Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

PAREMIAS ALUSIVAS AL CANDIL

GONZALEZ NUÑEZ, Emilio y Demetrio

Publicado en el año 1988 en la Revista de Folklore número 90.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 90 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Después de pasar noches y días encandilados, de rescatar herrumbrosos candiles, de escudriñarlos, engarabatarlos y desengarabatarlos en exhibiciones candileras, desempolvarlos de mentes vetustas y extraliterariarlos, a la postre de tantos dimes y diretes, nos ha quedado una tizne aceitosa donde se han pegado refranes, dichos, decires, proverbios y expresiones populares que intitularemos: "Paremias alusivas al candil" -primera parte; puesto que esperamos que alguna vez, o alguien complete la segunda.

ALREDEDOR DEL TIEMPO

CANDILAZO AL ANOCHECER, AGUA AL AMANECER:

Cuando se observan grandes resplandores al ponerse el sol, suele ser anuncio de lluvia al día siguiente.

CANDILAZO (en Andalucía):

Gran claridad del firmamento al anochecer. Arrebol crepuscular.

EL CIELO ESTA CANDILON (en La Mancha):

Se dice cuando el sol está resol, cuya reverberación molesta a la vista.

AL ENCENDER DE LOS CANDILES:

Al anochecer, entre dos luces.

CANDIL CON PAVESA (cuando la torcía estaba muy quemada y alumbraba poco), CENIZA AMASADA, BRASAS QUE SE PEGAN U HOLLIN DESPEGADA, O LLUVIA MUY CERCA O HUMEDAD SOBRADA.

POL SAN AGUHTIN, JILA LA MOCITA JUNT'AL CANDIL (en Garrovillas):

La fiesta de San Agustín es el 28 de agosto, ya los días comienzan a ser más cortos y era necesario aderezar el candil.

POL SAN GIL, ENCIENDI EL TU CANDIL (en Las Hurdes):

En las noches de invierno se evitaba gastar aceite aprovechando el fuego de la lumbre y en verano, lo largo de los días, se apuraba al máximo; pero la sabiduría popular marcaba el día primero de septiembre como fecha tope para ahorrarse el coste del combustible. Tal era el cuidado que en la comarca cacereña de Campo Arañuelo se decía:

NO SAQUES TANTO LA TORCIA QUE NO TENEMOS NINGUN TIO EN TEJEDA.

Y en un pueblo de Badajoz, Higuera de Vargas, vivía un hombre llamado "Piro" que un día, desesperado por lo que gastaba el candil y viéndose en la miseria, le propinó un tiro con la escopeta. De aquí el dicho popular:

TE VOY A DAR UN TIRO, COMO PIRO AL CANDIL.

AGUAS DE ABRIL APAGAN EL CANDIL (en Botija):

También en el calendario se fijaba cuándo ya no era necesario encender el candil, al inicicio del buen tiempo.

EN ABRIL AGUAS MIL, QUE TODAS CABEN EN UN CANDIL:

Suponemos que se trata de un error, se ha trocado candil por barril, pero no ha sido un invento nuestro, lo hemos copiado de la revista agrícola Témpero-nº 1.

Sobre el famoso vientecillo de Madrid QUE MATA A UN CRISTIANO y NO APAGA A UN CANDIL.

También se dice:

EL AIRE DE AQUI ES TAN SUTIL QUE MATA A UN HOMBRE y NO APAGA UN CANDIL:

Cuando hace un frío helado y seco, pero apenas se mueve el aire.

Esta expresión la recogió en una dolora el sentimental y filosófico poeta, a veces dulce y melancólico, Ramón de Campoamor:

DEL USO DEL CANDIL.

AZADON DE NOCHE y CANDIL DE DIA, TONTERIA

O lo que es lo mismo

EHPECIE DE NOCHI y CANDIL DE DIA, COSA PELDIA (en Garrovillas):

Ya se sabe que el candil se colgaba de la repisa que forma el borde de la campana de la chimenea, de la candilera o de la espetera en la cocina; siempre preparado para alumbrar cuando oscureciera.

El saber popular nos aconseja que de noche debe evitarse tomar especias (clavo, pimienta, azafrán, etc.) igual que alumbrarse de día con un candil o trabajar de noche en la huerta.

NI BUSCADO CON UN CANDIL:

Se dice cuando algo o alguien sobreviene tan oportunamente que ni pintado, a pelo o como anillo al dedo.

