Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

24 JUEGOS DE NAIPES 24. Juegos de manos recopilados y referidos por el Diablo Cojuelo

Publicado en el año 1988 en la Revista de Folklore número 92.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 92 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Preparación de una baraja para hacer juegos variados

Es necesario tener, ante todo, una baraja de las corrientes. Una vez cumplido el primer requisito, habrá de tenerse en cuenta que cada tres tiene el valor de tres tantos; cada seis también vale seis tantos; las sotas valen nueve; los doses valen doce; los cincos, quince; los caballos, dieciocho; los ases, veintiuno; los cuatros, veinticuatro; los sietes, veintisiete, y los reyes, treinta. Advirtiendo que el primer grado se dará a las espadas; el segundo, a los bastos; el tercero, a los oros, y el cuarto, a las copas. Luego se pondrá toda la baraja boca arriba, extendida sobre una mesa, dividiendo cada palo de por sí; después habrá de levantarse un naipe cualquiera; por ejemplo, el cinco de copas.

Se dirá uno para sí mismo quince y le sumará tres de memoria, lo cual hacen dieciocho. Levantarás, entonces, el caballo de espadas, advirtiendo que las espadas son siempre las primeras; segundo, los bastos; tercero, los oros, y cuarto y último, las copas. Este caballo de espadas se pondrá detrás del cinco de copas (teniéndolo con la mano izquierda) y se contará de memoria: dieciocho de espadas y tres (que siempre se llevan) son veintiuno. Levantándose el as de bastos que, con los tres de memoria, forman veinticuatro. Correspondiendo levantar el cuatro de oros, contando sobre el veinticuatro de oros los tres de siempre, nos da veintisiete, lo que nos hace levantar el siete de copas; contando sobre el veintisiete de copas el tres correspondiente, nos da treinta, que equivale al rey de espadas (llegando a dichos reyes no se les cuenta nada). A continuación habrá de levantarse el tres del mismo palo, o sea el tres de espadas, y con los tres de memoria componen seis. Esto hace que se tome el seis de bastos, y sobre estos seis tantos se añaden los tres de siempre, que forman nueve, levantándose la sota de oros; contando nueve de oros y los tres de memoria, componen doce, y se levantará el dos de copas, prosiguiendo de la misma manera hasta levantar o coger toda la baraja por completo, no olvidando nunca de aumentar los tres consabidos puntos; después de componerla se guardará esta baraja para cuando se quiera hacer alguno de los juegos que a continuación siguen.

Manera de dar uno o varios naipes a cada uno de los que te presencian y luego adivinarlos de uno en uno

Tomarás la baraja preparada de la forma explicada anteriormente y dirás a los circunstantes: «Ahora, después de haber barajado bien estos naipes, quiero que toméis algunos de ellos y cuando todos los hayáis tomado los adivinaré de uno en uno.»

Seguidamente los barajas bien, adviertiéndote que los has de barajar sacándolos de abajo y poniéndolos arriba, o viceversa, no colocándolos nunca entre la baraja; después dirás a uno de los presentes que levante o alce dicha baraja cuantas veces quisiere, y después, de la parte de arriba darás algunos naipes a todos los circunstantes, haciéndolo de forma que haya para todos, y quedándote el último lo mirarás con disimulo; por ejemplo, es el caballo de oros, dirás para ti: dieciocho de oros y tres de memoria, que siempre hay que tener en cuenta, forman veintiuno, o sea el as de copas. Acto seguido pedirás al último que le has dado los naipes el as de copas, y proseguirás pidiendo los demás naipes.

Veintiuno de copas y tres que siempre se llevan, forman veinticuatro, correspondiendo levantar al cuatro de espadas. A las veinticuatro de espadas se le añaden los tres consabidos puntos y forman veintisiete, que corresponden al siete de bastos. y así sucesivamente, advirtiendo que los naipes que te devuelvan los irás poniendo arreglados como antes, teniendo de esta manera la baraja dispuesta para hacer otro de los interesantes juegos que a continuación se publican.

Si por cualquier causa la baraja sufre trastorno en la colocación prevista, no tendrás otro remedio que volverla a componer de la manera primeramente explicada.

