Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

EL ROMANCERILLO DE GAMONAL

GARRIDO PALACIOS, Manuel

Publicado en el año 1990 en la Revista de Folklore número 114.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 114 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


En Gamonal, Toledo, a poco de andar desde Talavera de la Reina, se hace una danza en la plaza a la que llaman de La Manzana. Aparte verla y tomar notas, a lo que vengo es a recoger unos romances que permanecen «como pueden» en algunas memorias. Vista la edad de mis informantes me reafirmo una vez más en que lo importante ahora no es ponerse a discutir qué método es el idóneo para recopilar, sino la recopilación misma, y a toda prisa; mejor dejar al margen lo de si son galgos o podencos que viene el perro del tiempo con sus fauces abiertas y nos engulle a todos en plena teoría barroca, habiendo tanta práctica simple esperando. Luego ya veremos. Los romances me son transmitidos desde las cátedras de anea en las universidades vitales que son los patios y las cocinas. Este primero se canta en misa el 2 de febrero, día de la Patrona y le dan el nombre de:

COPLILLAS DE NUESTRA SENORA DE LA PURIFICACION

Digan el clarín sonoro
que de Nazareth ausente
obró la Virgen María
después de su parto alegre.

Hoy hace cuarenta días
que nació el Divino Verbo,
en Belén en un portal,
entre la paja y el heno.

Hoy sale su madre a misa,
sin necesidad de hacerlo,
enseñando a las mujeres
a cumplir este precepto.

Hoy sale a purificarse
la Soberana María,
toda llenita de estrellas,
coronada de alegría.

Qué triunfante va en las andas
la Divina Emperadora,
toda cercada de estrellas
y coronada de gloria.

Hoy sale a purificarse
la rosa de Jericó,
siendo más pura que estrellas
y más hermosa que el Sol.

En los pies lleva la Luna
y en su cara lleva el Sol,
en sus brazos virginales
al cordero de Sión.

Una vela y una rosa
que la Virgen ofreció,
que en aquel tiempo se usaba
llevar ofrenda al Señor.

Ya van a ofrecer la rosa
con gran acompañamiento,
la madrina va delante,
la confitura vertiendo.

Dichoso aquél sacerdote,
que con reverencia llega
a quitarla de las manos
a la Aurora de Candela.

Dichoso aquel sacerdote
que a la Virgen se acercó
a quitarle de las manos
al cordero de Sión.

Ya llegan los de Justicia
todos a besar al Niño,
al que murió por nosotros
en la Cruz por redimirnos.

LOS SACRAMENTOS

Los Sacramentos son siete
si los quieres escuchar
estáte atenta un ratito
que te los voy a cantar.

El primero es el bautismo,
tienes que estar bautizada
en la pila bautismal
para ser buena cristiana.

Segundo, Confirmación,
ya sé que estás confirmada,
pues te confirmó el Obispo
y te dio la manotada.

El tercero, Penitencia,
la que yo nunca cumplí,
que me dijo el sacerdote
que me apartara de ti;

El cuarto, la Comunión,
que es cosa muy exquisita
a quien pudiera tomar
de tu pecho agua bendita.

El quinto, Sacerdotal,
¡oh, quién fuera sacerdote!
para estar contigo a solas
confesándote una noche.

El sexto, Extremaunción
la que dan a los enfermos,
la que me darán a mí
que por ti estoy muriendo.

El séptimo, Matrimonio,
que es lo que vengo a buscar,
dáme la mano de esposa
si es que me la vas a dar .

ROMANCE DE JUEVES SANTO

Jueves Santo, Jueves Santo,
Jueves Santo de mañana,
camina la Virgen pura
con su bendita compaña,

lleva en su mano derecha,
llevaba un cáliz de plata
para recoger la sangre
que Jesucristo derrama.

En la calle la Amargura
a una mujer se encontraba:
-Señora, ¿ha visto a un hombre
que Jesucristo se llama?

