Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1988 en la Revista de Folklore número 93.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 93 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Quien piense que la civilizada sociedad de nuestros días ha llegado a un alto grado de sofisticaci6n en formas de vida, es que no acude con frecuencia a la peluquería, allí, bajo el subterfugio aparentemente moderno de milagrosos ungüentos, afeites carísimos y tintes novedosos, conviven a diario, desde la vanidad de quienes, emulando a César quieren hacer desaparecer su calvicie con incómodos y ostentosos postizos, hasta el dispendio de tiempo y dinero de quienes consideran fundamental la compostura de su cabellera para pertenecer a un status social, seguir una moda o, simplemente, relacionarse con los demás. En el fondo nos diferenciamos poco de los romanos, los franceses del XVII o los británicos del XIX que, sin distinción de sexo ni condición, dedicaban las horas muertas a emperifollar sus testas, y sin embargo, muchas de esas personas pondrían cara de exagerada extrañeza si alguien les comunicara, como simple dato histórico, el tiempo que algunas de nuestras abuelas invertían en realizar un moño de picaporte, Deducimos, por tanto, que la gente sigue considerando importante el aderezo del pelo y que lo que puede comenzar siendo un simple hecho diferenciador ( «rockeros», «charis», «punkies», «heavies», etc,) suele acabar convirtiéndose en una artesanía que requiere un cuidado y un esfuerzo por mínimos que éstos sean. Seguimos, pues, tan sujetos a la moda -si no más- como hace cientos de años, cuando un rey (recordemos el caso de Francisco I de Francia, que tuvo que raparse el cráneo por una herida recibida y toda la Corte le imitó), una actriz famosa (el tocado tan alto y complicado de algunas comediantas del XVIII las obligaba a ir de rodillas en su carruaje) o un escritor en boga, ponían en circulación estilos de peinados cuya mayor o menor duración repercutía en su difusión y aceptación; formas de tocados entraron así y se asentaron en el medio rural al igual que otras fórmulas indumentarias, quedando como tradicionales lo que no eran sino vestigios de modas ya desaparecidas en las ciudades.