Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

"Una versión andaluza de Jesucristo y el incrédulo: sus divergencias con otras formas peninsulares del romance"

ATERO BURGOS, Virtudes

Publicado en el año 1986 en la Revista de Folklore número 71.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 71 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


A pesar de que fue precisamente en Andalucía donde, a mediados del siglo XIX, se recogieron las primeras muestras del romancero de la tradición oral moderna (1), en el presente siglo la recogida y estudio del rico romancero andaluz ha estado prácticamente olvidada, o al menos abandonada. En la zona oriental han trabajado en los últimos años el profesor Dr. Manuel Alvar y varios colaboradores suyos, si bien no han realizado una recogida sistemática de toda esa zona.

En contraste con este abandono, en el resto de las regiones peninsulares se está llevando a cabo, desde hace bastante tiempo, la recolección del romancero tradicional y su estudio, y en muchos casos han aparecido ya las colecciones que recogen sus respectivos repertorios romancísticos (2). Los trabajos han superado las fronteras de la España peninsular y se vienen realizando en amplias zonas de América latina, norte de Marruecos, Portugal, islas mediterráneas y en determinados enclaves habitados por judíos sefardíes, siempre con sorprendentes resultados que hablan de una tradición común riquísima. De este modo se está recuperando el gran romancero tradicional panhispánico. Precisamente Con el deseo de sumar Andalucía, con sus peculiaridades, a este gran mundo del romancero tradicional, nació, hace unos años, un equipo de investigadores, centrados en las Facultades de Filosofía de Sevilla y Cádiz, empeñados en la recuperación del tesoro romancístico del sur. Nuestro esfuerzo empieza a dar sus primeros frutos. Ya hemos concluido la recolección de la provincia de Cádiz y llevamos muy adelantada la de Sevilla. Con los resultados obtenidos -que son de una enorme riqueza- podemos ya conocer algunas peculiaridades del romancero de esta zona del sur de España.

El romancero actual de la Andalucía occidental se caracteriza, sobre todo, por su modernidad frente al de otros lugares del mundo hispánico. Los temas se recrean de forma muy esencializada, reduciendo en grado extremo motivos y situaciones, comprimiendo los diálogos; sólo permanece lo estrictamente necesario para la comprensión de la historia, eliminando cualquier anécdota dilatadora, en un claro afán de actualizar los mensajes. Este proceso reductor se traduce en una enorme uniformidad en las distintas versiones que de un romance se cantan en la zona, configurando las llamadas versiones "vulgatas" del mismo que, por su modernidad, se extienden por toda la península conviviendo con las propias de cada lugar. Estas notas -que coinciden con las que en su día Menéndez Pidal describió como propias de la región sureste peninsular... distinguen los productos romancísticos andaluces de otros recolectados en otras zonas, sobre todo de los castellanos, mucho más fieles al espíritu primitivo de los textos, con versiones más circunstanciadas y completas y, las más de las veces, de mayores logros poéticos. Esta versión de Jesucristo, y el incrédulo, recogida en Setenil, en pleno corazón de la serranía gaditana, muestra claramente estas características (3):

San José salió de caza, / a cazar como sabía,
los perros se le cansaron, / daba un paso y no podía.
Se ha encontrado con un hombre / de sayo y de mala vida,
le preguntó si había Dios / y él le dijo que no había.
5 -Sí, hombre, que hay Dios / y también Virgen María.
Al otro día siguiente / la Muerte por él venía.
-Detente, muerte rabiosa, / detente siquiera un día.
-No me puedo detener / porque mí Señor me envía.
Llegó, llegó a los infiernos, / a lo más profundo que había.

Cantó Dolores Molinillo, de 65 años, natural de Setenil (Cádiz).

VERSIONES DEL ROMANCE

N. ALONSO CORTES: Romances de Castilla. Valladolid, Diputación Provincial, 1982, págs. 122, 212-213.

J. Mª DE COSSIO y T. MAZA SOLANO: Romancero popular de la Montaña. Santander, Soc. Menéndez Pelayo, 1933, t. l, págs. 471-473.

