Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 44.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 44 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


El "informante" o narrador, que en algunas civilizaciones llegó a tener una índole casi sagrada, ha ido perdiendo en los últimos tiempos parte de su categoría; el rango que ostentaba en otras épocas debido a su experiencia y conocimientos o a la importancia y funcionalidad de lo transmitido, ha entrado en decadencia por varias razones:

I. La inexistencia de un premio o castigo (tan frecuente en tribus de cultura primaria o exclusivamente oral) para el que conservara o no la tradición (premio que en nuestra civilización consistiría en la aceptación y reconocimiento públicos de la memoria o facilidad de aprendizaje que tuviese quien transmitía).

2. La pérdida de la jerarquía ejercida en el medio rural por ancianos y ancianas durante siglos, que ha traído aparejado el debilitamiento de todo lo que su figura representaba y su sustitución por otros valores, aparentemente más atractivos.

3. El desinterés general (a nivel individual y social) por la cultura como elemento integrador de la formación humanística.

Todas estas circunstancias y algunas otras inciden en la variación del comportamiento seguido por estos informantes. Recelosos en algunos casos y avergonzados de su propio conocimiento (que sospechan improcedente o anacrónico) en otros, guardan para sí los recuerdos y sensaciones vividos en su juventud. El narrador, caracterizado casi siempre por ejercer su misión sin ningún tipo de dudas (comprendiendo lo transmitido aunque no llegara a analizar su significado o simbolismo) parece haber tomado otra postura ante una sociedad que no aprecia la significación e importancia de esa tarea secular. En cualquier caso, la situación modifica la actitud del informante ante el recopilador y obliga a éste a variar sus métodos de encuesta, sensibilizándose más ante el problema humano y social que tales cambios plantean.