Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

La entrada de moros y cristianos de Peñalén (Guadalajara), en 1953

LOPEZ DE LOS MOZOS, José Ramón

Publicado en el año 2016 en la Revista de Folklore número 418.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 418 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Introducción

Cada día son mejor conocidas las fiestas de Moros y Cristianos que se celebraron en los pueblos de la provincia de Guadalajara. Una de ellas es la que se celebraba en Peñalén —la denominada Entrada de Moros y Cristianos—, de la que hemos podido conocer algunos datos que seguidamente ofrecemos al lector interesado.

Parece ser que fue un vecino del pueblo —conocido como el «tío Urbano»— quien consiguió los textos, que más adelante veremos, en alguno de los pueblos cercanos que ya habían dejado de celebrar esta fiesta muchos años antes.

El grupo encargado de la representación de Peñalén estaba compuesto por dos bandos: cuatro cristianos y cuatro moros, además de un ángel, y todos vestían de forma adecuada a su papel, engalanando llamativamente las mulas y los caballos que montaban a lo largo de la representación. Muchas personas mayores del pueblo recuerdan todavía que la última vez que se enfrentaron los moros y cristianos fue el año 1953[1], aunque hay constancia —incluso recogida gráficamente a través de una fotografía de rancio color sepia— de que se celebró otra representación en 1940.

Como en todos los enfrentamientos de este tipo, los actos consistían principalmente en encontronazos entre ambas tropas (que iban armadas con espadas de madera): sonoras escaramuzas callejeras, envíos de embajadas mediante las que conseguir la rendición del contrario y, tras el último combate, la celebración de la victoria lograda por los cristianos y la conversión de los moros al cristianismo. Como siempre ocurre en estos casos, queda patente, una vez más, el predominio del Bien (cristianos) sobre el Mal (moros).

El mismo Saturnino recuerda que la obra se representó en primer lugar el día de San Antonio y, más tarde, el de la Virgen de la Torre (15 de septiembre), y que el primer encontronazo tuvo lugar debajo de la plaza. Otro vecino de Peñalén, Emilio Martínez, también recuerda que los cristianos salían de la iglesia portadores de la imagen de la patrona del lugar (la Virgen de la Torre) y que, al poco, se encontraban con las tropas moras, momento en que comenzaban a tirar cuatro cohetes para aprovechar la oportunidad y declamar:

Parece haberse sentido

Unas descargas lejanas,

Han sido los turcos

O las tropas mahometanas.

Unos llegaban desde la plaza de toros y otros desde las Cuatro Esquinas, parlamentando entre ellos, pero sin llegar a acuerdo alguno, por lo que se entablaban dos combates.

En el primero de ellos ganaban los moros, que se quedaban en poder de la imagen de la Virgen que los cristianos habían conducido al combate para que los protegiese, y que querían recuperar, por lo que se establecía un nuevo parlamento entre ambos embajadores, sin que los moros se la quisieran devolver de no mediar el correspondiente desafío.

En el segundo combate, que sucedía en el frontón, los cristianos aprovechaban la ocasión para pronunciar diversos loores en exaltación de la Virgen.

Tras este segundo encuentro, ante la aparición del ángel, los moros firman su rendición y se convierten al cristianismo.

El texto[2]

El texto que ha llegado hasta nuestros días es una copia manuscrita, escrita a tinta a dos columnas, relativamente moderna (1953), de la que se conservan siete hojas de tamaño algo menor que la cuartilla (17,5 × 14 cm).

