Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1988 en la Revista de Folklore número 87.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 87 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Decíamos en el pasado editorial que conviene contemplar la evolución de los hechos folklóricos a la luz de determinados "hitos" sociales, económicos, humanos, que los condicionan y hacen variar. Es probable, sin embargo, que cada disciplina de las que componen la Cultura tradicional no se mueva o evolucione al mismo ritmo que las demás, la industrialización, por ejemplo, tiene mucho que ver con la mecanización en el campo y ésta a su vez con el cambio o apartamiento definitivo de determinados útiles para la labranza... No obstante, si deseamos conocer el momento que más ha influido en los últimos tiempos sobre la cultura oral tendríamos que acudir, necesariamente, al desarrollo de la radiodifusión o, más recientemente, de la televisión. Es decir, cada parcela ha de ser estudiada bajo diferentes coordenadas pero sin olvidar que los momentos cruciales de las demás pueden haber influido también parcialmente en su desarrollo. La industrialización de la que hablábamos hace un momento tal vez no condicionara el uso o la modificación de los esquemas en la tradición oral, pero sí se vio reflejada en las temáticas de muchas de sus formas de expresión como canciones, cuentos y lenguaje.

Estamos ante un momento óptimo para dar un nuevo enfoque a los estudios folklóricos evitando las especializaciones si sólo sirven para acotar excesivamente el campo de estudio y limitar por tanto la necesaria relación con los demás. El trabajo interdisciplinario, recurriendo a nuevas fuentes de conocimiento sobre todo documentales, que van surgiendo día a día, puede dar unos resultados sorprendentes y fructíferos.