NI AUNQUE LO BUSQUES CON CANDIL NI AUN BUSCANDOLO CON CANDIL:

Expresa lo dificultoso que resultará encontrar aquello que se ha perdido, como una aguja en un pajar.

HUBO QUE BUSCARLO A MOCO-CANDIL (en Tejeda):

Cuando para encontrar algo fue preciso recorrer con el candil todos los rincones de la casa.

-Se forma el moco del candil en el extremo carbonizado de la torcía que ya no arde, y es necesario quitar el moco y alargar la mecha un poco más, es decir, atizarlo o despabilarlo para que alumbre mejor, con más luz.

ESCOGER UNA COSA A MOCO DE CANDIL:

Esto es, elegirla después de un minucioso examen, para lo que se necesita observarla muy cerca de la llama candilera. Por ejemplo, como propone Covarrubias, "los huevos que mirados a la vislumbre se conocen si son frescos o añejos".

A MOCO DE CANDIL:

Por otro lado, puede pensarse que con la escasa luz que suministra el candil bien se puede con ironía despreciar algo que se ha hecho sin la atención debida, o criticar a los presuntuosos, como escribe Quevedo, "que para encarecer su prudencia dicen que lo escogieron a moco de candil. Miren qué juicio tendrá un moco de candil para escoger".

Y lógicamente

CANDIL CON MOCO, LUCE POCO y ALUMBRA POCO.

A CANDIL MUERTO, TODO ES PRIETO:

Quiere decir que sin un conocimiento verdadero, no se puede acertar en nada. También equivaldría a este conocido refrán: De noche, todos los gatos son pardos.

¿QUE APROVECHA CANDIL SIN MECHA? CANDIL SIN MECHA, POCO APROVECHA:

Se usa para indicar lo inútil o inservible que ha quedado algo cuando se ha perdido o falta alguna pieza esencial.

Lo mismo sucede si no tiene combustible:

Candil, candileja,
si no te hecho aceite,
a oscuras me dejas.

MEDIO SOCIAL.

ESTAR EN CANDELERO
LO QUE LE GUSTA ESTAR EN CANDILERO:

Estar en primera fila. Cuando alguien pretende llamar la atención.

ESTA ENCANDILAITO:

Sigue con interés alguna cosa.

ENCANDILARSE
LO ENCANDILO:

Enamorarse. Alucinarse por algo.

CANDILES (en Andalucía):

A los ojos morenos de una muchacha.

CANDILETERO (en Aragón):

Es un chismoso, entrometido, callejero.

CANDILITERO (en Santander):

Dícese del que busca o va de camorra.

ZASCANDIL:

Del que es engañador, astuto, y que anda de una parte a otra estafando.

GARABATO DE CANDIL:

Se llama así en Andalucía al hombre estirao y presumido.

CANDILON/NA (en Andalucía)

Al solterón o solterona.

CANDIL DE LA CALLE, PLACER DE PUERTA AJENA:

Candil de la calle llaman al hombre que es desgraciado en su casa y apacible fuera.

CANDIL DE LA CALLE, (Y) OBSCURIDAD DE (SU) CASA
CANDIL EN LA CALLE y TIZON EN CASA
CANDIL EN LA PLAZA y TIZON EN CASA:

Se aplica al hombre que fuera de casa se comporta amablemente; pero dentro de casa desahoga su mal humor. Muestra una doble personalidad.

EN VANO QUEMAS TU CANDIL, OBRERO
EN BALDE QUEMA EL CANDIL EL OBRERO RUIN
EN BALDE QUEMAS TU CANDIL, OBRERO RUIN:

Alusivo al operario torpe e ignorante; del que se pone a trabajar sin saber ni entender de aquello que trae entre manos.

CANDIL SIN TORCIDA, MUJER SIN GUARIDA:

Con cierto tono picaresco se aplica a la mujer viuda. Estas coplas recogidas en Don Benito, Alcántara y Castuera nos confirman la interpretación:

Una vieja muy revieja
se miraba y decía:
Este candil cuando nuevo
gastaba buena torcía.

(Don Benito)

Una vieja en su corral
se lo miraba y decía:
¿Cuántas veces le habrán puesto
a este candil la torcía?

(Alcántara)

Una vieja en su corral
se lo miraba y decía:
Este candil cuando joven
también gastaba torcía.