Es el que sigue a continuación:


[Hoja 1][3]

Muleabas[4] Pág. 2

[Columna izquierda]

[…]

de cólera estoy que ardo

no se como no reviento

en ver que estan provocando

con su grande devoción

a los turcos al infierno

haber si se relaja

su devoción por momentos

cada día con más fuerza

como olivo va creciendo

yo he de arrancar la raiz

en ese árbol de tanto premio

que tienen con tanta estima

sofocandola en el templo

vamos a dar el asalto

y quede todo dispuesto

de modo que éste pueblo

ya no descanse un momento

quede todo prevenido

para operar al momento

los retenes prevenidos

fortificados los puestos

los cañones apuntando

a la columna del templo

[Columna derecha]

hasta que vea sus torres

dando vista a sus cimientos

mi rostro alegre y sereno

cuando vea reducido

a cenizas este pueblo

aun Roma no esta segura

del mango de mi acero

aun he de quemar la villa

del sucesor de San Pedro

ya no hay compasión de nadie

desde el mas niño al mas viejo

seran todos degollados

sino dejan con contento

la ley del crucificado

y abrazan los ritos nuestros

¿cristianos soy general de los moros

y me parece que pronto

os veré rendido todos

sino me falta el acero

o ser cobarde nosotros

D. Carlos veras tu sangre correr

Muleabas

Ya me tienes prevenido


[Hoja 2]

[Columna izquierda]

como valiente guerrero

pues sino de despedazo

te llevaré prisionero

y a esta mujer que tu guardas

le voy a cortar el cuello

Angel a la gloria celestial

Muleabas

¡Aguarda! espera…

por donde esta luz sea marchada

¿Angel bello?

eres del cielo enviado

pero te quiere tu madre

cuando te envie a mi lado

sabiendo que de ti soy

un enemigo contrario

y que pudieras morir

en estas crueles manos

más no quiero Angel humano

porque tengo compasión

y eres de muy pocos años

y [ ] las tierras [ ]

que mueras entre mis manos

verte envuelto entre sangre

[Columna derecha]

Dime lo que has hablado

que quieres de mi sacar

que reniegue de Mahoma

para esta Virgen adorar

yo ser traidor a Mahoma

yo a Mahoma renegar

eso no pero… hay cielo

que me acaban de avisar

de que yo siga esta imagen

¿la seguiré? ¡haré mal!

vámonos de este sitio

para en otro pelear

¿Cristianos?

sabed que no hay cobardía

para nuestra retirada

sabed ese Angel me aterra

con su brillante mirada

a mi no me desmaya

antes morir que vencidos

hasta lograr confundirlos

a estos cristianos impíos

D. Carlos con nuestro generoso encanto


[Hoja 3]

Muleabas Pág. 3

[Columna izquierda]

que entonces somos perdidos

si se nos marcha D. Carlos

y manda que se concentren

sus tropas en este campo

[se marcha la procesión

etcétera.]

Ricarte Dios te guarde jefe moro.

Muleabas

y a ti embajador cristiano

Ricarte contestación clara

Maleabas

Dinos cristiano atrevido

quien ha sido el que ha dado

la suelta de mi castillo

Ricarte campo hemos venido

Muleabas

Marchate traidor infame

y dile a tu general

que no te entrego la imagen

que si quiere pelear

que lo espero en este sitio

y como fiero Baban

lo tengo de hacer pedazos

[Columna derecha]

y asi podrá escarmentar

ese general cristiano

y verá su ceguedad

como queda sucumbida

por toda una eternidad

D. Carlos Dios te guarde jefe moro

Muleabas

A ti general cristiano

D. Carlos y convertiros cristianos

Muleabas

No te entrego yo la imagen

sino la ganas primero

que ha costado mucha sangre

a mis soldados soberbios

y asi presente a las armas

ríndete prisionero

que antes que se ponga en sol

será quemado tu cuerpo

y aventada tu ceniza

en la plaza de este pueblo

y servirá de alegría

a mi ejercito soberbio

y no te valdrá tu Dios

ni ese tu constante acero


[Hoja 4]

[Columna izquierda]

Taré ni que corra como un rio

Muleabas

Soldados mios valientes

no temais a lo que venga

que Mahoma nos ayuda

a ganar esta pelea

(chocan las armas)

Angel nuestra fe.

Muleabas

Parece que me ha caído

todo el globo de a tierra

y con su peso oprimido

sin que removerme pueda

¿qué es esto que me pasa

No se lo que estoy oyendo

Si será la voz del angel

o será algún ensueño

¿Soldados? Soy Muleabas!