-Si, señora, si lo he visto,
tres horas antes del alba,
con una cruz en los hombros
y una soga en la garganta,
una corona de espinas
que el cerebro le traspasa;
me pidió un paño de mano
para limpiarse la cara;
tres dobles tenia el paño.
todos tres los empapaba;
si no se quiere creer ,
aquí está su semejanza.

La Virgen al oír esto,
cayó al suela desmayada,
San Juan, como buen sobrino,
se permitió levantarla.

-Levántate, tía mía, ,
tía mía de mi alma,
que en aquel Monte Calvario
suenan clarines y lanzas.

-Caminemos, caminemos,
caminemos al Calvario,
que por pronto que lleguemos
ya lo habrán crucificado.

Ya le clavaron los pies,
ya le clavaron las manos,
ya le clavaron la lanza
en su Divino costado.

La sangre que derramó
está en un cáliz dorado.
El cristiano que lo beba
será bien afortunado,
será en este mundo rey
y en el otro coronado.
Jueves Santo de mañana,
Jueves Santo, Jueves Santo.

Julia López era telefonista de Gamonal. Llegué hasta allí previa conversación con ella a través del hilo, o igual una carta suya, o un pasar y ver, o como se dice: «Un qué se yo», o algo por el estilo. La cosa es que quedé en ir echar café y la tarde, dos asuntos que se despachan juntos. Mi sorpresa fue que me esperaba con un grupo de personas que sabían mucho y bueno del pueblo en materia de romances y que estaban deseando soltarlos como si les quemaran dentro. Así que nos sentamos en un patio y luego en otro, y empezaron a bullir las memorias entresacándolos. Sus versos llevan la elocuencia de la sugerencia sobre las costumbres del pueblo, dejando al lector que complete el cuadro.

ROMANCE DE LOS ENAMORADOS

Sabadito por la tarde,
por tu calle me paseo,
platico con las vecinas
ya que contigo no puedo.

Pregunto que dónde estás,
y me responden diciendo:
-Se fue por agua a la fuente
con un cantarito nuevo
y una jarrita pequeña
para no coger el cieno.

Domingo por la mañana,
me voy para el cementerio,
sólo por verte venir,
resplandeciente lucero,
ya te veo en el camino
con las mozas de tu tiempo,
pisando de canto en canto
por no pisar en el suelo.

Cuando entras en la iglesia
lo haces con pie derecho,
y tomas agua bendita
solamente con dos dedos,
y te pones de rodillas
y te santiguas, diciendo:

-Señor mío, yo pequé,
de mis culpas me arrepiento.
y yo con mirarte a ti,
entera la misa pierdo.

Cuando se acaba la misa,
me salgo de los primeros,
sólo por verte venir ,
resplandeciente lucero,
y al pasar junto a tu vera
yo me despido diciendo:

-Adiós, palomita blanca,
plumaje de mi sombrero,
puntilla de mis galones,
ramo de mi pañuelo.

RONDA DE QUINTOS

Por ese lugar lo dicen,
lo publican por la calle,
diciendo que viene un quinto
sacando mozas a pares,
y por no ir allá,
ando buscando una dama:

-Dime dama, si me quieres,
dame el sí por la ventana.

-El sí, galán, te daré,
pero de muy buena gana,
esa calle abajo va
una guitarra tocando,
una cuadrilla de mozos
la ronda viene cantado.

-Retírate, dama hermosa,
no nos vean aquí hablando,
se lo digan a tu padre
pudiendo estar descuidado.

-Si a mi padre se lo dicen
a mí no me da cuidado,
que el rato que estoy contigo
mis penas se han acabado.

-Tú cogerás el fusil
y yo tomaré la espada,
y juntos los dos iremos
a dar combate a la raya.

ROMANCE DE LA DAMA y EL GALAN

En el nombre de ti, niña,
y de tus padres primero,
voy a contar un romance,
en nombre de Dios empiezo.

