Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1987 en la Revista de Folklore número 74.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 74 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Si hiciésemos una encuesta entre varias personas acerca de lo que cada una considera teatro popular, tendríamos, seguramente, distintas respuestas: El que gusta a la gente, el representado por personas sin formación dramática; el que trata temas populares o de tradición arraigada..., Incluso habría alguien que, lejos de considerar contradictorias todas estas respuestas las aglutinaría: El que toca asuntos tradicionales, siendo representado por aficionados y, además, gusta Puede que, sin embargo, nos sorprendieran otras contestaciones; de hecho, la postura de la sociedad y sus miembros hacia el teatro ha cambiado mucho (como tantas otras cosas) en las últimas décadas. No puede pensar lo mismo acerca del hecho dramático una persona de ciudad que paga una entrada y casi considera un rito el acudir al espectáculo, que otra del medio rural que no paga, sólo tiene una representación al año, como mucho, y que si a algo llama rito es a lo que ve y oye sobre el escenario.

Hay, no obstante, una circunstancia que en muchos casos coincide en los dos ámbitos y que es producto de una situación colectiva: La sociedad ha dejado de creer, y no sólo en sentido religioso. Ha alterado el orden habitual de valores y en el empeño ha perdido el interés por situaciones que hasta hace poco le atraían arrojando su incredulidad sobre ellas. Así que, como en el edificio de las creencias las convicciones son los ladrillos, ahora no sólo se trata de animar a la gente para que vaya al teatro, sino de que crea la que ve allí. Los actores deben comunicar con los espectadores y, además, tener éxito en esa comunicación, convenciéndoles de que la que están representando es así, o tiene un valor como hecho cultural, o simplemente es respetable porque encarna tradiciones y ritos con los que ese público se identifica.