Modo de adivinar todos los naipes de la baraja, nada más que palpándolos con los dedos

Teniendo la baraja compuesta de la forma explicada, barajarás bien los naipes, sacándolos de abajo y poniéndolos arriba, no colocándolos nunca en el centro de la baraja, y dirás: «Mirad cómo barajo bien estos naipes; veréis cómo nada más que palpándolos con los dedos, adivino los tantos que tiene cada naipe y si es figura y de qué palo es: Luego dirás a uno de los que te presencien que levante las veces que quiera la baraja; después, la tomarás y mirarás con disimulo el naipe de abajo y lo palparás con los dedos; por ejemplo, es el tres de oros, dirás: «Este naipe que toco con los dedos, conozco que es el tres de oros.» Lo sacarás y lo enseñarás a todos para que lo vean, luego lo pondrás encima de una mesa y boca abajo. A continuación le añadirás los tres de memoria, que componen seis. Verás cómo, efectivamente, el naipe que le sigue es el seis de copas, y observando las normas dadas en la explicación, verás cómo no fallas ningún naipe. Advirtiéndote que con todos los naipes que vayas sacando has de hacer la misma acción con los dedos, y poniendo los unos encima de los otros, bien puestos, en forma que no se vean sus puntos, para que te quede compuesta la baraja para hacer cualquiera de los juegos que necesiten este requisito.

Juego consistente en adivinar un naipe escondido

Con la mano izquierda ten una baraja compuesta, boca abajo, encima de una mesa, y extendiéndola en forma de abanico, dirás a uno de los circunstantes que tome el naipe que quiera y que se lo esconda. Reparte la baraja en dos partes por el punto donde sacó el naipe, y del montón que está encima mirarás con disimulo el naipe que está el último. Por ejemplo, es el cuatro de copas. Contarás (de memoria): veinticuatro de copas, menos tres (que siempre hay que tener en cuenta), son veintiuno, y como el palo anterior al de copas es el de oros y el veintiuno de oros es el as, verás cómo efectivamente el naipe que se ha escondido es el as de oros (porque hay que tener en cuenta que al restar se invierten los palos, o sea que las copas serán las primeras; segundo, los oros; tercero, los bastos, y cuarto, las espadas). Una vez que te entreguen dicho naipe, lo colocarás debajo del cuatro de copas, y este montón, encima del que está sobre la mesa, y te quedará la baraja compuesta para que puedas hacer cualquiera de los juegos que necesiten este requisito.

Juego de poner todos los naipes de la baraja boca abajo sobre una mesa, y adivinar y levantar el naipe que se pide

Una vez que tienes la baraja compuesta, barajarás bien los naipes, barajándolos como has hecho en los juegos antecedentes, y dirás a la concurrencia: «Ahora quiero poner todos los naipes extendidos, boca abajo, sobre una mesa, y el naipe que me pidáis os lo adivinaré.» Luego dirás a uno de los amigos que te escuchan que levante cuantas veces quisiere; después, tomarás la baraja y, con disimulo, mirarás el naipe de abajo. A continuación los pondrás tendidos sobre una mesa, de manera que no se vean las figuras, en cuatro hileras (advirtiendo que en cada hilera has de poner diez, y empezarás a ponerlos por el naipe de abajo, colocándolos de izquierda a derecha), por ejemplo: el primero de la primera fila es un cinco de bastos, el primero de la segunda fila será un cinco de oros, el primero de la tercera será un cinco de copas, y en la cuarta, el de espadas. Supongamos que te han pedido el as de oros. Empezarás a contar por el primer naipe, y dirás (para ti): cinco de bastos y tres de memoria forman dieciocho (porque siempre los cincos valen quince), con que el segundo naipe de la primera hilera, naturalmente, será el caballo de oros (los caballos valen dieciocho). Luego contarás: dieciocho de oros y los tres de memoria, componen veintiuno (como a los oros siguen las copas), serán veintiuno de copas, o sea el as de copas. Luego, sabiendo que los terceros naipes de las cuatro hileras son los ases, dirás (de memoria): Después de copas siguen espadas; después, bastos, y luego, oros. Luego, levantarás el tercer naipe de la cuarta hilera y lo enseñarás, y verán cómo efectivamente es el as de oros pedido. Después lo colocarás en el mismo lugar donde estaba, y para los demás naipes que te pidieren efectuarás la misma norma. Una vez que todos hayan pedido y se los hayas enseñado, levantarás todos los naipes de cuatro en cuatro; es decir, los primeros de las cuatro hileras; después, los cuatro segundos, y los pondrás encima de los cuatro primeros, de forma que no se vean sus puntos, y de la misma manera colocarás los demás para hacer el juego siguiente.

