Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Bases para un Instituto de Antropología, Folklore y Música

MARCOS AREVALO, Javier

Publicado en el año 1986 en la Revista de Folklore número 70.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 70 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


I.-BASES PARA UN INSTITUTO EXTREMEÑO DE ANTROPOLOGIA, FOLKLORE Y MUSICA (1).

El Estatuto de Autonomía de Extremadura en su Título Preliminar establece que la Comunidad Autónoma tiene entre sus objetivos básicos: "Potenciar las peculiaridades del pueblo extremeño y el afianzamiento de la identidad extremeña a través de la investigación, difusión, conocimiento y desarrollo de los valores históricos y culturales del pueblo extremeño en toda su variedad y riqueza" (Artículo 6.2-g). El apartado 15 del Artículo 7º del Título Primero, expresa: "Compete a la Comunidad Autónoma el fomento de la cultura y defensa del derecho de los extremeños a sus peculiaridades culturales". Más adelante, el Artículo 12 del mismo Título manifiesta más explícitamente si cabe: "Corresponde a la Comunidad la defensa y protección de las peculiaridades de su Derecho consuetudinario y las culturas, así como el acervo de las costumbres y tradiciones populares de la región, respetando, en todo caso, las variantes locales y comarcales".

Creemos y partimos, como el legislador, de una afirmación para nosotros incuestionable: la existencia de una identidad extremeña. Elementos y rasgos culturales manifiestos, símbolos aglutinadores de un sentir y vivir en común, y la propia problemática histórico-estructural de la región así lo testifican.

Entendemos la identidad cultural de Extremadura como el resultado de la transformación y adaptación de un pueblo, el extremeño, a su entorno natural y social en el devenir histórico en un proceso de interacción ininterrumpido.

Sin embargo, como el mismo Estatuto contempla y siguiendo las directrices que marca, consideramos necesaria y urgente la creación de un Organo que sirva de instrumento-coordinador en las tareas de rescate, investigación y divulgación del folklore y música regional, o lo que es lo mismo, un Instituto -nombre que proponemos para tal Organismo- que sea eficaz aparato en las labores de recogida, análisis, interpretación y propagación de los saberes tradicionales de nuestras gentes y pueblos, poniendo especial hincapié en sus costumbres y tradiciones, en sus fiestas, en sus actividades y producciones artesanales, en sus danzas y canciones populares, en definitiva, en las manifestaciones de cultura tradicional, sistemáticamente olvidadas, por otra parte, de los poderes institucionales. Es por lo que, para precisar, matizar e interpretar las peculiaridades culturales de Extremadura, la "extremeñidad" y el "extremeñismo", dicho con otras palabras, la auténtica especificidad regional, no se nos revelan mejores caminos que la institucionalización de, la investigación, la enseñanza y la difusión de la cultura popular a través de un órgano apropiado (el Instituto) y de los Museos de, Artes y Costumbres Populares o Etnográficos comarcales, que, dependientes de los Ayuntamientos, contarían con la asesoría técnica del Instituto y, según los casos y circunstancias, con alguna ayuda económica siempre desglosada del presupuesto de aquél.

En este caminar -como fácilmente se desprende de lo anteriormente expuesto- por definir más claramente la configuración histórico-cultural que representa y es Extremadura, su realidad, estimamos que, en buena medida, corresponde a la Antropología Cultural su ejecución y protagonismo, y al folklore como parte de ella. Su desarrollo teórico, su metodología y su concepción holística de la cultura, esto es, totalista, la hacen especialmente idónea.

Con la división territorial en provincias hecha durante la regencia de María Cristina y el gobierno absolutista moderado de Cea Bermúdez en 1833 por Javier de Burgos, Extremadura comenzará a perfilarse como entidad histórica singular; sin embargo, mientras que en otras áreas del territorio nacional se efectúa una revolución burguesa, en la región se configuran unas nuevas oligarquías urbanas en la línea del Antiguo Régimen, que abortarán todo intento que suponga impulso regional.

Con la desamortización pasan a manos del Estado bienes del clero que, posteriormente, serán vendidos a precios no ajustados a su valor real a la burguesía territorial, quedando, de este modo, las grandes propiedades de los nobles y del clero en poder de la burguesía; por lo que la tradicional situación estructural -explotación y distribución de las tierras en latifundios- perdurará hasta nuestros días.

Será entonces, a partir de la estructuración económica que se generará con la muerte del Antiguo Régimen -materializada en la derogación de los señoríos jurisdiccionales, en la desamortización civil y eclesiástica y en el afianzamiento del latifundismo- cuando se determinará el nacimiento de una gran masa de campesinos sin tierra y pequeños propietarios que, "liberados" del poder señorial caerán en el oscilante y precario mercado de trabajo agrícola, y en el dominio político a través del caciquismo. Infraestructura socioeconómica que irá configurando especialmente en los siglos XIX y XX la cultura del pueblo extremeño. Configuración de la que el extremeño irá tomando conciencia por medio del fenómeno emigratorio. En efecto, el trasvase de población a otras regiones y países pondrá en relación grupos humanos con diferentes formas de expresión, costumbres y modos de resolver los problemas que la vida plantea. Hecho que les permitirá darse cuenta de que participan de unas formas, entre ellos, muy parecidas de concebir el mundo y el hombre, y que, además, son distintas de otras; en definitiva, que poseen una forma particular de cultura. Por todo ello y por lo que en las siguientes hojas exponemos, creemos que el Instituto será un medio eficaz en la obra de concienciación regional, a la vez que un instrumento válido de impulsión dado que, de otro lado, un sistemático y consciente olvido en algunos casos de las manifestaciones de la cultura tradicional a nivel oficial, sitúan a Extremadura en un nivel inadecuado, por debajo de la media de las demás regiones españolas.

