Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Las canciones tradicionales y los niños más pequeños (en Cataluña

GIMENEZ, Toni

Publicado en el año 1984 en la Revista de Folklore número 47.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 47 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Uno de los lugares donde más se trabaja el folklore, en su rama de canción tradicional, es en los parvularios, guarderías y jardines de infancia. Es aquí donde se enseñan las primeras canciones, donde las niñas y los niños entran en contacto con el folklore de su tierra.

En Cataluña se trabaja un grupo de canciones, en los parvularios, que todos los niños y niñas conocen. Sea cual sea su barrio, ciudad o pueblo, sean o no nacidos en tierras catalanas, todos los niños conocen un grupo determinado de canciones populares.

Si profundizamos en el tema, sin embargo, vemos que el interés de las educadoras o los educadores no es (la gran mayoría de las veces) mantener vivo el folklore de nuestra tierra, sino más bien usar este material como medio para educar diferentes aspectos de los pequeños. Material para pasar un buen rato cantando o para distraerlos, al mismo tiempo que se van introduciendo centros de interés determinados (conocimiento del cuerpo, diferencia entre derecha e izquierda, delante-atrás...).

¡Es una lástima! pero es así, esta es la realidad; se mantiene viva esta parte del folklore porque son muy útiles esas canciones y por otra parte hay poco material nuevo que renueve ese material tradicional. Se mantiene como esquema de cantar las mismas canciones. Por otra parte este hecho es una suerte, ya que hace que este pequeño material no tan sólo no muera ni desaparezca sino que sea aprendido por todos los niños y niñas catalanes, con la seguridad que las cosas aprendidas de pequeños no se olvidan nunca... Luego los estudios de "básica" ya harán lo posible para que ese folklore quede apartado y se introduzcan otro tipo de canciones (o en muchos casos ya ni se trabajen canciones nuevas...). Dependerá de los padres o de la escuela, la formación musical completa del niño.

De otro lado estas canciones, cada una tiene su "historial" y como veremos algunas eran usadas para fines concretos, en momentos concretos y a veces danzadas por gente mayor, con su propia coreografía... Todo esto se ha perdido... Ha quedado la canción que se canta en cualquier momento, sin darle una importancia completa, sin explicar nada más. Pero ¿cómo decirles y explicarles a los niños de ahora, acostumbrados a la televisión, al vídeo, a la agresividad, acostumbrados a cantar poco, manipulados por la comercialidad... que esas canciones sólo se pueden cantar en determinados momentos? Canciones que tienen su relación directa con la naturaleza (la mayoría de veces) y que en determinados aspectos los niños de hoy en día casi ni conocen. La canción "L'arc de Sant Martí" se cantaba cuando salía el arco iris, ¿cuántos niños, hoy en día, han visto el arco iris? ¿Cuántos niños han visto llover, a sus tres años, hoy en día?...Si casi ni llueve... ¿Cómo pueden ver el arco iris?... Todas estas preguntas me las planteo cuando veo, que haciendo mi trabajo de cantar por las escuelas, los niños están en una línea diferente...Y es cierto que las cantan y les gustan, pero ¿comprenden su significado? ¿Vale la pena cantarlas para no perderlas sabiendo que su verdadero "folklore" lo han perdido?

Tenemos una gran ventaja con los pequeños: que son muy puros y se les puede hacer vibrar por cualquier cosa. Es esto lo que debemos aprovechar; aún no están manipulados por las casas comerciales; aún ríen inocentemente; son sencillos y captan muy rápidamente cualquier cosa...

Pasemos a ver ahora, cada una de las canciones del grupo de canciones que aprenden en Cataluña, los niños pequeños. Cuál es su origen, su explicación folklórica (para eso he consultado obras del folklorista catalán Joan Amades y de la pedagoga musical Montserrat Busqué) y la utilización que tienen ahora en los centros de educación.

El grupo de canciones es:

En Joan petit quan balla
El gegant del pi
Plou i fa sol
Sol, solet
Cargol treu banya
La lluna, la pruna
Olles, olles de vi blanc

EN JOAN PETIT QUAN BALLA

Aquí se trabajan las diferentes partes del cuerpo

Es importante que el niño gesticule y vaya conociendo y descubriendo, por él mismo, su cuerpo.

Joan Amades nos dice:

"...Es un juego o baile conocido y cantado por toda la cadena pirenaica...". "...Se bailaba en Carnaval....". "...Era un baile de gente mayor, de sentido erótico...". Ahora es una canción para niños, que la juegan, tocando cada parte del cuerpo que van nombrando, al suelo.

