Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1985 en la Revista de Folklore número 54.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 54 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Desde el momento en que la vida tradicional pasa a convertirse en objeto de estudio en España -cosa que sucede formalmente a partir del último cuarto del pasado siglo-, comienzan a surgir por doquier distintos tipos de cuestionario más o menos especializados, destinados a servir de guía o base para las encuestas de campo. La amplitud y complejidad de tales guiones varía según el trabajo que se intente realizar, el alcance geográfico de la recopilación o la persona o grupo de personas encargados de redactarlos. Por lo general son sucesiones de preguntas con una referencia al pasado, a través de las cuales se pretende conocer qué incidencia ha podido tener el transcurso del tiempo sobre formas de vida pretéritas, los resultados, habitualmente parciales e incompletos, sirven, no obstante, a antropólogos, etnólogos y folkloristas a la hora de apreciar el grado de degeneración (léase el término con el sentido de "alejamiento del origen" ) en que algunas costumbres y usos incurren. Tienen por tanto el valor de lo instantáneo (como una pintura o una fotografía), útil para percibir la relatividad de la cultura tradicional y su capacidad para adoptar, según las circunstancias, formas diversas.

En España son famosos e incluso utilizados en nuestros días -cosa ya más problemática- los cuestionarios de Sebillot (traducido por Antonio Machado y Alvarez en 1882), del Ateneo de Madrid (1901-2) y de Luis de Hoyos (1947).

La propia índole de estos sondeos, frecuentemente fragmentaria e inconclusa, aconseja no utilizar los resultados parcialmente y, cuando ello se haga, advertir acerca del carácter histórico del cuestionario; es preferible crear nuevas encuestas que utilizar fracciones de anteriores formularios.