Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

EXPRESIONES INFANTILES

CONTRERAS SANZ, Félix

Publicado en el año 1987 en la Revista de Folklore número 74.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 74 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


El contenido de este trabajo está compuesto por expresiones infantiles empleadas en distintas situaciones lúdicas como juegos, echar suertes, la escuela, etc. Han sido utilizadas por chicos y chicas que por la década de los 60 vivíamos en el barrio de San Lorenzo de la capital de Segovia.

DE JUEGOS

Canción cantada al final de un partido de fútbol por el equipo ganador:

Hemos ganao.
Hemos ganao
el partido colorao
un defensa medio tuerto
y el portero escalabrao.

Verso recitado por el que cuenta en el juego de La Maya, al finalizar el contaje y antes de proceder a buscar a los compañeros escondidos, para que éstos se den por enterados de que inicia su búsqueda. Se denomina «Echar la Ronda»:

................
................
sesenta y nueve
setenta,
setenta y una
Ronda, ronda,
con pan y aceituna
el que no se haya escondido
que se esconda,
que tiempo ha tenido
y de sobra. ¡Voy!

El peón utilizado por esta zona era el peón sin coronilla, esto es, un peón chato, sin el saliente rojo que solían tener los peones en la parte superior .Por eso, cuando un chaval compraba un peón nuevo, si traía éste saliente, lo tenía que cortar antes de poder jugar con él, ya que si un compañero le veía jugar con el peón en estas condiciones, se lo cogería y se lo tiraría al tejado diciendo:

Peón con coronilla
a la buhardilla.

Canción para jugar con un caracol para animarle a que salga de su cascarón:

Caracol, col, col,
saca los cuernos
y vete al sol
que tu padre y tu madre
también los sacó.

O bien para jugar con una mariquita, también llamada «coquita»:

Coquita, coquita,
cuéntame los dedos
y vete a misa.

Para jugar con este coleóptero, se le coloca en la palma de la mano y cantándole esta canción recorre los cinco dedos de la mano y al llegar al último abre sus élitros y se echa a volar.

Al ver a una cigüeña:

Cigüeña malagueña
tu casa se te quema
tus hijos se te van
escribe una carta
que pronto vendrán.

Otra forma de jugar consistía en crear un lenguaje propio entre un grupo de amigos y que los demás no se enteraran de lo que se hablaba. Se trataba de inventar un código secreto anteponiendo a cada sílaba el prefijo ti-. Una frase dicha de esta forma es: