Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LOS QUINTOS

MARTIN CEBRIAN, Modesto

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 43.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 43 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


En el pueblo vallisoletano de Villabrágima la figura del quinto va generalmente unida a un llegar a la mayoría de edad y de inserción reconocida en la vida social de la comunidad.

Los quintos, los mozos nacidos en un mismo año y que se deben incorporar a filas, realizan en el año de ser tallados y sorteados una serie de actividades que enmarcan algunas costumbres del pueblo.

Así, la víspera del segundo domingo del mes de marzo, domingo de la talla, todos los quintos organizan una "noche de juerga". Colocando en la Plaza Mayor un carro de leña, a las doce de la noche la "prenden" y después de bailar, cantar y beber van todos juntos a cenar para volver posteriormente a la hoguera y estar toda la noche danzando a su alrededor intentando que no se apague. Para esto hurtarán la leña precisa de las tenadas. Esta costumbre, aunque se va perdiendo, todavía algunos años se realiza.

A media tarde del día treinta de abril, todos los quintos se reúnen en la Plaza Mayor del pueblo y con hachas, sogas, dos ruedas de carro unidas por un eje y unos garrafones de vino se dirigen a la arboleda donde cortarán el chopo que el Ayuntamiento les ha concedido. Con el Mayo, designación que se da al chopo cortado, recorren la calle principal del pueblo, cantando y ofreciendo vino a todos los transeúntes hasta que llegan al lugar donde lo "plantarán". Sobre la media noche, con la ayuda de sogas y la fuerza conjunta de todos, logran alzarlo y enterrar su base hasta conseguir la verticalidad y sujeción. Han sido muchos los sudores para conseguir alzarlo ya que la gente del pueblo que va a ayudar a subirlo, en realidad lo que hace es contrarrestar fuerzas para poder decir: "Vaya quintos que hay este año que no pueden subir el Mayo". Cuando un quinto consigue desatar la soga que ha servido de brazo para la subida, el Mayo queda apuntalado hacia el cielo y los adornos: naranjas, manzanas, caramelos y un cartel escrito con un ¡Viva los quintos!, atados a la copa, dan idea del árbol conquistado que intenta ser escalado por mozos que pretenden conseguir algún adorno, aunque las manos, sudorosas y con ampollas, frustran casi siempre tal propósito. La merienda-cena, que dura hasta el amanecer, repone las fuerzas desgastadas y prepara para la fiesta del pueblo: Festividad de la Santa Cruz, que se celebrará tres días después.

El día cuatro de mayo, segunda jornada de fiesta, todos los quintos se reúnen a las doce del mediodía en la Plaza Mayor y con sus caballos se dirigen, tras la Corporación Municipal, la banda de música y las gentes del pueblo, hacia el lugar donde correrán las cintas, actividad que ha suplantado a la antigua carrera de gallos y conejos, donde los quintos compraban dichos animales y, atándolos por las patas, los colgaban de una soga y, a galope de caballo, intentaban arrancarles el pescuezo, teniendo posteriormente una merienda por "pandas" con los gallos y conejos conquistados.

La carrera de cintas de ese día solamente es para los quintos, ellos han sido quienes las han comprado. Dos de ellos se dirigen hacia el lugar de presidencia y piden permiso al señor Alcalde para poder correrlas; concedido el permiso, todos los jinetes dan el paseillo. El cajón, sostenido por una cuerda y dos palos, que custodia seis cintas, asciende y la sospresa aguarda: ¿Quién conseguirá coger más cintas?, ¿quién quedará "zapatero"? (1), ¿quién conquistará la "cinta pega"? (2) y, por último, ¿quién conseguirá la "cinta de los puros"? (3).

El galopar de los caballos y el ruido que producen las picas (4) al chocar contra el cajón dan un ambiente emocional que irrumpe en aplausos cuando una cinta es conquistada. El quinto que lo ha logrado se dirige a la presidencia y tras pedir su concesión (5), el señor Alcalde ratifica o rectifica el logro por haberse conseguido de una forma no reglamentaria (ir a poca velocidad, cogerla con la mano o dejarla caer en la carrera). El quinto que ha visto conseguido su logro se dirige al lugar donde está ubicada la moza de su gusto y, bajo las notas de la banda musical, con gesto de gallardía, regala la cinta, que la moza se coloca en su cuello (6). Siguen las vueltas con los caballos hasta que las cintas se acaban y un ambiente de música y jolgorio envuelve al pueblo y sobre todo a los quintos.

