Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1988 en la Revista de Folklore número 89.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 89 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Nuestra época -y por tal entendemos aquella que abarca el período de tiempo correspondiente a las cuatro generaciones que pueden llegar a convivir-, ha tenido escasos y esporádicos ejemplos de "especialista creador", siguiendo el término acuñado en el pasado editorial. Desde hace 20 o 30 años se viene repitiendo un repertorio cada vez más reducido y, en el caso de Castilla y León, escasamente representativo. A los jóvenes que han venido formando grupos para la interpretación de la música y poesía del tipo llamado "folklórico" les ha faltado habitualmente el aliciente de la creación para evitar el peligro de que la costumbre se convirtiera en monotonía con sus correspondientes y funestas consecuencias por todos sospechadas. El problema principal ( y esto también lo apuntábamos en el pasado editorial), es que quienes han formado tales grupos eran, normalmente, de extracción urbana y por tanto poco habituados al contacto con ese "estilo" cuya asimilación es tan importante para el especialista tradicional. De otra parte, ni aún artificialmente conocían la estructura de determinados géneros cuya referencia les hubiera permitido crear "intuitivamente" sobre fórmulas decantadas (jotas, seguidillas, corridos, etc.).

Se impone (todavía estamos a tiempo) que los jóvenes conozcan, no sólo la música, por cierto bien cercana a fórmulas folklóricas sajonas, sino las fórmulas más elementales de su propia cultura, utilizadas con acierto en un pasado no tan lejano y susceptibles de ser renovadas, ampliadas y reelaboradas por las nuevas generaciones. Una información sobre cultura tradicional menos retórica y más llena de contenido produciría un resultado sorprendente, ya que permitiría a los jóvenes crear dentro de esquemas culturales propios y de fácil referencia sin necesidad de recurrir a fórmulas foráneas con raíces extrañas. En esa información, naturalmente, tendrían mucho que ver los medios de comunicación, publicando referencias más y mejor elaboradas y desenmascarando intereses exclusivamente comerciales.