Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Las danzas de arcos en el marco geográfico riojano

QUIJERA PEREZ, José Antonio

Publicado en el año 1989 en la Revista de Folklore número 98.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 98 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


INTRODUCCION

Las danzas de arcos en el entorno geográfico riojano constituyen, en las localidades en las que se han conservado hasta la fecha o hasta época muy reciente, un número musical-coreográfico perfectamente integrado dentro de los amplios ciclos de danzas que se interpretan en muchas poblaciones riojanas con motivo de las fiestas patronales u otros acontecimientos populares tradicionales de marcado cariz religioso. Esos ciclos de danzas, a los que ya nos hemos referido en artículos anteriores a este que han visto la luz en esta misma publicación, constan de danzas de palos, arcos, espadas, árboles de cintas, castillos, pasacalles, etc.

No son muchas las danzas de arcos preservadas hasta el presente en esta zona a caballo entre el Ebro y los montes de La Demanda y el Urbión, aunque en el pasado debieron de ser más numerosas tal y como queda atestiguado a la luz de las referencias provenientes de los archivos municipales de algunas villas pertenecientes al mismo entorno.

Son siempre danzas de hombres, y así se han conservado en la mayoría de los casos aún vitales, a pesar de que en la actualidad y tras el proceso de recuperación de los ciclos de danzas acaecido en algunas localidades riojanas durante esta última década intervengan chicas que bailan junto a sus compañeros varones (1).

Es obvio que este tipo de danzas, las danzas de arcos, no son exclusivas del marco riojano alimentado por Alava, Navarra, La Rioja y Burgos. Sin embargo, opino que es interesante hacer una referencia a este área en cuanto que continúa siendo una laguna en el conocimiento del folklore del norte de la Península Ibérica, de cuyo entramado es un engranaje fundamental.

LAS DANZAS DE ARCOS EN LAS LOCALIDADES RIOJANAS

SANTO DOMINGO DE LA CALZADA

La DANZA de esta localidad riojalteña perteneciente al valle del río Oja, se realiza del 10 al 15 de mayo en honor de Santo Domingo. En ella intervienen doce chicos, LOS DANZADORES, más un CACHIBURRIO, jefe del grupo. El ciclo consta de varios números que no vamos a describir para poder centrarnos en el conocido como LOS ARCOS.

Los jóvenes utilizan cada uno un arco de avellano muy adornado con cintas de diferentes colores y papeles. La coreografía de esta danza se estructura sobre la construcción y posterior desarticulación de dos bóvedas circulares de arcos, una en cada esquina del lugar en donde se interpreta la danza en cuestión.

Los danzadores forman una larga cadena de arcos dirigida por el cachiburrio. Este último se coloca como eje de la bóveda, y los danzadores giran a su alrededor mientras van trenzando los arcos. Luego los destrenzan en sentido inverso para avanzar hasta la otra esquina, en donde han de repetir esta figura.

La melodía es de ritmo ternario, 3/8, y oscila en el intervalo de quinta justa Re-La, tal y como es interpretada en la actualidad por los gaiteros de Lizarra (Estella), que suelen acudir durante los últimos años a esta ciudad riojana (2).

OJACASTRO

Esta es otra localidad del valle del Oja, que celebra fiestas con danza en diversas fechas del ciclo anual, en honor de los santos Zenón Agrícola, Vidal y Benito. La DANZA con todos sus números es ejecutada por ocho chicos, LOS DANZADORES, y un CACHIBURRIO o CACHIMBAO.

Hasta hace unas décadas, una de las danzas interpretadas era la denominada LOS ARCOS, en la que cada danzador empleaba un arco adornado con cintas de colores. No queda más recuerdo vivo de este número concreto que se dejó de interpretar a comienzos de siglo. No así otros varios que sí se han conservado hasta el presente (4).

SAN ASENSIO

En esta población de La Rioja Alta, situada junto al río Ebro, también se ha conservado hasta el presente un interesantísimo ciclo de danzas que cuenta con un número denominado LOS ARCOS. Este conjunto de danzas se interpreta a principios de septiembre en honor de la Virgen de Davalillo, y corre a cargo de ocho chicos, LOS DANZADORES, dirigidos por EL CACHIBERRIO, más EL PALERO.

