Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 47.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 47 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Decíamos en el número anterior que una de las causas que motivó la crisis de dulzaineros y por tanto de su repertorio, riquísimo en formas rítmicas y melódicas, fue el abandono de la profesión por parte de tantos buenos intérpretes, motivado por razones sociales o económicas. Otra causa, tan grave como la anterior pudo ser la desritualización inconsciente y progresiva del oficio: el dulzainero, antes de serlo, debía de pasar por un período largo de aprendizaje en el tamboril, lo que le daba fluidez en el manejo de las baquetas y una familiaridad especial con los ritmos más difíciles. Al llegar el momento de su presentación como dulzainero (los hijos acompañaban al tamboril a los padres, y sólo a determinada edad se les consideraba ya dignos de sustituir o acompañar al progenitor) ya sabía cómo construir cada tema musical; tenía los cimientos rítmicos y, sobre ellos, edificaba la melodía con más o menos gusto según sus aptitudes.

Puede que en la actualidad los afanes desmitificadores hayan llegado hasta estos terrenos, confundiendo a algunos jóvenes y haciéndoles pensar que la dulzaina se puede dominar en dos días. No; para eso y muchas otras cosas se requiere un enorme sacrificio: que pregunten si no a los viejos intérpretes cuántas horas pasaban a vueltas con el "raque parraque" o el "que me la han tentao" intentando dominar por fas o por nefas un ritmo complicado. ¿Qué conclusión podemos sacar de todo esto? Creemos que, al menos, una positiva: tenemos un largo camino para podernos superar. El hecho de que la sociedad actual desprecie o eluda todo lo que suponga un esfuerzo o una disciplina, no es razón suficiente para que, por tal causa, desdeñemos una riqueza cultural tan abundante y valiosa que, además, nos identifica.