Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

DANZAS BURGALESAS: JOTA SERRANA

RIO, Justo del

Publicado en el año 1981 en la Revista de Folklore número 3.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 3 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Mi primer impulso fue sacar de entre mis papeles una danza apenas conocida y en absoluto recordada de las muchas que tengo entre los "apuntes de campo" realizados de 1930 a 1945 con la ayuda de Antonio José, Sarmiento o Amoretti -burgaleses y folkloristas mucho más ilustres que yo-; sin embargo, he preferido divulgar una ya conocida en casi toda la provincia de Burgos como es la Jota Serrana de Salas de los Infantes.

He elegido esta danza por ser auténtica, tanto en la música como en los pasos y evoluciones. En mis primeros tiempos de correcaminos-recopilador-de-danzas y con las aportaciones de los más ancianos de la localidad, llegamos a reconstruir -casi igual que como era, según sus propios comentarios- esta jota que podemos considerar folklóricamente pura.

Recordaré que Salas de los Infantes es Ciudad Milenaria, bañada por el Arlanza, con perfume de leyenda y enclavada en el corazón de la sierra burgalesa de La Demanda. La orografía accidentada siempre ha hecho que la dificultad en las comunicaciones conllevase un profundo arraigo de las costumbres locales. El serrano es ganadero, maderero o pastor, sabe lo que cuesta ganarse el sustento y su vida ha sido y es austera. Ello no le priva de ingenio para el cante y el baile, sino más bien al contrario; la carencia de medios económicos para procurarse diversiones traídas de fuera, sin lugar a dudas, espoleó el ingenio de los serranos para crear sus propios bailes y diversiones, y toda la sierra burgalesa es un maravilloso mosaico de danzas bien conservadas -puras o semipuras- dedicadas en muchos casos a las Vírgenes y Santos de su devoción como medio de expresión de todo un pueblo.

El maestro Federico Olmeda, en su libro "Cancionero Popular de Burgos", premiado en los Juegos Florales de 1902, clasifica estas jotas entre los cantos coreográficos bailables vocales a lo llano: "Este baile le suelen llamar en la provincia: A lo grave, A lo pesado, Abajo, A lo bajo, Al Parau o Parao, Jotilla o Jota. Es suelto y consiste en moverse a rigor de compás, haciendo en los tiempos fuertes a manera de un ligerísimo descanso con el cuerpo. El acompañamiento de sus canciones es también con la pandera. El movimiento es poco más o menos 66 = en compás 6/8 ó 3/8".

Hace el maestro unas consideraciones sobre la primacía o no de la Jota Aragonesa que no voy a repetir y pasaré a centrarme en la danza que nos ocupa. En Salas de los Infantes se bailaba en todas las festividades importantes y los mozos y mozas rivalizaban en las coplas, logrando un gran efecto musical resaltado por las castañuelas de los danzadores -la danza es mixta y puede ser bailada por 4, 6 u 8 parejas con ligeras variantes a los gráficos que adjunto-. En algunos casos, además de los panderos y panderetas, y si algún virtuoso se encontraba a mano, acompañaba el canto con el rabel o la guitarra. Así era esta danza tal y como la recogí y como la siguen bailando en la actualidad los serranos y los grupos de danzas existentes en nuestra provincia.

Las mocitas de la sierra
todas se quieren casar,
pero los mozos serranos
dicen que lo pensarán.

Serranita, serranita,
serrana de mis amores,
sal hermosa a la ventana,
sal hermosa a la ventana
que vienen los rondadores.

Con las mozas de la sierra
poca broma has de gastar,
por las buenas lo que quieras
por las malas ni pensar.

Serranita...

Cuando vayas a la sierra
no pases por el pinar,
porque dicen que las mozas
al pinar van a cazar.

Serranita...

Cuando vayas a la fuente
cuídate del delantal,
que Ias mozas que lo pierden
tardan años en casar.

Serranita...

Noches claras de la sierra
son buenas para rondar
en lo alto luna clara
y en la tierra enamorar.

Estas letras son variadas y variables y se pueden continuar indefinidamente según la inspiración de los cantores, no resisto la tentación de incluir algunas más.

Cuando una moza serrana
amores quiere tener
se pone todas las galas
sin dejar un alfiler.

Ejercicios completos de esta danza:

Introducción.-Se colocan en dos filas frente al público, dándose una vuelta los números pares a la derecha y los nones a la izquierda con las manos puestas en las caderas.

