdizarbe, recoge las siguientes observaciones anotadas en forma de diario personal: <>".

Claro que también se dice de mayo que "Lo que sea el veintisiete será el mes siguiente".