Manera de hacer que salgan los cuatro reyes juntos, los cuatro caballos y los demás por su orden, después de haber barajado bien los naipes

Teniendo la baraja compuesta de la forma que te he explicado en el juego anterior, barajarás bien los naipes de la forma que lo has hecho en los otros juegos, poniendo los de abajo encima. Luego dirás a uno de tus amigos que levante cuantas veces quisiere la baraja, y después la cogerás y, con disimulo, mirarás el naipe que está debajo. Por ejemplo, es un siete; lo retendrás en tu memoria y dirás: «ya habéis visto cómo he barajado bien los naipes. Pues ahora veréis cómo hago salir los reyes juntos, los caballos, las sotas y los demás por su orden, y los quiero adivinar antes de verlos.» (Y como he dicho antes, suponiendo que la última carta de abajo es un siete, dirás:) «Ahora quiero sacar los cuatro sietes.» Luego sacarás los cuatro sietes de abajo (advirtiendo que si al sacar uno, dos o tres saltase otro naipe distinto, por haberse quedado encima de la baraja, dirás:) «Los otros se me han escapado (o escondido); yo los encontraré», y los sacarás de encima de la baraja. Después contarás: siete y tres de memoria componen treinta (porque ya se sabe que los siete valen veintisiete). Luego, dirás: «Ahora voy a sacar los cuatro reyes.» (Has de recordar que los reyes valen treinta.) Cuando llegues a los reyes no les aumentarás los tres de siempre, sino que te acordarás que a continuación vienen los treses, cuando saques éstos, para saber los que van a continuación tendrás que volver entonces a aumentarles los tres consabidos puntos que te formarán el grupo de los cuatro seises; después, las sotas (que valen nueve); luego, los doses, que valen doce, y de la misma forma sacarás los demás naipes, quedando con este juego la baraja descompuesta.

Habrá de notarse que, teniendo escondida otra baraja compuesta como la explicada, se pueden hacer otros muchos más juegos, que por no ser prolijo no los escribo. Pero con la práctica tú mismo podrás sacar.

No olvides, asimismo, que estos juegos que te he explicado, y lo mismo los que a continuación se irán publicando, requieren algo de ensayo por tu parte, y cuánto más mejor. Nunca desesperes si a la primera no te salen; con un poco de paciencia lograrás un entero dominio en cuantos juegos y habilidades de PRESTIDIGITACION te propongas hacer.

Modo de adivinar el naipe que se habrá enseñado, sacando nada más que tres naipes de la baraja

Tomarás la baraja y tendrás en cuenta el naipe que está debajo, y lo mirarás con presteza para que ninguno de los que te presencien se den cuenta, y acto seguido dirás: «yo os enseñaré un naipe, y dicho naipe lo adivinaré, sacando nada más que tres naipes de la baraja.» Después, barajarás bien, dejando el naipe que está debajo, y luego lo enseñarás junto con la baraja, y teniéndola con la mano dirás: «Tened en cuenta qué naipe es éste que os enseño.» Después te pondrás la baraja detrás de la espalda y pondrás otro naipe encima del que has enseñado, y éste harás que salga un poco hacia dentro de la mano, y que no se vea. Después, enseñarás el naipe que está debajo, junto con la baraja, diciendo: «¿Es éste?» y te responderán que no. Luego, con ligereza, para que no lo perciban, sacarás el que habían visto antes y lo pondrás encima de la mesa, sin que vean qué naipe es (boca abajo). Después barajarás naturalmente y volverás a preguntar: «¿Es éste?» y te responderán que no. Entonces colocas éste sobre la mesa, de la misma forma que el anterior. Luego, enseñarás el que venga a continuación, y haciendo la misma pregunta, te responderán lo mismo que en casos anteriores. Y, por último, lo colocas sobre la mesa, junto con los dos anteriores, y dirás; «Ya que me habéis dicho que el naipe que os he enseñando no es ninguno de los que están encima de la mesa, vamos a comprobarlo.» Al mismo tiempo los pones boca arriba y encontrarán el primer naipe que habían visto.

