Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1985 en la Revista de Folklore número 58.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 58 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Con frecuencia el recopilador encuentra en su trabajo de campo a personas que, poco seguras de su memoria, conservan en cuadernos manuscritos todos los temas que, a su juicio, merecen ser anotados. Un simple repaso a esos peculiares cancioneros nos enfrentará a un doble repertorio, dentro del corpus total que cada informante posee: de un lado, hay un repertorio antiguo, "tradicional", del que faltan por copiar a veces los romances y canciones más característicos, "por sabidos"; sólo cuando la longitud del tema o la seriedad de su argumento reclaman una atención especial pasan sus versos al papel. De otro lado hay un repertorio "moderno", es decir, de época; tal grupo está compuesto por canciones y tonadas cuya novedad, unida al recelo de no poder escucharlas de nuevo debido a su carácter pasajero, lleva al informante a anotarlas cuidadosamente (incluso con más atención que aquel otro repertorio "viejo" más tradicionalizado).

En España se ha hecho poco caso -o ninguno de estas tonadas de moda que, sin embargo, han llegado a constituir con el paso del tiempo una firme base para los cancioneros de tipo local. Sólo algún recopilador desprovisto de prejuicios -y, generalmente, no español- se ha atrevido a ofrecer estos temas en sus trabajos sin miedo a considerar su encuesta menos válida. El folklorista español ha preferido siempre mostrar la "joyita" sin pararse a averiguar siquiera si esa joya pertenecía al terreno que él exploraba y sin reparar en que, con el resto de las piedras que le rodeaban, aun no siendo "preciosas" bajo su criterio, podía construir un edificio de mucho más valor.