Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1990 en la Revista de Folklore número 110.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 110 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


El deterioro a que se ha visto sometido el aspecto externo de los pueblos durante los últimos años ha sido, verdaderamente, determinante para su fisonomía; la recuperación, ahora que una conciencia diferente parece alentar en la forma de ser de las nuevas generaciones, no es imposible aunque requiere imaginación y colaboración de todos. Una idea que aportamos desde estas páginas y que sería válida para todos aquellos núcleos arquitectónicos donde predominase el barro en fachadas e interiores, podría evitar que muros y paredes acabasen condenados a recibir el cemento o el enjalbegado tan impropios de esas zonas. La proliferación de «escuelas-taller» patrocinadas en todo o en parte por el Instituto Nacional de Empleo y alentadas por Instituciones locales, haría más sencilla la empresa: Bajo la supervisión de unos cuantos maestros albañiles conocedores de la técnica del barro, unas cuadrillas podrían recorrer los municipios que así lo requirieran para enlucir fachadas y restaurar tapiales; esta labor, convenientemente programada, permitiría que algunos jóvenes tuviesen trabajo en su mismo pueblo todos los años, además de contribuir a la conservación de un patrimonio hermoso y útil que identificó a tantas generaciones durante siglos. Los habitantes de esos pueblos tendrían gratis la restauración, cuando ello lo requiriese, de sus fachadas y estarían seguros de que sus dineros eran dedicados por la Administración a una tarea práctica.