Forma de hacer muchos montones de naipes encima de una mesa y sacar el naipe que se pide del montón que se quisiere

Tomarás la baraja y la barajarás, y con presteza mirarás el naipe que está debajo. Después dirás; «Ahora voy a hacer unos cuantos montones de naipes, y quiero adivinar el que nombraren y sacarlo del montón que me indicaren.» Luego, barajarás bien los naipes sin mover el que está debajo; después, harás tantos montones cuantos concurrentes hubiere, teniendo presente el montón donde está el naipe que has visto (supongamos que es el siete de copas). Dirás a uno de tus amigos de qué montón quiere que saques el siete de copas, y del montón que te dijere sacarás un naipe, y mirarás cuál es, (supongamos que fuese el dos de espadas). Luego, preguntarás a otro de los concurrentes de qué montón quiere que saques el dos de espadas. Luego, sacarás un naipe del montón que te indicare, y sacarás los otros de la misma manera. Adviértase que si alguno te hace sacar un naipe del montón que está el siete de copas y no es el último, sacarás otro naipe de dicho montón. Pero si es el último, sacarás el siete de copas, y si ninguno te ha mandado sacar el naipe de dicho montón, entonces dirás: «Yo también quiero escoger montón para sacar tal naipe», y sacarás el siete de copas (el naipe que tú dices a los demás que quieres sacar será el mismo del último que te ha entregado). Después dirás al primero de los asistentes de qué montón te ha hecho sacar el siete de copas; luego, a continuación, pondrás el siete de copas descubierto en el montón que te dijere. Acto seguido harás las mismas preguntas a los otros, poniendo el naipe descubierto en el montón que te indicaren.

Juego de mandar sacar algunos naipes de la baraja y adivinarlos antes de sacarlos

Tomarás la baraja y la barajarás, y también con ligereza, para que no lo noten, mirarás el naipe que está debajo, y luego dirás: «Ahora quiero dar la baraja a uno de vosotros, y el naipe que os pida lo quiero adivinar antes de que lo saque.» Luego, volverás a barajar los naipes sin mover el de abajo, y después darás la baraja a uno de los que te rodean, y le pedirás el naipe que está debajo: Supongamos que es el cinco de espadas. Dirás entonces: «Dame el cinco de espadas por arriba», y sin mirarlo te dará un naipe de los de arriba. Supongamos que es el rey de oros; dirás a continuación: «Dame el rey de oros por el medio», y te dará un naipe de entre la baraja. Supongamos que es el as de bastos. Dirás: «Dame el as de bastos por debajo». Después, le preguntarás qué naipe le pediste por arriba, y te responderá que el cinco de espadas. Y de esta manera le preguntas los demás naipes. Adviértase que así como le has pedido nada más que tres naipes, le puedes pedir los que quisieres.

Juego de poner los cuatro reyes divididos, cada uno con su caballo, una sota y un as, y después hacerlos encontrar juntos: los cuatro reyes, los cuatro caballos, etcétera

Para hacer este juego escogerás de la baraja los cuatro reyes, los caballos, las sotas y los ases, y pondrás los cuatro reyes en hilera, el uno al lado del otro, y un poco separados. Después pondrás un caballo encima de cada uno, de forma que se vean los reyes, y luego las sotas de la misma manera que has puesto los caballos (boca arriba), y, por último, los ases, de la misma manera que los caballos y las sotas. Luego, dirás: «Ya veis estos cuatro reyes, que están divididos cada uno con un caballo, una sota y un as. Pues ahora los quiero barajar bien y hacer que se encuentren juntos.» Luego, levantarás un rey con un caballo, una sota y un as juntos, y los demás, de la misma forma. Después, los barajarás (poniendo los naipes de abajo encima) y dirás a uno de los circunstantes que levante cuantas veces quisiere. Después, los tomarás juntos y los sacarás por abajo de uno en uno, poniendo los cuatro primeros, uno al lado del otro, y separados. Después, pondrás los otros ,de la misma manera (advirtiendo que los has de poner cubiertos, como si dieras naipes para jugar). Después, los descubrirás y verán que los cuatro reyes están juntos, los caballos, las sotas y los ases.