En este sentido, convendríamos en señalar, asimismo, que son, como advierte Rodríguez Becerra, precisamente aquellas regiones donde existe una fuerte conciencia regional las que han puesto marcado interés y una notable preocupación por todo lo característico y peculiar acerca de su ser. La relación entre conciencia regional e interés por la singularidad es de naturaleza dialéctica. La existencia de conciencia regional induce, a conocer las bases de esa singularidad, al tiempo que el descubrimiento y divulgación de esas singularidades contribuye a afianzar la conciencia regional.

No debemos olvidar, de otro lado, que fue justamente en Andalucía y en Extremadura donde primeramente se iniciaron hace un siglo los primeros estudios objetivos del folklore; considerando su precaria situación en el presente y el hecho de no contar con institución alguna que abarque los temas que aquí estamos tratando, pensamos que la labor del Instituto cubrirá una laguna importante en los estudios sociales.

Este Instituto, que consideramos debe formarse con carácter autónomo, pero con dependencia orgánica de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura, debe estar dirigido por un director, que contará con la colaboración de un Consejo Asesor.

II.-FUNCIONES Y OBJETIVOS DEL INSTITUTO: DEPARTAMENTOS.

El Instituto debiera tener entre sus funciones y objetivos, además de los ya señalados con carácter general en el Preámbulo del proyecto, los enmarcados dentro de los Departamentos en los que consideramos debe subdividirse y estructurarse el Organismo, y que a continuación exponemos. A saber:

A) Departamento de música.

Comprendería todo lo referente a la música (como expresión popular y como bella arte), es decir: las canciones y danzas populares, las cuestiones concernientes a las Asociaciones Folklórico-Musicales, la designación -por el Consejo Asesor del Instituto- de los grupos folklóricos regionales que representarán a Extremadura en una muestra anual, los de las Comunidades Autónomas y, en colaboración con la Asociación de Coros y Danzas de Badajoz, coordinará la organización de un Festival Internacional de Folklore; asimismo, tendrá a su cargo lo relativo a las Bandas Musicales y, cuando se cree, en conjunción con los Conservatorios, la coordinación de la Orquesta de Jóvenes.

El Departamento, pues, constaría de las siguientes Secciones:

a) Música, Danzas y Canciones Populares.

b) Bandas de Música y Orquesta de Jóvenes.

En las líneas siguientes expresamos detalladamente las funciones y objetivos del Departamento -a nivel de esquema ideal-teórico-: que tanto el Departamento como el Instituto debieran pretender alcanzar a corto y medio plazo:

-Asesoramiento Técnico en materias musicales.
-Campañas para fomentar el interés por la música: charlas y conferencias programadas a lo largo del año.
-Seminarios-Coloquios de puesta al día y actualización del folklore musical.
-Ayudas económicas a fin de potenciar las Asociaciones Folklórico-Musicales.
-Organización de actuaciones de grupos folklóricos regionales.
-Proyecciones comentadas de filmes etnográficos y diapositivas con marcado interés músico-folklórico.
-Convocatoria para la presentación de proyectos y estudios sobre musicología y musicólogos extremeños.
-Ayuda Técnica para la formación de Bandas musicales.
-Publicaciones de los trabajos convocados y seleccionados.

El Instituto, como objetivo a medio plazo, contempla la posibilidad de que en los Planes de Estudio de los Conservatorios Regionales se impartan una o dos asignaturas sobre folklore musical extremeño, materias que debieran basarse en sus ricas morfologías musicales, danzas y canciones populares.

Al Departamento y al Consejo Asesor del Instituto corresponde la confección del Plan de Actuaciones de los grupos folklóricos y la elección de las ciudades donde se celebrarán dichas muestras.

Este Departamento fomentará la coordinación con otros Organismos e instituciones públicas y privadas con similar carácter.

B) Departamento de Investigación y Divulgación.

La investigación, como fuente de todo conocimiento, deberá ocupar un lugar muy destacado entre las actividades del Instituto y, para ello, ha de apoyar los programas de investigación de personas o equipos, creando becas y subvenciones. Asimismo, correspondería al Instituto la divulgación de, la cultura tradicional y popular a través de la publicación de folletos y libros, la realización de filmes etnográficos, la organización de Jornadas y Congresos Regionales, la realización de cursos básicos y de actualización en materias de Antropología Cultural y Folklore, etc.