El galán que a ti te ronda
debe ser gran caballero,
merece de andar vestido
de panas y terciopelos,
y tú, como linda dama
mereces andar la mesmo,
mereces andar en coche,
con cuatro mulas corriendo.

Sortija y anillos de oro,
merecen llevar tus dedos,
una camisa de Holanda
que no la estime tu cuerpo,
y una cama doradita,
y sobre dorado cielo
sábanas y cobertores,
bordados con blanco y negro.

Los almohadones de flores,
donde pones tus cabellos,
tus cabellos son de oro,
de oro fino tus cabellos.

Dama, cuando te los peines,
no arrojes uno ni medio,
guárdalos en caja de oro,
que un galán muere por ellos.

El galán que te pretende,
a la ventana está puesto,
esperando a que les des
palabra de casamiento.

Y si palabra le has dado,
cúmplela y no te arrepientas,
que lo de cumplir palabra,
es de rey, y tú eres reina.

Si os faltara la corona
yo os daré de qué hacerla,
de rosas y de jazmines,
de claveles y violetas.

Entre jazmín, rosa y flor,
tres gotas de sangre negra,
que las derramó un galán
a favor de una doncella.

Si tratara de olvidarte,
a fraile se ordenará,
hará una casa en el campo
que le llamen «Soledad»,
con paredes de tristeza,
con cimientos de piedad,
con puertas de fino acero
para más seguridad.

Entre tejita y tejuela,
hojas secas de nogal,
cuando las hojas verdescan,
es que te intenta olvidar.

Aquí se acabó el romance
de la dama y el galán.

Entonces -¿cuándo fue entonces? en Gamonal las bodas duraban tres días, y esto es lo que se cantaba en vísperas, durante la cena:

ENHORABUENA A LA NOVIA

Informada vengo, niña,
informada muy de veras,
de que te casas mañana,
quiera Dios que por bien sea,
tus padres, si están presentes,
Dios los dé lo que desean,
y si los tienes difuntos,
Dios los dé la Gloria eterna,
que yo de mi parte, vengo,
a darte la enhorabuena;
tus amigas y vecinas
también te la dan la mesma;
mañana por la mañana
te pondrás hecha una reina,
te hincarás de rodillas
a tus padres obediencia,
te echarán la bendición
la con su mano derecha,
esto te quiere decir
que la de Dios representa;
mírala, parece un sol,
más reluciente que estrella,
más hermosa que Diana
cuando asoma por la tierra;
a vos digo bella dama
dueña de tan alta prenda,
que no saliera de casa,
sin su marido licencia,
y si acaso saliere,
a la vecindad dé cuenta,
de dónde va y dónde viene,
que sea pronto la vuelta,
y si su marido vuelve,
se encuentre la puerta abierta.

Y aquí lo que se cantaba el día de la boda, durante la comida:

ENHORABUENA AL NOVIO

Ya estarás contento, majo,
de que la tienes al lado,
y si al lado no la tienes,
la tienes a tu mandato,
que a la puerta de la Iglesia,
os estuvieron casando
delante de los padrinos,
parientes y convidados;
subisteis la iglesia arriba
agarrados de la mano,
a las gradas del altar
os estuvieron velando;
y esto te quiere decir
que la trates con recato,
que la vistas y la calces
aunque anduviérais a rastro,
y si tuviéreis familia,
tenerla bien educados,
que no sean respondones
y que sean bien mandados,
y si llegando a ser grandes
quisieran tomar estado,
no le quitaréis el gusto,
que a vosotros os lo han dado.

Esta muestra no representa más que una primera entrega del Romancerillo de Gamonal, que, como sabiduría popular estaba hecha a asomar tímidamente una punta por el horizonte de la cultura; pequeño perfil que equivale a la parte visible de un iceberg, en comparación con el volumen sumergido, pero algo más tierna y cálida.