Manera de adivinar en un instante el naipe que se habrá pensado de la baraja

Tomarás la baraja y la barajarás, y con ligereza, para que no se den cuenta, mirarás el naipe que está debajo. Después, dirás: «Quiero que piensen un naipe y adivinárselo.» Después, volverás a barajar los naipes, sin mover el que está debajo, y pondrás toda la baraja extendida en forma de abanico, y teniéndola con una mano dirás a uno de los que te presencian que piense un naipe y que lo saque. Después, lo pondrás encima de la baraja sin verlo, y dirás que levanten. Después, pondrás un montón encima del otro. A continuación mirarás toda la baraja, y el naipe que esté encima del que habías visto antes será el naipe que habrá pensado.

Chasco para adivinar repentinamente el naipe que uno cualquiera piense de la baraja

Tomarás la baraja y dirás: «Voy a adivinar el naipe que uno de vosotros haya pensado.» Para eso, te dirigirás a la persona a quien quieres gastar la broma y le dices que piense un naipe, y luego, que baraje bien. Y cuando te devuelva la baraja, con la punta de un cortaplumas empujarás un naipe cualquiera de la baraja, haciéndole salir por el otro lado, y le dirás que lo saque y que mire si es él, y al tiempo que agarra el naipe le darás con el mango del cortaplumas en los dedos, lo que dará que reír a los que están presenciándolo.

Juego consistente en sacar veintiún naipes de la baraja y hacer tres montones y adivinar el naipe que se ha pensado

Para hacer este juego sacarás veintiún naipes de la baraja y los tendrás por encima de la mesa, y dirás: «Uno de vosotros pensará un naipe de estos que está encima de la mesa, y lo quiero adivinar haciendo tres veces tres montones.» Después dirás a uno de los circunstantes que piense un naipe que quiera, advirtiéndole que tenga en cuenta en cuál de los montones que harás está. Luego, los levantas y los barajas bien, y pondrás tres naipes sobre la mesa, bien separados, para que cuando pongas los otros encima de los tres no se confundan los montones. Seguidamente pondrás los otros, de uno en uno, encima de los tres primeros, y luego preguntarás a dicho circunstante en cuál de los tres montones está el naipe que ha pensado. Y el montón que te diga donde está, lo pondrás en medio de los otros dos. Y esto lo harás dos veces más sin barajarlos. Después, los sacarás de uno en uno, poniéndolos tendidos sobre la mesa y los contarás, y el onceno que saques es el naipe que se ha pensado, y lo retendrás en tu memoria, sacando los demás naipes que quedan, y dirás: «Ahora quiero ver si lo sabré adivinar.» Luego, levantas el susodicho naipe onceno y verás cómo es cierto.

Juego de poner los cuatro reyes, los caballos, las sotas y los ases en cuatro hileras, y hacer que por los lados y las diagonales salgan siempre: un rey, un caballo, una sota y un as, y cada uno de distinto palo

Para hacer el juego presente escogerás de la baraja los cuatro reyes, los caballos, las sotas y los ases, y los barajas bien. Después, los colocarás en cuatro hileras, bien arreglados y juntos, de forma que hagan la figura de un cuadrado, y dirás: «Para que os entretengáis, quiero ver si sabéis colocar estos naipes de manera que por los lados y las diagonales no haya más que un rey, un caballo, una sota y un as, y todos de distinto palo. Y veréis que no lo lograrán hacer salvo si alguno lo sabía de antes. Y después de que estén ya cansados de hacer combinaciones infructuosas, tomarás tú las cartas y las colocas de la manera siguiente:

En la primera hilera colocarás el rey de oros, el as de espadas, el caballo de copas y la sota de bastos.