(Castuera)

Siguiendo la picardía popular, en un pueblo de Salamanca, Saugo, escuchamos esta adivinanza de igual traza erótica:

Un hombre apoyado en una pared
con el filurín defuera
esperando a su mujer.
¿Qué cosa es?

EL CANDIL JUNTO A LA ESTOPA, VIENE EL DIABLO y SOPLA:

La suegra solía decir al novio: -No te arrimes tanto que el candil junto a la estopa, viene el diablo y la sopla (se entiende con un sentido picaresco).

ESA y LA DEL CANDIL, TORCIDA:

Significando que no es verdad lo que se dice o afirma.

SER COMO ECHAR ACEITE EN UN CANDIL

O como se dice en Valencia POSAR OLI EN UN CRESOL:

Se usa para cuando algo ha servido de remedio rápido y eficaz; también se llama "mano santa". O para indicar que ha cambiado la suerte súbitamente y de modo favorable.

CUANDO EL MAL SE ALARGA, HASTA EL CANDIL PONE MALA CARA (en Valencia)

ESTAR CON EL CANDILON:

Se usaba en algunos hospitales para indicar que estaba moribundo un enfermo, porque se le colocaba un candilón a la cabecera de la cama.

CARA DE CANDILON (en Santander):

Cara larga y boca abierta. Acaso se pueda referir al estado que sigue después de "estar con el candilón"

OTRAS EXPRESIONES.

¡BUENAS NOCHES, CANDIL!
BONA NIT, CRESOL O BONA NIT CRESOL, QUE LA LUM S'APAGA (en Valencia).

Que viene a significar en castellano "Nos quedamos a buenas noches", es decir, a oscuras, por aquello de dar las ¡buenas noches! y apagar. O dejarnos sin saber de qué se trataba. Desaparecer cuando menos se esperaba.

También se puede interpretar como "apaga y vámonos", frase que se decía para despedirse o irse a dormir, y que ha quedado para indicar lo imposible de lo propuesto.

CADA UNO SABE EN SU CASA DONDE SE CUELGA EL CANDIL:

Cada cual en su casa sabe mejor que nadie lo que debe hacerse.

¡ADOBAME ESOS CANDILES!

(Se pone en adobo con ajo, pimienta y aceite la carne para sazonarla y conservarla).

Se responde con esta "salida" cuando lo que se oye es absurdo y disparatado.

¡MIS MANOS POR CANDIL!:

(Formar con el hueco de las manos una candileja)

Juramento para defender lo que se afirma. Equivaldría a decir "Pongo mis manos en el fuego".

ESTA COMO EL CANDIL DEL TIO PAJITA, SOSTENIU EN EL AIRE (Ahigal):

Cuando algo está poco seguro.

ARDER EN UN CANDIL
PUEDE ARDER EN UN CANDIL:

Se dice del vino generoso y excelente, porque arde en el estómago o porque su alcohol puede arder en un candil. Se valora la fuerza del vino.

También se aplica para determinar la agudeza o sagacidad de algunas personas y la eficacia o poder de las cosas.

ARDER EN SIETE CANDILES (en Andalucía más exagerado).

____________

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA:

Real Academia Española: Diccionario de la Lengua Española. Madrid, vigésima edición, 1984.

Sebastián de Covarrubias: Tesoro de la Lengua Castellana o Española. Según la impresión de 1611. Barcelona, 1943.

Real Academia Española: Diccionario de Autoridades. Edición facsímil, Madrid, Gredos, 1969.

Martín Alonso: Enciclopedia del Idioma. Madrid, Aguilar. 1958.

María Moliner: Diccionario de uso del Español. Madrid. Gredos. 1970.

José María Sbardi: Diccionario de refranes, adagios, proverbios, modismos, locuciones y frases proverbiales de la Lengua Española. Madrid. 1922.

Antonio Alcalá: Vocabulario Andaluz. Madrid. Gredos, 1980.

Gonzalo Correas: Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras. Madrid, 1906.

Martínez Kleiser: Refranero general ideológico español. Madrid. 1953.

Roque Barcia: Primer Diccionario General Etimológico de la Lengua Española. Barcelona, Seix-Editor, 1880.

Enciclopedia Universal Ilustrada de Espasa Calpe, S. A., Madrid, 1926.

Gran Enciclopedia de la Región Valenciana. Valencia. 1973.