Al Departamento, pues, le competerían aquellas cuestiones relacionadas con el Folklore y la Etnografía, al tiempo que su divulgación.

Constaría de las siguientes Secciones:

a) Investigación del Folklore y de la Etnografía Regional.

b) Divulgación de la cultura tradicional extremeña y de su Folklore.

Funciones:

-Asesoramiento en materia de Antropología Cultural, Etnografía y Folklore.
-Convocar y apoyar programas individuales de investigación sobre Folklore Regional.
-Convocar y apoyar programas de investigación de equipos sobre Etnografía y Folklore Regional.
-Crear becas anuales para la realización de Tesis y Tesinas.
-Convocar y organizar un Congreso Regional en defensa del Folklore.
-Divulgación del Folklore y Cultura Tradicional Extremeña:
*Publicaciones de cuadernillos sobre fiestas, costumbres, actividades artesanales, etc. de la región.
*Publicación de libros sobre la realidad sociocultural extremeña y acerca de su folklore.
*Proyecciones de filmes etnográficos y de diapositivas.
*Organización de cursillos básicos y de actualización en materia de Antropología Cultural, Etnografía y Folklore.
*Convocar concursos destinados a la realización de trabajos sobre la región y su folklore para alumnos de E.G.B. y de B.U.P.
-Coordinación y Archivo de los artículos y material gráfico que se envíe al Instituto para su publicación en la Sección, que proponemos se denomine "Etnografía y Folklore", de la revista de cultura que se contemple en los planes de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura.

C) Departamento de biblioteca, museos y medios audiovisuales.

Debiera contar el Instituto, en el más breve plazo posible, con una biblioteca especializada en publicaciones antropológicas y folklóricas generales y sobre los aspectos etnológicos de Extremadura; además, a fin de enriquecer sus fondos debiera tener intercambios con centros similares. Una biblioteca es el instrumento indispensable sobre el que construir toda actividad científica. Igualmente imprescindible para cumplir las tareas propuestas y facilitar, en todo lo posible, el conocimiento de la región, estimamos necesaria la disposición de los medios audiovisuales que más adelante damos cuenta.

Este Departamento estaría en íntima relación con la Sección de Archivos, Museos y Bibliotecas que, en los planes de la Consejería de Cultura y en los de Patrimonio del mismo nombre de la Junta, se prevén crear.

Constaría de las siguientes Secciones:

a) Biblioteca: De los fondos del Instituto debiera destinarse, a fin de conseguir un instrumento fundamentalmente necesario y útil de trabajo, una cantidad anual para la adquisición de libros sobre materia de Antropología Cultural y Folklore, y sobre la región.

-Material de biblioteca (estanterías, ficheros, etc.).

*Libros.

b) Museos de Artes y Costumbres Populares.

-Asesoramiento técnico y Ayudas económicas.

-Organización de exposiciones itinerantes.

c) Medios audiovisuales.

-Material: Equipo de video, equipo proyector de diapositivas, máquina fotográfica, etc.

Esta Sección se ocupará, obviamente, de la realización de los filmes sobre la realidad cultural de la región, de la grabación en cassettes de la música tradicional extremeña, de la composición de diapositivas y diaporamas, y del material fotográfico imprescindible.

Todas las actividades, muestras y manifestaciones culturales que organice y en las que participe el Instituto, irán acompañadas, cuando lo requieran, del preciso aparato propagandístico (programas de mano, trípticos, carteles, información en prensa escrita, radio, TV, etc.)...

PERSONAL

Por último, una Institución como la que proponemos necesita de un Organo Ejecutivo Asesor que materialice los objetivos que el Instituto se marque. Además, deberá contar con un Jefe de Negociado y con un Auxiliar Administrativo.

-Director del Centro.

-Miembros Consejo Asesor.

-Colaboradores.

-Jefe de Negociado.

-Auxiliar Administrativo.

ORGANIGRAMA DEL INSTITUTO DE ANTROPOLOGIA, FOLKLORE Y MUSICA

DIRECTOR

Consejo Asesor Secretaria Departamentos -

-Representante -Jefe de Negociado -Música
Consejería de -Investigación
Cultura.- y Difusión del
-Auxiliar Administrativo Folklore.
-Consejeros -Biblioteca,Museos
designados y Medios Audiovisuales.


MATERIAL

Aparte del material que en las hojas precedentes hemos dado cuenta, habría que destinar una cantidad a la adquisición de enseres y útiles de oficina.

-Material de oficina.

____________
(1) Proyecto que, previa petición, presentamos en octubre de 1983 a la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Extremadura.

-El presente modelo se confeccionó en base a la experiencia extremeña. Quizá, como guía, pueda ser útil a los propósitos de otras Comunidades Autónomas.

-Por Decreto 135/1982 de octubre, se creó en el marco del Instituto de Cultura Andaluza, el Departamento de Antropología y Folklore, dirigido en aquel entonces por el profesor Salvador Rodríguez Becerra. Tras su desaparición, la Fundación Antonio Machado ha venido a cubrir parte de los objetivos que a él se asignaron, entre otros, la investigación y difusión de la Cultura Popular y Tradicional.