En la segunda hilera pondrás la sota de copas, el caballo de bastos, el as de oros y el rey de espadas.

En la tercera hilera colocarás el as de bastos, el rey de copas, la sota de espadas y el caballo de oros.

Y en la cuarta hilera pondrás el caballo de espadas, la sota de oros, el rey de bastos y el as de copas.

Y una vez que hayas acabado de colocarlos verán cómo, en efecto, dichas condiciones se cumplen.

Juego de enseñar los cuatro caballos juntos y luego repartirlos entre la baraja, y después hacerlos encontrar juntos

Tomarás la baraja y, teniéndola con la mano izquierda, pondrás los cuatro caballos abajo juntos, y los pondrás en figura de abanico, para que no se vean nada más que los cuatro caballos; pero en el caballo de más abajo le pondrás detrás otros tres naipes, sin que se vean, y dirás.: «Mirad estos cuatro caballos cómo están juntos.» Luego, pondrás la baraja boca abajo y volverás a decir: «Mirad cómo ahora reparto los cuatro caballos.» Y pondrás el caballo de abajo encima de la baraja, y el otro naipe que le sigue lo pondrás en el medio, y asimismo pondrás los otros dos, repartiéndolos en la baraja. Y pensarán que has repartido los cuatro caballos: Después, pondrás la baraja en la mesa y dirás que la levanten, y luego pondrás un montón encima y a continuación sacarás los naipes uno a continuación del otro, y verás cómo salen juntos los cuatro caballos.

Juego entretenido de hacer pasar un río sobre una barca a tres damas y tres caballeros (o tres princesas y tres príncipes), sin que en un lado ni en otro haya más hombres que mujeres, o viceversa

Pondrás sobre la mesa tres caballos con tres sotas del mismo palo; el as de copas para que sirva de barca, y los demás naipes en una hilera a modo de río. Hecho esto, dirás: «¿Cómo haríais pasar estos enamorados, por haber encontrado la barca sin el barquero, no pudiendo caber en dicha barca nada más de dos personas, con la particularidad que nunca se encuentren ni en un lado ni en otro más hombres que mujeres, sino o tantas damas como caballeros o solo caballeros o damas.» Dicho esto, dejarás que algunos prueben hacerlo, y cuando vean que no lo consiguen, harás lo siguiente: «Embarca dos mujeres y, pasando el río, dejarás al otro lado una; vuelve al momento a la orilla opuesta con la otra y embarca a la que estaba con los caballeros y a la que vino, y torna a la orilla donde está una dama sola. Vuelve solo con una y la dejas en tierra con su amado y embarcas a los dos príncipes y los pasas con sus damas. Embarca dama y galán y tráelos a la orilla opuesta. Llévate los dos galanes a donde quedaron una dama y un caballero. Embarca a la mujer y tráela donde están las otras dos. Embarca a otra con ella y pásalas donde están sus enamorados. Trae el que está sin dama y, juntos, los llevas donde están las otras parejas. Y así los habrás pasado sin faltar a lo dicho.

Juego de adivinar un naipe de la baraja, que otro habrá pensado.

Tomarás una baraja y la pondrás encima de una mesa, y dirás: «Ahora quiero hacer un juego consistente en que el naipe que uno de vosotros penséis lo adivine.» Luego, dirás a uno de tus amigos que la tome y que la baraje bien, y que piense el naipe que quiera y que cuente cuántos naipes hay delante de él, empezando a contar desde el primero de abajo, y que no le pierda de memoria. Y esto lo tiene que hacer de espaldas a ti para que no le veas. Después, le pedirás con la baraja, y te la pondrás en la mano izquierda, boca arriba, y con el dedo pulgar de la mano derecha te los pasarás, o pondrás, todos de uno en uno en dicha mano: el segundo encima del primero, el tercero encima del segundo, el cuarto encima del tercero, etc., hasta pasar toda la baraja y haciendo como que buscas el naipe. Después, se la devolverás y le dirás que ya lo has hallado y que si lo quiere encontrar que cuente hasta cuarenta, empezando por el naipe de abajo; advirtiendo que si antes lo encontró a los trece naipes, que cuente trece desde el primero de abajo; al segundo, catorce; al tercero, quince, y así a los demás hasta cuarenta, y lo hallará y verán que es cierto.