1.-Marcan pasos de jota cada uno con su pareja del costado como marca el gráfico, empezando con la pierna de afuera hacia adentro.

2.-Dan una vuelta al terminar la estrofa, agachándose lentamente y dándose las caras cada pareja.

3.-AI terminar de darse la vuelta se quedan los cuatro primeros frente al público y los otros cuatro de espaldas para iniciar las cuatro ruedas.

4.-Forman cuatro ruedas por cada lado, como marca las flechas.

5.-Se quedan al terminar la estrofa unos frente a los otros para dar la vuelta todos a la vez en dirección que marcan las flechas.

6 y 26.-Forman otra calle en sentido contrario, haciendo ocho giros, abriendo el compás de piernas todos a la vez.

7 y 27.-Vuelven a su sitio, haciendo los giros en sentido contrario.

8 y 28.-Se cruzan unos con los otros de los costados, primero de frente y retrocediendo de espaldas.

9 y 29.-Se coloca una fila frente a la otra y los cuatro tiempos del final de la estrofa levantan todos a la vez, primero la pierna derecha, alternando con la izquierda.

10 y 30.-AI final de la estrofa- se dan todos a la vez una vuelta completa al lado izquierdo.

11 y 31.-Avanzan unos frente a los otros para iniciar otra calle.
12 y 32.-Se quedan en una sola línea unos contrarios a los otros, avanzando cada línea por el lado que marcan las flechas.

13 y 33.-AI quedar en otra calle de sentido inverso se dan todos a la vez una vuelta completa al lado izquierdo.

14 y 34.-Se cruzan con la línea de enfrente, retrocediendo de espaldas hasta su sitio.

15 y 35.-AI terminar la estrofa se dan otra vuelta al lado izquierdo, quedando unos frente a los otros.

16 y 36.-Vuelven a hacer los ocho giros para formar otra calle.

17 y 37.-Retroceden haciendo giros en sentido contrario hasta el sitio en que estaban.

18 y 38.--se cruza cada pareja con la de su costado, primero de frente y retrocediendo de espaldas.

19 y 39.-Estos cuatro últimos compases levantan todos a la vez primero la pierna derecha, alternando con la izquierda, siempre dando saltos y están colocados unos frente a los otros sin moverse de su sitio.

20 y 40.-Se dan todos a la vez una vuelta completa sobre el lado izquierdo al final de la estrofa.

21 y 41.- Todos a la vez inician cruzarse unos con otros para formar otra calle, siempre por el lado izquierdo de su contrario.

22 y 42.-Forman una sola línea y avanzan unos por cada lado hasta formar otra calle.

23 y 43.-AI formar otra calle se dan una vuelta completa.

24 y 44.-Se cruzan todos a la vez una línea frente a los otros, retrocediendo de espaldas a su sitio.

25 y 45.-Una vez que ha llegado cada uno al sitio en que empezaron, se dan una vuelta completa al lado izquierdo, terminando esta danza.

Con esta simplísima aportación, no pretendo dar unas lecciones completas y exhaustivas, pero pienso que estos gráficos, pentagramas, letras y anotaciones, pueden servir para que nuestro folklore perviva. Así lo interpreté hace años y con la inestimable ayuda de don Ramón Inclán edité el libro "Danzas Típicas Burgalesas" (H.S.R. 359 páginas) en el cual, de modo parecido a esta exposición de la Jota Serrana, se recogen más de 100 danzas de la provincia de Burgos.

Lo ideal sería filmar estas danzas tal y como ahora se bailan -transformadas, retocadas y coreografiadas recientemente en algunos casos, y casi puras en otros como exponentes de nuestro folklore y de nuestro ser.

Esta labor es costosa, aunque necesaria, y correspondería a organismos o entidades con medios suficientes para acometerla, porque lo transmitido de viva voz y recogido de vista y oído sufra las alteraciones inherentes a la imperfecta sincronización emisor-receptor de los humanos. Un testimonio fidedigno para el futuro sería muy conveniente para evitar una progresiva degradación o manipulación.

Ojalá las generaciones futuras no tuviesen que recurrir nunca a estos avances de la técnica para reproducir las tradiciones o costumbres de sus antepasados, porque ello sería un claro signo de que las raíces de nuestro ser se habían perdido.