Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1986 en la Revista de Folklore número 61.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 61 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Si se le pregunta a un especialista en música tradicional de una comarca, acerca de las características que podrían distinguir las canciones que él estudia, de otras de diferentes zonas, responderá, por lo general, con tres o cuatro apreciaciones más o menos atinadas pero, a decir verdad, y si es plenamente honrado consigo mismo, deberá reconocer que ha contestado para salir del paso. En realidad, el estudio de la música étnica está en sus comienzos; desde luego, se han recogido ya muchos ejemplos sonoros, sea por el método de transcribirlos directamente al papel pautado, sea grabándolos en magnetófonos o videocassettes. Ahora llega el momento de aprovechar todo ese material: conviene saber qué rasgos musicales se repiten en culturas limítrofes y qué otros varían, estudiando en éstos, precisamente, los aspectos que parecen más antiguos y aquellos otros que han sido importados o añadidos con posterioridad. A todo ello pueden colaborar los modernos ordenadores, pudiendo crearse programas que faciliten la consecución de metas aparentemente complicadas, en poco tiempo y con un esfuerzo razonable. La transcripción de centenares de melodías de una zona a una misma tonalidad y la división de cada una de aquéllas en frases musicales que permitan establecer programas comparativos, es uno de los primeros pasos. Es cuestión de decisión, porque el material ya está ahí, a disposición de cualquiera.

Esperamos que el año 1986 nos aporte los primeros resultados del análisis y descripción de estilos musicales tradicionales a través de computadora.