Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1985 en la Revista de Folklore número 51.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 51 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Parece que el Carnaval es, entre las fiestas del ciclo anual, la que se muestra más propicia a una recuperación actualizada (al menos en su aspecto festivo) después de un largo período de ocultación. Esta inyección de vitalidad que las Carnestolendas están recibiendo desde distintos estamentos sociales, presenta a nuestro juicio, sin embargo, un par de inconvenientes:

1. El Carnaval no puede tener la misma función que hace años, cuando representaba para el ser humano uno de los pocos momentos en que, a lo largo del año, tenía oportunidad de divertirse, de "echar la casa por la ventana"; nuestra sociedad actual, más abierta, más permisiva, ofrece variadas circunstancias en las que poder practicar ese propósito.

2. Rara vez el Carnaval era organizado y patrocinado por las Autoridades, cosa que sucede actualmente desde multitud de Ayuntamientos, animados sin duda -queremos suponer- del deseo de rescatar expresiones comunitarias válidas para el presente y el futuro de la sociedad. Queda sin embargo así en entredicho una de las constantes carnavalísticas que era la crítica aguda y mordaz contra la Autoridad; casi todas las murgas tenían sus venablos preparados contra los munícipes, quienes veían ridiculizados sus errores, durante los días de fiesta o en la procesión del entierro de la sardina.

Corremos el peligro, en este y otros terrenos, de ir perdiendo la naturalidad -no utilizaremos el término espontaneidad porque también sería incorrecto- Y convertir el Carnaval en algo excesivamente "normalizado" en un video-juego con el que uno pueda divertirse desde su casa.