Angel mio! volved otra vez hablar.

ay pero para un impio

y piedras para un hereje

que fue soberbio y altivo

Angel el Bautismo

Muleabas

[Columna derecha]

No perdamos la ocasión

para todos os la pido

o valiente general

a tus plantas ya rendido

se encuentra todo el valor

de este alfanje bruñido

cuanto vale tu valor

tu gentileza y tu brío

al contemplar tus proezas

mi espíritu sea abatido

mi brazo falto de fuerza

mi intento desvanecido

o prodigio sin igual

esto es todo divino

Esta imagen soberana

en protección sin igual

me domina con destreza

su nombre tan sin igual

pronuncias tu con grandeza

detente valiente espada

suspende tu agudo filo

seré vuestro compañero

si me quieres dar bautismo


[Hoja 5]

[Columna izquierda]

…………………….[5]

……………………..

……………………..

…………………….

la patrona del pueblo

con los filos de mi espada

pedazos haré su cuerpo

¿que responde general

de lo que te llevo dicho

salid si quereis batalla

y sino dejad el sitio

vez que os busca un león

en Volcanes encendido

y pues tubisteis valor

de llegar tan atrevidos

a poner en mi presencia

esa que culto no rindo

[Columna derecha]

……………………..

……………………..

……………………..

¿……………………

como soldado bizarro?

¿que propuestas hiciste

a los perfidos cristianos

Ali…… brazo

Muleabas

Lo habeis pensado ya bien

los cobardes cristianos

yo con la paz os convido

han este fiero esgrimado

más si me direis lugar

al grande alfanje persiano

se saque de su morada


[Hoja 6]

[Columna izquierda]

……………………..

……………………..

……………………..

……………………..

……………….… ganando

si asi lo hiciesen verás

de mi profeta estimado

del gran Sultan muy querido

y directo de senado

esto os tiene grande cuenta

más sino de mi caballo

a Constantinopla irais

a su cola aprisionado

¿no me respondeis?¿decid?

Oliveros de mi Patria

Muleabas

Desde que tuve noticias

[Columna derecha]

……………………..

……………………..

………………………

………………………

a amparo de este pueblo

que nació en este dia

fue coronada en el cielo

y la llaman con mil títulos

estos viles creyentes

amparo de pecadores

refugio de su desconsuelo

alegria en sus empresas

le llaman puerta del cielo

estrella de la mañana

aurora sol y lucero

amparo de los cristianos

y patrona de este pueblo


[Hoja 7]

[Columna izquierda]

O valiente general

cuan impaciente escuchaba

la sentencia de tu lengua

que contra mi vida dabas

refrena tu desvario

y conoce que mi brazo

es potente y vencerá

a tu ejercito esforzado

de cadáveres cristianos

dejaré el campo sembrado

asi como penetra

bajo el sombrio enrramado

de la numerosa pompa

de los fértiles naranjos

el haber llegado aqui

a tu vista sin obstáculo

es de vida la victoria

a mi valor esforzado

no penséis que hay cobardía

ese nuestro alfanje blanco

que si sedientos de sangre

sus dormires penetramos

sin el mas leve temor

[Columna derecha]

Al ejercito cristiano

y en pago de esa respuesta

que a mi embajador has dado

para público escarmiento

he de llevarte al senado

a vista del gran profeta

donde serás castigado

y si esta cruel afrenta

quieres evitar cristiano

abandonas este sitio

y deja libre mi […]

y esa imagen que decis

es amparo de cristianos

la llevaré a la mezquita

de nuestro profeta sacro

y tu con muerte alevosa

pagarás tus desacatos

ya mi Mahoma benigno

me parece le presento

pues los entrego mi alfanje

para que con grande afrentan

sufrais la muerte despues

encendiendo grande hoguera


[Hoja 8]

[Columna izquierda]

vuestros cuerpos serán quemados

y esta imagen tal bella.

D. Carlos y el relincho de caballos

Muleabas

Al suelo todos haber

y en habiendo degollado

a estos fementidos también

se hara después otro tanto

con esa imagen que traen

por […] su gloria y encanto

[………………………..]

los cristianos y su encanto

Oliveros y me quedo desmayado

Muleabas

Os dais todos por vencidos

D. Carlos y el caballo que traemos

Muleabas

Pues entregarnos las armas

los caballos y esa imajen

D. Carlos que hoy rendimos homenaje

Muleabas

Echar delante y despues

veremos lo que se hace

[Columna derecha]

¿con que después de vencidos

aun quereis mandar infames

ya no tengo mas remedio

que postrarme y cobardes

renegar de vuestro Dios

y rendirle homenaje

al gran emperador de Africa

para que Mahoma el grande

los apellide sus hijos

y os libre de toda […]

[……………………]

siempre se nos muestra

y en todas nuestras batallas

ganamos la mayor parte

vosotros sereis testigos

de todas estas verdades

Todos los cristianos separarnos

Muleabas

Vamos valientes soldados

poner en cuerpo de guardia

a este glorioso encanto

y cuidado con los presos

no se nos fuguen al campo


[Hoja 9]

[Columna izquierda]

tambien para mis soldados

en mi nombre os lo pido

solo queremos vivir

para ser arrepentidos

y poner freno a esta lengua

que tanto como la ha ofendido

a este supremo rey

que habita en el cielo imperio

pues ya vencido en batalla

yo te afirmo por quien soy

y te empleo mi palabra

de recibir el bautismo

y asistido con tu gracia

confesar de Dios el nombre

y de tu Madre Sagrada

humilde perdon os pido

de la ceguedad

en que en este mundo he vivido

y profesando la fé

viva Cristo viva Cristo

D. Carlos… las gracias

Muleabas

a nuestra virgen [de] la Torre

[Columna derecha]

consuelo de Cristianismo

seguid mandando las tropas

porque sois nuestro caudillo

pero jamás me olvideis

que pedimos el bautismo

Tare… […] bautismo

Muleabas suplica

Como rey de estos moros

aqui me tiene postrado

para pedir por ellos

que nos lleves a tu lado.

Nos tienes ya convertidos

y como buenos cristianos

defendiendo con la espada

contra los mahometanos

danos valor y ayuda

que quiero sufrir el

martirio

como reciba el bautismo

Fin[6]



NOTAS



[1] Así lo recuerda Saturnino Sanz, que participó en la última representación (1953), donde actuaba la propia gente del pueblo: de angelitos Norberto y Joaquín, los generales eran Florencio por el bando cristiano y Valentín, por el moro; los embajadores fueron Victorino, Emilio y el propio Saturnino, hasta completar los nueve personajes necesarios, que ensayaban sus papeles en el paraje llamado Las Ollas.

[2] Este cuadernillo —que es el que transcribimos— lo conserva la familia de Juan Bautista Rubio, de Peñalén (Guadalajara). Nuestras más sinceras gracias a D.ª Esther Rubio, que nos hizo llegar unas fotocopias del original.

[3] Del cuadernillo que copiamos. Cada «hoja» son dos páginas (recta y vuelta).

[4] Este nombre recuerda al del generalísimo Muley el-Abbás, hermano del sultán de Marruecos, que tanto tuvo que ver en la batalla de Wad-Ras (23 de marzo de 1860). Tal vez alguno de los soldados que participaron en la campaña de Marruecos (1859-1860) era vecino de algunos de los pueblos que rodean Peñalén. Otro de los personajes que figura en la obra es un tal Ricarte, tal vez en recuerdo del general filipino Artemio Ricarte. Más adelante aparecerán otros nombres como D. Carlos, Taré y Oliveros, que nos dan idea de la posible mezcolanza de textos (y épocas) que debió de existir con anterioridad a la redacción «definitiva» del presente texto.

[5] Solamente se conserva la mitad de la hoja.

[6] Un breve resumen de esta fiesta fue publicado, sin firma, en la revista de la Asociación de Amigos de Peñalén, La Encomienda de Peñalén, n.º 6 (agosto 2015), págs. 19-22, del que hemos tomado algunos datos.