Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CROQUIS Y COMENTARIOS.
PIEZAS QUE COMPONEN LA ZANFONA SEGUN EL CROQUIS ADJUNTO

PEREZ, Félix

Publicado en el año 1980 en la Revista de Folklore número 0.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 0 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


1.Clavijero. Puede utilizarse cualquier madera dura, como haya, olmo o nogal que es la que hemos utilizado en este caso. Como se ve en el croquis, esta pieza sirve de unión con la parte anterior de las paredes de la caja acústica y con la tapa superior de la misma caja (7).

2.Clavijas tensoras de las cuerdas. Pueden ser de palisandro, de boj o de nogal.

3 Puente anterior. Puede ser de boj, nogal, marfil o asta. Sobre él van las tres cuerdas cantantes.

4.Base del puente anterior, donde se ensambla éste. Esta pieza va apoyada obre la tapa superior de la caja acústica (7). Su altura está condicionada por la inclinación que debe darse a las cuerdas cantantes en relación a la rueda y puente . posterior; puede ser de haya, olmo o nogal.

5.Aprovechando la cavidad inferior. del clavijero, puede hacerse un pequeño cajón, cuya tapa (5) se desliza sobre las guías n.º 6

7.Tapa superior de la caja acústica con apertura de salida de la rueda y separadores de bordón ) bordoncillo. Puede utilizarse chapa de 4 mm. de grosor de pino Oregón.

8.Tapa del diapasón o teclado. Lleva incorporadas dos bisagras que se adosan a la pared lateral que se encuentra en primer plano en el croquis. Puede ser de nogal o palisandro.

9.Espadillas. Son las piezas que atacan directa. mente a la cuerda; van encajadas en los taladros de las teclas (10) y pueden orientarse para con- seguir la afinación deseada. Pueden ser de boj, de roble o palisandro, es decir, maderas muy duras.

10.Teclas. Van encajadas en las guías de las paredes laterales del diapasón. La distancia entre las guías se obtendrá haciendo una trasposición de medidas de los trastes de una guitarra. Las guías inferiores corresponden a la escala diatónica y unidas a las superiores forman la escala cromática. Palosanto.

11.Paredes laterales del diapasón con guías teclas. Haya, nogal o palisandro.

12.Horquillas (Especas según Santalices). Tienen como finalidad aislar la cuerda de la rueda para poder afinar las otras cuerdas una por una. Pueden ser de boj.

13.Base de las horquillas y cierre posterior del diapasón. Puede ser de nogal, palisandro o haya.

14.Travesaños superiores anteriores; .de nogal.

15.Travesaños superiores posteriores, con guía para el eje.

16.Paredes laterales de la caja acústica. Puede utilizarse chapa de nogal de 3 mm. de grosor. Ambas paredes se unen mediante el listón B. El corte longitudinal debe hacerse a favor de veta.

17.Cuñas de unión de la tapa inferior y paredes laterales de la caja acústica. Deben alinearse, con una separación de dos centímetros, a lo largo de la periferia interior de la caja acústica, como se indica en el croquis. Estas cuñas son de pino y para su fijación se utilizará cola y puntas de aguja.

18.Travesaños inferiores de la caja acústica. De nogal.

19.Tapa inferior de la caja acústica. Del mismo material que la tapa superior.

20.Alma.

21.Protectores. Pequeñas piezas de madera o asta que sirven proteger de la tensión del bordón y bordoncillo a la tapa superior de la caja acústica.

22.Tensores. Piezas de asta o palisandro móviles y taladradas a través de las cuales pasan los dos bordones y que sirven para calibrar la afinación.

23. Eje del conjunto rueda-manivela. Barra de acero inoxidable calibrada al diámetro interior de los cojinetes (24) de bolas (en las zanfonas antiguas, cojinetes de cuero) y al diámetro interior de la pieza 30. La muesca A, es la concavidad en que debe coincidir la chaveta (29) después de pasar por el taladro roscado (la chaveta también tiene rosca) efectuado en la pieza treinta.

24.Los cojinetes van incrustados en los travesaños d y e, y en el taladro c de la pieza 25. Se ajustan, mediante moleteado, al eje de las zonas de contacto.

25.Tapa posterior de la caja acústica donde van ensambladas las paredes laterales de la misma caja. El taladro existente en la pieza 32 debe coincidir concéntricamente con el taladro c de la pieza 25, que puede ser de nogal, haya, etc.

26.Puente trasero. De nogal, haya, palisandro, etc.

27.Tensor de las cuerdas cantantes. Lleva tres taladros en su parte superior donde se anudan los extremos de dichas cuerdas. Esta pieza se ensambla a través del orificio central, con la parte superior de la pieza 32.

28.Rueda. Esta pieza, que va perdiendo grosor del centro a la periferia, puede ser pulida habiendo montado previamente en su taladro central el cuerpo formado por el eje 23, la pieza 30 y la arandela 31, convenientemente adosada a la parte exterior de la rueda. El trozo de madera escogido para la fabricación de la rueda (haya, boj, nogal) debe estar sacado de un corte transversal para evitar que los cambios atmosféricos o de temperatura lleguen a deformarla. De la perfección del pulido y de la exactitud concéntrica de esta pieza, depende la continuidad uniforme del sonido.

29.Chaveta de fijación.

30.Pieza que une el eje con la rueda.

31.Arandela que fija la pieza 30 con la rueda.

32.Soporte del tensor 27.

33.Manivela.

34.Barrita que pasa a través de la pieza 35, remachada en sus extremos y que permite girar a aquella libremente.

35.Mango de la manivela.

OBSERVACIONES:

Faustino Santalices recomienda en su método que las cuerdas cantantes sean de tripa (las cantantes 1ª y 2ª pueden ser terceras de violín de tripa, y la 3ª cantante puede ser la tercera de violín entorchada). Para el bordoncillo puede utilizarse la 3ª del violoncelo, y para el bordón, la 4ª."

En la superficie de contacto de las cuerdas con la rueda, debe enrollarse una vedija de algodón en rama.
Debe procurarse no tocar la rueda con los dedos para evitar la grasa de éstos. En caso de haberse producido el contacto, se puede limpiar con una lija muy fina y proteger de nuevo la rueda con una pulverización de colofonia, aplicada con un algodón.