Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1987 en la Revista de Folklore número 75.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 75 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


El baile es una manifestación más de la tradición en la que el especialista o marginal ocupa un lugar destacado. Con su labor al introducir nuevos pasos o variaciones, crea dentro del «estilo» tradicional una corriente de renovación, impidiendo de vez en cuando que determinados bailes se anquilosen o degeneren por falta de nueva savia. El mayor peligro que su trabajo encierra no es de orden personal: Sabemos que en los bailes rurales siempre hubo quien destacó por sus cualidades, siendo admirado y respetado por el resto de convecinos. El problema surge cuando se trata de elevar esos conocimientos particulares a la categoría de universales, creando un grupo; viene entonces la primera tentación: conseguir que todas las parejas hagan lo mismo (incluso que se vistan igual), desvirtuando el carácter del baile y «normalizándolo», como el ballet o la danza, que responden a principios distintos y requieren una uniformidad o disciplina para obtener un efecto estético; se mezclan así estilos y modos distintos de concebir el movimiento y la propia vida: Uno, el baile, nacido de una necesidad de expresión corporal o ritual y ajustado a un mínimo número de normas; otro, la danza, producto de una coreografía y con una base académica o de Escuela. Entre los «profesionales» de la danza se suele observar (ya desde el siglo XVII, época en que se crean escuelas que darán origen al «baile español» más o menos representativo) un cierto menosprecio hacia formas de expresión rurales que califican de «pintorescas» o «rústicas» por no ajustarse a sus normas. Como en otros casos (instrumentos o música popular, por ejemplo) reivindicamos una cierta espontaneidad para el baile, así como una permisividad -dentro de ese cauce o «estilo» a que nos referíamos anteriormente- para la improvisación. ¿Qué diferencia hay, si no, entre un grupo folklórico de un pueblo y un cuerpo de ballet ordenado, vestido a la usanza de ese mismo lugar? Ninguna, salvo en la preparación física o en el resultado espectacular que mostrará el segundo.

Atañe, sin duda, a cada grupo analizar qué es lo esencial en el tipo de baile que desea poner en práctica, eliminando lo superfluo o aquello que no se ajuste al modelo que quiere representar.