Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1988 en la Revista de Folklore número 90.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 90 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Hay elementos de la cultura popular de los que nos olvidamos frecuentemente a la hora de hacer inventario de formas de expresión. Uno de los que más riqueza ha aportado en sus muchas variantes, y del que no se puede decir que haya perdido vigencia o atenuado su Uso, es el juego de los naipes. Las cuarenta y ocho cartas de la baraja llamada "española" han pasado por innumerables modos de utilización, desde los de mera diversión (con los cuales han acompañado las horas de ocio generaciones y generaciones) hasta los que entran con pleno derecho dentro de la cartomancia, pasando por entretenimientos en los que el envite supera y anula casi siempre a la simple e inocua distracción, atrayendo, en consecuencia, sobre ellos prohibiciones o desprestigio social.

Son múltiples los aspectos de los juegos de naipes que pueden ser objeto de nuestra atención. La iconografía rica y creativa (dentro de una constante), con sus ribetes pictóricos y simbólicos correspondientes (números y su sentido; efigies y su significación histórica o popular, etc.). Los nombres con que cada juego es conocido según la comarca o región en que se practica. Las modalidades ejecutadas con sus respectivas variantes. Los solitarios, acompañados muy frecuentemente por relaciones en verso, que ayudan a recordar o contribuyen a hacer de un sencillo recreo una fórmula oral efectiva, transmitida de boca en boca a través de generaciones. Por último, la jurisprudencia abundante acerca del tema, motivada tanto por la propia práctica de variantes que daban origen a engaños (como el monte, el cané, el pasar, la carteta, etc.) cuanto por el perjuicio que a individuos o familias enteras acarreó la interpretación, desviada o viciosa, de un simple esparcimiento.