Las canciones que acompañan a las actividades populares de los quintos han sido en algunos casos compuestas por ellos mismos y en otros por las gentes del lugar. Presentamos ahora las canciones que hemos podido recopilar en dicha localidad, junto con algún romance que hace mención al tema y que ha sido recopilado también en la misma población.

-1-

Quintos del cuarenta y uno
que mala suerte habéis tenido
después de hacer el verano
os llevan para el servicio.

Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero
regimiento San Quintín
primera línea de fuego.

Quintos del cuarenta y uno
qué pocas os van quedando
el jueves al medio día
al frente ya váis chutando.

Si me quieres escribir
ya sabes mi paradero
regimiento San Quintín
primera línea de fuego.

La quinta del cuarenta y uno
los mejores del cuartel
y si alguno se resiste
todos vamos a por él.

-2-

Adiós campo San Isidro
campos de mis instrucciones
ya se acabaron para mí
derechas y variaciones.

Las variaciones son malas
las derechas son peores
en tocando rompa filas
se alegran los corazones.

-3-

Los quintos, los quintos
los van a llevar
pobrecitas novias
como llorarán.

Las que lloran son las madres
que las novias no lo sienten
que quedan cuatro chavales
y con ellos se divierten.

Los quintos...

-4-

Quinto, si te echas novia
échatela entre semana
porque los días de fiesta
la más marrana se lava.

Quinto, si te echas novia
échatela como yo
si tiene las tetas blandas
el pájaro ya voló.

-5-

El lunes de carnaval
debido a la borrachera
cogimos el carro de Millán
lo tiramos a las eras.

Y Millán como es así
corría tras de nosotros
y al saltar por el vallado
se ha partido el dedo gordo.

Y a las dos horas justas
el aguacil fue a avisarnos
que le diéramos diez duros
y pusiéramos bien el carro.

-6-

Cuando yo me fui al servicio
al despedirme de ti
tú me besabas llorando
y te echabas sobre mí
y llorando me decías:

Si al servicio tú te vas
toda la ilusión del mundo
para mí se acabará
me han escrito los amigos
y me mandan a decir
que te diviertes con todos
y no te acuerdas de mí.

De todos los pueblos
van viniendo quintos
que pronto el servicio
les harán hacer
los primeros pelos
después a la ducha
el pantalón ancho
la guerrera corta
y luego las botas
del cuarenta y tres
y por mucho que te esmeres
nunca podrás estar bien
se te caerán los botones
aunque les sujetes bien.

Quintillo, pobre quintillo
y aquí empieza su calvario
no llores ni desesperes
piensa que estarás tres años
sujeto de tus placeres;
sufre con paciencia y calma
que ya llegará si quiere
el día que de aquí salgas.

Si un domingo claro
te toca cocina
de pelar patatas
no te has de escapar
mira que el ranchero
está ya muy viejo
y por mucho que hociques
tú has de pringar.

Y si se entera el sargento
entonces te la has cargao.

Quintillo, pobre quintillo
y aquí empieza tu calvario
no llores ni desesperes
piensa que estarás tres años
sujeto de tus placeres
sufre con paciencia y calma
que ya llegará si quieres
el día que de aquí salgas.

-7-

-¿Qué tienes marinerito?
¿Qué tienes que no te alegras?
¿Es que te marea la mar
o el humo de las calderas?

-No me marea la mar
ni el humo de las calderas,
el día que me casé
me trajeron para la guerra
y allí quedé a mi mujer
casada, viuda y soltera.

-¿Tan bonita es tu mujer
que tanto te acuerdas de ella?
Echó la mano al bolsillo
la foto ha sacado de ella.

La ha cogido el capitán
prendadito quedó de ella:

-Vete con Dios, soldadito,
márchate para tu tierra
que por un soldado menos
nunca se perdió la guerra.

-8-

El veinte de Junio
¡oh! Dios amado
una bala mi pecho
me ha atravesado
la muerte ya me llama
madre querida
hoy te mando esta carta
de despedida.

Madre querida
madre querida
sólo por ti lo siento
perder la vida.
Dale a mis hermanitos
madre querida
un besito en recuerdo
de despedida;
diles que no se olviden
madre adorada
de aquellos tiernos besos
que yo les daba.

Madre querida
madre querida
sólo por ti lo siento
perder la vida.
Madre, dile a María
que sea dichosa
que mi muerte le priva
de ser mi esposa
dila que me perdone
si la he ofendido
al no poder cumplir
lo prometido.

Madre querida
madre querida
sólo por ti lo siento
perder la vida.

Al lado de mi lecho
rezan con calma
dos monjas que encomiendan
a Dios mi alma
y con dulce cariño
ponen de fijo
sobre mi cabecera
un crucifijo.

Madre adorada
madre adorada
hoy fallece aquel hijo
que tanto amabas.

Tu retrato le tengo
madre querida
tu retrato le tengo
junto a la herida;
¡ay! madre mía
qué triste es esto
morir sin que tus labios
me den un beso.

Madre adorada
madre adorada
hoy fallece aquel hijo
que tanto amabas.

No llores madre mía
porque yo muera
que cubrirán mi cuerpo
con la bandera;
sólo siento dejarte
desamparada
y no darte un abrazo
madre adorada.

Madre adorada
madre adorada
hoy fallece aquel hijo
que tanto amabas.

-9-

Tarde antes tranquila
se agita e inquieta ahora
por ella cruzan vientos
de bélica emoción;
dispuestos a la lucha
los mozos se preparan
que va a partir en breve
del pueblo un batallón.

Al pie de la iglesia
Rosina solloza
porque a la guerra
también va su amor;
mientras ella lloraba
él feliz sonríe
y canta esta copla
con cálida voz.

Por valiente
he de ganarme (bis)
una cruz deslumbradora
pa verla sobre tu pecho
el día de nuestra boda (bis).

Y allá la lucha fiera
por fin se terminó
allá por el camino
cubierto de laureles
regresa hacia la aldea
el bravo batallón.

Al pie de la iglesia
la amante Rosina
con gran amargura
les ve desfilar
y al ver que entre ellos
no llega
aquel de su gozo
entonó este cantar:
Por valiente he de ganarme (bis)
una cruz deslumbradora
pa verla sobre tu pecho
el día de nuestra boda (bis).

Allá por el camino
sin bélicos clamores
regresa triste y solo
y mozo hacia el lugar,
despojo de la guerra
perdió en ella la vista
a tientas caminando
buscando el pueblo va.

La amante Rosina
le sale al encuentro
en un solo abrazo
se funden los dos
el ciego arrancando
la cruz de su pecho
le dice a la moza
con trémula voz:

Con orgullo has de lucirla (bis)
porque está muy bien ganada
me ha costado no poder ver más
la gloria de tu cara (bis).

-10 -

-Adiós España
gritó un soldado
al despedirse
de su nación;
adiós mis padres
adiós hermanos
adiós Amelia
del corazón.

Si por desgracia
en Ceuta muero
nunca te olvides
del que te amó.

-Marcha soldado
marcha tranquilo
vete dispuesto
a pelear
que soy Amelia
la que te quiere
y la que nunca
te olvidará.

Hacía tres meses
que en Ceuta estaba
y una carta
él recibió
era de Amelia
la que él quería
la que le dice
que se casó.

Pobre soldado
qué triste estaba
cayó en el suelo
sin compasión
y una morita
que allí se hallaba
gritó: -Soldado
aquí estoy yo;
no tengo padre
ni tengo madre
ni tengo hermanos
ni tengo amor
si tú quisieras
noble soldado
nos casaríamos
juntos los dos.

Hacía seis meses
que en Ceuta estaba
y otra carta
él recibió
era de Amelia
la que él quería
la que le dice
que ya enviudó.

-Tu bien viudita
yo bien casado
con una mora
que me apañó;
viva mi mora
viva mi mora
que mis penitas me consoló (7).

____________
(1) Al quinto que no consigue ninguna cinta se le llama zapatero.

(2) Nombre que se da a la cinta de mayor longitud y de diversos colores.

(3) Nombre que se da a la cinta del color de la bandera nacional, significando dicho logro el tener que pagar un puro a cada uno de los quintos.

(4) Trozo cilíndrico de madera acabado en punta que es construido por cada quinto. Se le suele colocar distintos adornos, como pueden ser unos pompones.

(5) La petición de concesión se realiza poniendo la pica en la frente en forma de saludo militar y diciendo: "¿Está bien?".

(6) El regalar una cinta a una moza determinada es una forma de declarar su simpatía hacia ella o bien el descubrir un incipiente noviazgo que la gente suele desconocer.

(7) Los informantes de las canciones han sido: Alejandro Villarragut, Félix Cebrián, Manuel Pérez, Froilana Calvo y Modesto Martín.