Juego de broma para adivinar en cuál de los dos montones está el naipe que se ha pensado, sin tocar la baraja

Tomarás la baraja y se la entregarás a uno de los amigos que te presencian y al cual quieres embromar, y le dirás que la baraje bien y que la ponga encima de la mesa, dividida en dos montones, y dirás: «Quiero adivinar en qué montón está el naipe que éste (por el amigo) elija en su mente.» Luego, dirás que te descubra qué naipe es el que ha escogido, y después que te lo haya dicho, le volverás a decir que lo saque de este montón (señalándole el que tiene más naipes), y harás que lo mire para ver si está allí dicho naipe, y si lo encuentra en dicho montón, se quedarán maravillados de ver que lo has adivinado sin haber tocado ningún naipe. Pero si no está, le responderás muy serio: «Pues estará, sin duda, en este otro montón.» y todos reirán la gran habilidad del juego que has hecho.

Juego que consiste en hacer coger a uno de los presentes dos puñados desiguales de naipes y acertar en qué mano hay número impar y en la que hay par

Habiendo tomado uno cualquiera de los concurrentes en una mano unos naipes y en la otra otros, tal que en una sean pares e impares en la otra, dirás al que los tenga que multiplique el número de la mano derecha por tres, y el de la izquierda, por dos, y que sume las dos multiplicaciones y te diga si esta suma es par o impar. Si te dice que es par, di que en la mano derecha tiene pares, y en la izquierda, impares; y si te dice que la suma de las dos multiplicaciones es impar, el número impar estará en la mano derecha, y el par, en la izquierda.

Por ejemplo: Tomó en la mano derecha ocho, y en la izquierda, siete. Multiplicando ocho por tres son veinticuatro, y siete por dos son catorce. Haciendo juntar estos dos productos nos da treinta y ocho, y por ser pares sabrás que lo son en la mano derecha, y en la izquierda, impares, por el contrario.

Tomó cinco en la mano derecha y cuatro en la izquierda. Tendremos que cinco por tres son quince, y cuatro por dos son ocho. Ocho y quince dan veintitrés, número impar, solucionándonos que en la mano derecha hay número impar y par en la izquierda.

Para mayor seguridad, haciendo estas operaciones con las cantidades del primer ejemplo.

Ocho por dos (izquierda) dan dieciséis, más siete por tres (derecha) nos dan veintiuno. De dieciséis y veintiuno nos resultan treinta y siete, número impar.

Forma de tomar dos números pares e iguales de naipes, en las dos manos, y adivinar los naipes que le queden en la mano derecha

Tomando dos números pares en las manos, le mandarás que de la mano izquierda ponga tres naipes en la derecha, y luego pase de la derecha a la izquierda tantos naipes como le quedaron en la mano izquierda, y habiendo hecho esto, te resta sólo decirle que tiene en la mano derecha seis naipes; esto es, el duplo de lo que le dijiste que pusiese en la mano derecha. Pongo por ejemplo que una persona tomó en cada mano dieciséis naipes; al mudar tres de la mano izquierda a la derecha, le quedarán: diecinueve en la derecha y trece en la izquierda, Al pasar trece (tantos como quedaron en la izquierda) de la derecha a la izquierda, quedan seis en la derecha y veintiséis en la izquierda. Y has de tener en cuenta que si mandas que pase de la izquierda a la derecha tres naipes, después de hacer el segundo cambio encontrarás siempre seis en la derecha; si mandaste pasar cuatro, hallarás ocho; si cinco, diez, y siempre en número doblado.