J. DIAZ, J. DELFIN VAL y L. DIAZ VIANA: Catálogo Folklórico de la provincia de Valladolid. Romances tradicionales. Valladolid, Institución Cultural Simancas, 1978, t. I, págs. 126-128.

P. GARCIA DE DIEGO: "Cantos religiosos. Oraciones", Revista de Dialectología y tradiciones populares, 25, 1969, págs. 151-152.

B. GIL: Cancionero popular de Extremadura. Badajoz, Diputación Provincial, 1956, t. II, pág. 39.

G. MANRIQUE: "San Pedro Manrique. Cultura popular pastoril", Revista de Dialectogía y tradiciones populares, 8, 1952, pág. 513.

A. MARAZUELA: Cancionero segoviano. Segovia, Jefatura Provincial del Movimiento, 1964, pág. 377.

OTROS TITULOS

El incrédulo, Jesucristo iba de caza, Romance del cazador furtivo y El descreído.

ORIGEN

El romance debió gozar de enorme popularidad en todas las zonas de la tradición, aunque en la actualidad parece circunscribirse sobre todo al área castellana -en Andalucía el tema es muy raro, sólo hemos conseguido hasta ahora esta versión gaditana-. Recoge un asunto muy repetido en el romancero religioso tradicional: el encuentro de Jesucristo con algún personaje para probarle en su fe y caridad y recompensarle o castigarle, según sus creencias o comportamientos. En esta misma línea están Jesucristo y el labrador, La posadera de Cristo, el zapato de Cristo o Jesús como pordiosero.

Los recolectores del romancero de Valladolid no dudan en atribuir al tema un origen muy antiguo, relacionándolo con el género medieval de Las danzas de la muerte: "Toda nuestra versión rezuma arcaísmo y carácter medieval El final de la narración ofrece un paralelismo con el espíritu de "Las danzas de la Muerte", en las que de nada servía a los reyes y prelados su poder y posesiones; el incrédulo, confiado en su hacienda desafía a Dios y a la Muerte, siendo sometido después en los infiernos a los peores tormentos" (J. Díaz, 1978, pág. 128). Tanto si el romance es de origen medieval como si nació en épocas posteriores, es evidente su tradicionalización en las versiones actuales. Las leyendas sobre Cristo, la Virgen María y los Santos que premian o castigan a los hombres están muy extendidos, formando parte importante de las manifestaciones de la devoción popular.

ESTADO ACTUAL

El romance, en líneas generales, se ajusta a las distintas escenas presentes en nuestra versión. Sin duda, el relato sería más amplio pero el gusto actual lo ha fragmentado adaptándolo a una forma esencial izada más acorde con el ingenuismo de todas las narraciones piadosas populares. De todos los textos manejados podemos configurar su fábula que se descompondría en las siguientes secuencias:

1ª Una introducción que presenta a Jesucristo marchando de cacería, cacería que resulta frustrada. Este extraño comportamiento del creador se explica por ser motivo tópico de muchos relatos tradicionales.

2ª El cazador se encuentra con un hombre (que se caracteriza con diversas fórmulas siempre negativas) que al ser preguntado sobre la existencia de Dios, la niega. Jesucristo intenta convencerlo amenazándolo ante su insistente incredulidad. El descreído se burla de la amenaza.

3ª Al otro día (o la misma noche) la Muerte, personificada como en tantos relatos medievales, lo visita para llevárselo con ella. El descreído intenta retrasar su partida. La Muerte se muestra inconmovible.

4ª Es conducido a los infiernos, donde es duramente castigado.

NUESTRA VERSION. VARIANTES TEMATICAS

La versión de Setenil está fuertemente comprimida de acuerdo con el procedimiento que, como decíamos, es usual en el romancero de esta zona de Andalucía Occidental. No obstante, a pesar de esta reducción, el tema está desarrollado en todas sus secuencias.