Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LA PUERTA DEL CAMPO DE VALLADOLID

SARDIÑA, Guadalupe

Publicado en el año 1988 en la Revista de Folklore número 86.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 86 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Martí y Monsó, en su libro Estudios Histórico-Artísticos, da noticia del pleito que se trató en la segunda mitad del siglo XVI ( concretamente en el año 1565) entre el pintor Benedicto Rabuyate y el Concejo de Valladolid sobre el incumplimiento de un contrato que ambas partes firmaron, por el cual Rabuyate y sus compañeros Antonio de Avila y Mateo de Espinosa deberían decorar con pinturas el arco de la llamada Puerta del Campo, con motivo de la entrada de Isabel de Valois, esposa de Felipe II, en Valladolid (1)

Incluye en su obra el referido historiador un diseño de la Puerta presentado por Rabuyate como aportación de pruebas en el pleito. Asimismo otros investigadores han tratado sobre las obras y significado de la decoración realizada con tal motivo (2).

Sin embargo. nadie había vuelto a revisar el citado expediente judicial que se siguió en la Real Chancilleria (3) .En él, además del ya publicado se conserva un segundo dibujo del florentino Rabuyate que representa la fachada o cara de la Puerta que daba hacia la calle de Santiago, con expresión de las alegorías que se pintaron en ella y que permite completar el significado de lo que seguramente el poeta Damasio Frías quiso que se expresara en los lienzos pintados por Rabuyate (4).

Con respecto a las pinturas que aparecen en el dibujo de la Puerta que daba hacia el Campo, hay que hacer una observación: la descripción que se hace en el documento sobre las pinturas que habían de colocarse en la citada Puerta, no coincide de una manera exacta con las anotaciones que aparecen en el dibujo hecho por Rabuyate. Así, mientras que en el escrito se dice que debería pintarse el rey Enrique, en el dibujo encontramos anotado el nombre del rey Don Juan (5). También el documento describe a los Reyes (Felipe II y doña Isabel de Valois) sentados en su trono, con la Fortuna a sus pies y, sin embargo, en el. dibujo únicamente se menciona a los monarcas, sin ningún otro atributo. Por último, a Júpiter se le describe sobre un águila y en el dibujo se le menciona sin mayores precisiones.

A continuación, las historias que aparecen representadas en la fachada de la Puerta que daba a la calle de Santiago, acerca de las cuales el expediente no hace alusión y, sin embargo, se especifican en el dibujo citado.

En las paredes laterales interiores de la Puerta se pintaron el Buen Suceso y la Fama. En las enjutas del arco: las Parcas y las Gracias, correspondiéndose, respectivamente, con Europa y Neptuno, situadas estas en las enjutas de la fachada anterior de la Puerta. En la parte central del sobrecuerpo se situó la representación de los Lapitas, y sobre ella un lienzo de la Reina Doña Isabel, emparejándose en la fachada anterior con la alegoría de la villa de Valladolid y con las efigies de los soberanos reinantes. A ambos lados de los precedentes se colocaron los lienzos que hacían alusión al Rey Momo a la izquierda, y la alegoría de la Envidia, a la derecha, correspondiéndose con las figuras del Príncipe y del rey Don Juan, pintados en la cara delantera de la Puerta. Por último, coronando todo el conjunto: el ave Fénix, en concordancia con Júpiter, situado en la otra fachada.

Anteriormente se ha hecho alusión al posible significado de estas pinturas. A este propósito hay que decir que Isabel de Valois viajó a Francia aquel año de 1565 para actuar como mediadora en las conversaciones que habían de celebrar la reina Catalina de Médicis (madre de doña Isabel) y el Duque de Alba, sobre la situación religiosa existente en Francia (la problemática entre hugonotes y católicos) (6) .Pues bien, sin olvidar que a partir de este momento Isabel de Valois va a ser conocida como Isabel de la Paz, se puede observar que la mayoría de las representaciones que aparecían en los lienzos que se colocaron en la Puerta del Campo eran alusivas a hechos bélicos en la mitología clásica. Se puede llegar a pensar que las escenas se referían a la grave situación interna que atravesaba Francia en aquellos momentos, sin olvidar que, presidiendo la Puerta, en una de sus caras, se colocó la imagen de la Reina junto con la del Fénix, lo cual invita a pensar en una alegoría de su triunfo al conseguir la Paz sobre el caos de la guerra.

____________

(1) J. Martí y Monsó. Estudios Histórico-Artísticos. Valladolid-Madrid, 1898-1901. Págs. 423 a 427.

(2) Mª A. Fernández del Hoyo. Desarrollo urbano y proceso histórico del Campo Grande de Valladolid. Valladolid, 1981, pp. 147-151.

(3) Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. Fernando Alonso. Fenecidos. C. 1436-3. Leg. 287.

(4) J. J. Martín González (Juan de Juni, Madrid, 19, p. ), señala su existencia.

(5) Suponemos que el nombre de Enrique se refiere a Enrique II de Francia, padre de Isabel de Valois.

(6) A. González de Amezúa. Isabel de Valois. 1546-1568. Madrid, 1949, pág. 321.