Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

SOBRE EL CULTO A LA DEA MATER

GRANDE DEL BRIO, Ramón

Publicado en el año 1987 en la Revista de Folklore número 73.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 73 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Una cierta prepotencia, nacida de actitudes que pretenden ser «modernistas». ha venido en despreciar, cuando no ridiculizar, las manifestaciones de carácter tradicional más enraizadas en el sentir de los pueblos. El acervo religioso de éstos posee sin embargo. un grado de autenticidad suficiente como para resistir argumentaciones ignaras. Y ello, a pesar de que. muchas veces, por no decir casi siempre, la memoria colectiva de un pueblo puede llegar a perder la noción de aquello que prestó su sentido y su razón de ser a las prácticas religiosas, a las expresiones de culto, a la tradición, a la configuración de los valores fundamentales. Con todo, ha permanecido inmutable la esencia de tales valores, a través de la fidelidad a unas formas de ser y de hacer que nada tienen que ver con la inconsistencia, la desorientación y el confusionismo de la mayoría de los «valores» modernos.

Sirvan las anteriores palabras para introducir al lector a un tema relacionado con latrías marianas. Ciertamente, me he preguntado. a menudo, en el transcurso de mis viajes por el sur de la provincia de Salamanca, acerca del significado del hallazgo de una virgen morena en las anfractuosidades de la Peña de Francia, espolón rocoso, cuyos 1723 metros de altitud, son superados únicamente por el próximo monte de la Hastiala. de 1730 metros, punto más elevado de toda la Sierra de Francia. Un tal Simón Vela, de origen francés, dio con el paradero, en una cavidad rocosa, de la imagen citada. Corría el año 1434. La sacralidad de la Peña, perdurable desde tiempos prehistóricos, quedaba reafirmada, así, en el contexto de lo cristianizante.

La asociación entre la Virgen de la Peña de Francia y la propia Peña de Francia, representa un paradigma de la pervivencia de cultos telúricos, en este caso, relativos a montañas sagradas y cavidades rocosas, por lo general. en las proximidades de fuentes.

Por otra parte, la montaña sagrada viene a constituir, con frecuencia, una transposición del árbol sagrado; además, la cavidad rocosa y la cavidad arbórea, remiten a una significación unívoca: omphalos, centro del mundo. Ahora bien: la presencia de estatuillas de vírgenes en el interior de cuevas o de árboles, no es algo aleatorio, sino que, por el contrario, obedece a la existencia de una larga tradición mágico-religiosa; en la elección de árboles ¡es posible reconocer algún fundamento de tipo ecológico!