Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1987 en la Revista de Folklore número 80.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 80 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Bruno Nettl planteaba hace unos años, tras treinta de trabajo e investigación (Studies of Ethnomusicology, 1983), cuál podía ser la cuestión central en los estudios de Folklore musical. Su conclusión era sencilla aunque difícil de abordar: La piedra angular es el conocimiento de "los principales caracteres estilísticos del corpus musical de una comunidad". El acercamiento a ese fenómeno nos permitiría, por otro lado, ir conociendo los procesos que determinan la creación y difusión musical, así como el tipo de relación del ser humano con la música. En el camino, sin embargo, uno encuentra más dificultades de las previstas, sobre todo al comprobar que un tanto por ciento elevado del repertorio musical de esa comunidad estudiada, ha llegado a ser tradicional por veredas distintas y hasta contradictorias. Ello lleva a cuestionarse previamente: ¿Cuándo empieza a ser folklórica o tradicional una canción? ¿Cuándo se convierte en versiones? ¿Acaso cuando pasa el tiempo y sigue manteniéndose en boca de los marginales o especialistas que velan por la renovación y conservación del repertorio? ¿Es que una canción lleva implícitos los ingredientes precisos para convertirse en un tema tradicional? Es decir, ¿será el gusto musical de una comunidad el que determine qué canciones se seleccionan, o por el contrario serán éstas las que vayan creando una estética particular que a su vez influirá posteriormente en la elección de temas? Todas estas cuestiones y algunas más para las que no existen respuestas únicas ni generales sino específicas y puntuales, demuestran que pasar al estudio de temas como las clasificaciones sin haber definido antes el material sobre el que se trabaja es, por lo menos, estéril; sería como hacer el recipiente antes de saber cuál va a ser el contenido.