Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 46.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 46 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Conversando con dulzaineros de antaño acerca de las fiestas de su tiempo -y lejos de actitudes nostálgicas-, se echan de menos muchas cosas al contemplar el panorama actual. Y no nos referimos a la gran cantidad de temas que, por lógica, ha ido desapareciendo del repertorio habitual del ejecutante al ser sustituidos por otros más modernos que, con el tiempo y la propia acción de los intérpretes se han de ir haciendo tradicionales, sino a los ritmos que en Castilla y en León eran variadísimos y, probablemente, nuestro mejor tesoro musical. Ritmos aksak, sincopados o formas polirrítmicas que caracterizaban el folklore de esta zona por su dificultad y belleza. No sería exagerado decir que, en este aspecto, el empobrecimiento ha sido casi total; la actualidad nos ofrece una muestra bien exigua de temas de ese tipo frente a multitud de melodías en ritmo binario o ternario y en compases de 6/8 ó 3/4. ¿A qué se debe este fenómeno? Por una parte, se podría responder que al notable menosprecio en que cayó la profesión de músico tradicional o ambulante frente a otras formaciones o grupos que hacían música más sofisticada con instrumentos técnicamente más perfectos. El dulzainero solía compaginar su profesión con otra que le permitiese vivir con más o menos dignidad en la época invernal (con escasas fiestas a las que poder asistir) y, llegado el momento de elegir, prefirió emigrar o dedicarse a otros instrumentos más lucrativos. Sin embargo, el vacío que tal abandono produjo (salvo escasas y preciosas excepciones) no explica suficientemente la desaparición de los ritmos, por lo que dedicaremos nuestro próximo editorial a este tema.