Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 2014 en la Revista de Folklore número 387.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 387 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


En la última década se ha estado trabajando, desde distintas instituciones y desde perspectivas complementarias, en una serie de proyectos que tienden a convergir en la plataforma de Bolonia, aparentemente la solución pactada y necesaria para la solución de los problemas paneuropeos culturales y de educación. Algunos de esos proyectos han mostrado asimismo ese sentido práctico existente hoy en casi todos los sectores sociales que parece dar más importancia a la destreza en el ejercicio de cualquier profesión —incluso las artísticas— que al conocimiento, en detrimento de las posibilidades que este ofrece y en apoyo de una especialización a ultranza que en muchas ocasiones descontextualiza el saber y sus fuentes. Evidentemente, tan importante es saber como demostrar que se sabe, y en ese sentido los alumnos deben recibir conocimientos, pero también adquirir un criterio para utilizar esos conocimientos como recursos y ser capaces de interrelacionar contenidos sin prejuicios, y eso debe hacerse desde el comienzo del aprendizaje, no creando dos etapas distintas y sucesivas o dos tendencias contradictorias.

Desde hace mucho tiempo y no se sabe bien por qué razón, las enseñanzas regladas aceptan con dificultad o con serias reticencias los estudios sobre oratoria. En esa actitud, probablemente, pesan demasiado dos rémoras difíciles de superar si no se aborda la situación con una mentalidad renovada y abierta: que la comunicación entre personas ha encontrado medios más eficaces en las nuevas tecnologías y que todo vale a la hora de expresarse. Sin embargo, la realidad ha demostrado obstinadamente que el único sistema que puede funcionar con rendimiento es aquel que basa el aprendizaje y la especialización en recursos. Recursos adecuados y apropiados a cada situación. Si uno quiere expresar algo verbalmente y pretende que le escuchen con atención debe hacer uso de fórmulas que el individuo ha venido usando desde hace siglos y que siguen siendo tan útiles como las fórmulas antiguas que ya Cicerón fijó dividiéndolas en cinco momentos de un proceso: inventio (que es la creación de una idea), dispositio (que es la articulación del discurso que se pretende hacer en diferentes partes), elocutio (en la que la elegancia y destreza del discurso atraen al auditorio), memoria (que es la facultad para recordar ordenadamente las partes y términos del discurso) y actio (que es la facultad de pronunciar, entonar y traducir en gestos ese mismo discurso).

En el fondo, los mismos elementos utilizados por el cantor popular, especializado en cantos y relatos, para transmitir a su auditorio la sabiduría antigua.