En Jan petit com balla,
balla, balla, balla.
En Jan petit com balla,
balla amb el dit.

Amb el dit, dit, dit,
ara balla en Jan petit.

Amb la má, má, má,
amb el dit, dit, dit,
ara balla en Jan petit, etc.

EL GEGANT DEL PI

Canción que se usaba para baile de gigantes.

Ahora, en las fiestas se usa. Pero en los parvularios, se trabaja el centro de interés de la altura... Los niños se ponen de puntitas sobre sus pies y van dando vueltas, con los brazos bien levantados, sobre ellos mismos, a manera de gigante. Va bien para trabajar la lateralidad.

El gegant del Pi
ara balla, ara balla,
el gegant del Pi
ara balla pel camí

PLOU I FA SOL

Se cantaba cuando llovía y hacía sol al mismo tiempo.

Se acompañaba esta canción con otra que es "L'arc de Sant Martí". Hay diferentes variantes.

Hoy en día como el hecho de llover se da muy poco, se usa como canción gesticulada.

"Porten dol", quiere decir que llevan luto y queda, esta frase, desfasada para niños tan pequeños... Es difícil de explicar lo que es llevar luto... Sabiendo que aquí no lo llevan porque alguien ha muerto... Quién sabe cuál sería la intención de la persona que hizo la canción.

Plou i fa sol,
les bruixes es pentinen;
plou i fa sol,
les bruixes porten dol.

SOL, SOIET

La cantaban los niños en los días nublados y cuando no había sol. Hay un gran número de variantes.

Hoy en día se usa para lo mismo. Los niños gesticulan la canción. Conocimiento del sol y del frío.

Sol solet
viene'm a veure,
vine'm a veure,

CARGOL TREU BANYA

Canción que se usaba cuando, después de llover, los niños iban a buscar caracoles... Hoy en día esto casi no se hace, ni mucho menos en las ciudades. Se usa, pues, como canción gesticulada.

Cargol treu banva
puja a la muntanya.
Cargol treu vi
puja al muntanyí.
Cargol treu banva
puja a la muntanya.
Carpol bover,
jo també vindré.

LA LLUNA, LA PRUNA

Canción que se usaba cuando salía la luna llena.

Era cantada por los vendimiadores en las comarcas donde se recoge la uva para hacer vinos... En otros lugares de Cataluña se hacía un juego sencillo (a manera de farandola) saltando a ritmo de la canción.

Se usa ahora para conocimiento de la luna, es una de las canciones que más gusta a los niños por su aire tranquilo y romántico.

La lluna, la pruna,
vestida de dol,
el pare la crida,
la mare la vol.

La lluna, la pruna.
i el sol mariner,
son pare la crida
i sa mare també.

OLLES, OLLES DE VI BLANC

Cancioncilla que se usaba para provocar lluvia (de este tipo de cancioncillas para provocar lluvia hay en el folklore de todos los países). "Olles, olles de vi blanc" ("Ollas, ollas de vino blanco") quería dar a entender las balsas de agua que deja la lluvia. La cantaban mucho las niñas y la hacían en "ball rodó" (especie de corro).

Ahora se usa como danza fácil. Los niños, cogidos de las manos, van andando mientras se canta la canción... Cuando se dice el nombre de la niña o el niño escogido, éste se gira y se queda mirando hacia afuera; se coge de las manos de los otros y se vuelve a empezar, hasta que todos se quedan mirando para fuera (si los niños son pocos y no están cansados se hace el juego al revés hasta que todos vuelven a estar mirando hacia dentro).

Olles, olles de vi blanc,
totes són plenes de fang,
de fang i de maduixa,
gira la caduixa
quie es girará?
la o el (el nom) será.

Bien, aquí hemos visto, por encima, estas canciones tradicionales, su función de ahora, lo que han ganado y lo que han perdido. Este es el folklore en las escuelas para pequeños, en lo que hace referencia a las canciones. ¿Es bueno?, ¿es malo? ¿Es folklore o no lo es?...

Cada uno puede juzgar. Lo que sí es cierto es que hay algo que no se ha perdido y que siendo tradicional sigue siendo útil para los niños y educadores... Eso es muy importante en la era de la computadora y el vídeo. Ojalá nunca se pierda y que esos niños que ahora llevan algo de folklore dentro no lo pierdan. El hecho de volver a nuestras raíces es mucho más complejo de lo que parece, con ello ganamos muchas cosas a la vez: sensibilidad, alegría, originalidad, creatividad, paz interior...