Juego para hacer tres repartos de naipes y saber los que le quedaron a una persona en las manos

Dile a la persona que quieras que tome en su mano los naipes que guste, y luego dirás que añada otros tantos como tomó al principio. Dale tú un número señalado de naipes y dile después que saque de ellos la mitad, y que a continuación saque los que en un principio tomó, lo que, ejecutado, te resta sólo decirle, para acertar los que le quedan en sus manos, la mitad de los naipes que le mandaste tomar. Doy por caso: Esta persona tomó ocho naipes cuando le dijiste tomase un número de ellos. Mandástele añadir otros tantos, con lo que hizo dieciséis; luego, le das tú un número determinado, que en este ejemplo será diez, que juntos con los que tiene son veintiséis, de los que mandarás que saque la mitad, con lo que le quedan trece. Y si de estos saca los ocho, es forzoso que le reste la mitad de lo que tú le dijiste, que es cinco, los que le dirás que le quedan, sin que admita duda.

Juego de poner tres caballos repartidos por la baraja, y después hacerlos encontrar juntos con una sota

Tomarás la baraja y sacarás tres caballos y una sota, y la pondrás sobre una mesa, y al enseñar los tres caballos dirás: «Estos tres bribones que se han divertido en la taberna, después de haber comido y bebido bien, se preguntan si tienen dinero. Hallándose que no tienen un cuarto, se preguntan que qué harán. Uno de ellos contesta: «Se ha de pedir más vino a la tabernera, y mientras va a la cuba nos escaparemos.» Los tres convienen en ello: llaman a la tabernera (que es la sota) y la envían a la cuba. Para esto volverás la sota boca abajo sobre la mesa. Después de lo cual dirás: «Es preciso escabullir a estos desalmados», y luego pondrás uno encima de la baraja; otro, debajo, y otro, en el medio. Adviértese que antes de que ejecute el juego es preciso hacer que el cuarto caballo se encuentre debajo de la baraja o encima. Y habiendo vuelto la tabernera y no hallando a los tres bribones, la pondrás en disposición de volver tras ellos, y dirás: «Ahora hagamos correr a la tabernera y veamos si les podrá dar alcance.» Para esto la pondrás encima de la baraja; luego, dirás a uno de tus amigos que corte. A continuación, colocar los dos montones uno encima de otro, y después irás arrojando los naipes sobre la mesa y se hallarán los tres caballos con la sota.

Juego de hacer que miren el naipe de encima de la baraja, y después hacerlo desaparecer

Tomarás la baraja y la barajarás bien; la pondrás encima de una mesa y te quedarás con la mitad en la mano. Y dirás: «yo me quiero apartar un poco para no ver el naipe que está encima del montón de la mesa. Y después que lo hayáis visto, lo quiero hacer desaparecer.» Y harás que lo vuelvan a su lugar. Después que lo hayan visto, y mientras te apartas dando la vuelta, te mojarás con la lengua la mano derecha por encima y muy poco, que solamente puedas coger el naipe, y luego empuñarás los naipes que tienes en la misma mano, y ésta la pondrás encima del naipe que han visto, haciendo que lo mojado toque al naipe que está descubierto de los de la mano se vea, y dirás: «¿Este es el naipe que habéis visto?» Y te responderán que no. Luego, apretarás la mano por abajo para que se pegue el naipe; después, levantarás la mano, de suerte que no se vea el naipe que está pegado debajo de dicha mano, y después les dirás: «¿Qué naipe era?» Responderán que tal naipe. Y entonces volverás a decir: «yo os había enseñado el naipe que me decís.» Luego, lo buscarás en toda la baraja y lo enseñarás para que lo vean.

Juego de poner toda la baraja detrás de la espalda, y al sacar cada naipe adivinarlo

Tomarás la baraja y la barajarás, y con ligereza, que no te vean, mirarás el naipe que está debajo, y después dirás: «Ahora he de adivinar todos los naipes de la baraja, uno detrás de otro.» Luego, barajarás sin mover el que está debajo (supongamos que has visto el rey de espadas). Después, te pondrás la baraja detrás de la espa1da, y dirás: «Voya sacar el rey de espadas», y sacarás, efectivamente, dicho naipe, que habías visto antes de barajar; pero al sacarlo sacarás otro naipe, que se esconde en la mano y que se mira al echar el primero. Por ejemplo, es el dos de copas. Al sacarlo tomarás otro y efectuarás la misma operación con los naipes consecutivos.