La danza de arcos de San Asensio es interpretada portando cada danzador un vistoso arco confeccionado con una vara de mimbre adornada con guirnaldas y flores de papel de diferentes colores. La estructura coreográfica es muy compleja y comienza bailando en dos filas enfrentadas, con los arcos hacia arriba; luego, de igual modo, pero con las herramientas a ras de suelo; posteriormente, el cachiberrio va trasladando a las parejas de danzadores una por una de adelante atrás, describiendo ondas por arriba y por debajo de las otras parejas. Seguidamente forman una cadena que, dirigida por el cachiberrio, dibuja espirales para pasar a construir una bóveda de arcos cuyo eje es el cachiberrio.

La melodía se articula sobre un ritmo de 2/4 y un intervalo de sexta mayor Sol-Mi, según la interpretación de los actuales gaiteros de la localidad (5).

BIASTERI (LAGUARDIA)

En esta villa de La Rioja Alavesa, situada bajo la cadena montañosa de la sierra de Cantabria, también se ha conservado otra danza con este tipo de herramientas, conocida como LOS ARCOS, que ha solido ser interpretada dentro del ciclo de danzas en honor de San Juan Degollado, el 29 de agosto, con ocho DANZADORES más el CACHIMORRO.

La coreografía de esta danza es similar a las ya expuestas para los casos anteriores: los danzadores forman una larga cadena dirigida por el cachimorro, que va dibujando espirales y serpes, construye bóvedas y forma un círculo en el que cuatro danzadores dan vueltas en el sentido a favor de las agujas del reloj, y los otros cuatro en contra, a la vez que se interpolan al encontrarse unos y otros.

La melodía comporta un ritmo binario de 2/4 y oscila en un intervalo de séptima mayor Do-Si (7).

ZIEKO (ELCIEGO)

Esta otra población alavesa del área riojana celebra los días 7 y 8 de septiembre a su Patrona la Virgen de la Plaza. A comienzos del presente siglo LA DANZA de esta localidad agrícola era interpretada por ocho hombres, LOS DANZADORES, con la presencia de EL CACHIMORRO y EL BASTONERO. Tras la posterior recuperación, suelen bailar ocho niñas.

Por aquel entonces todavía el ciclo de danzas incluía una de arcos denominada LOS ARCOS. Estas herramientas eran confeccionadas con los cellos o aros de las cubas de vino, que eran adornados con profusión de cintas de colores, guirnaldas, etc.

No queda recuerdo de la melodía de esta danza, ni tampoco de su coreografía, aunque presumiblemente sería muy similar a las anteriores (9).

FUENMAYOR

LA DANZA de esta villa riojalteña junto al Ebro ha solido acaparar la vida de sus habitantes en dos fechas anuales, en honor de San José la primera y de San Isidro la segunda. Son ocho los DANZADORES más un CACHIMORRO o CACHIBURRIO, aunque en ]a actualidad suelen bailar niños y niñas.

Una de las danzas de este ciclo es la titulada LOS CELLOS, ya que los arcos se confeccionan con los aros de las cubas. La coreografía de esta danza se articula sobre figuras similares a todas las anteriormente explicadas.

La melodía comporta un ritmo temario de 3/4, que luego se ve continuado por un binario en 2/4, dentro de un intervalo compuesto Sol-La, lo que, unido a las variaciones modales que la línea melódica experimenta, induce a pensar en la encadenación de varias melodías diferentes, con la inclusión de alguna tonada no originaria de esta danza de arcos. En efecto, observando cada una de las partes de esta tonada vemos que está constituida de varios retazos de melodías que son por sí solas otras danzas independientes con sus propias coreografías, tanto de Fuenmayor como de otras localidades de los alrededores (10).

No incluimos la transcripción musical de esta danza por ser realmente extensa para los límites propuestos en este pequeño artículo. No obstante, se encuentra recogida en algunos cancioneros riojanos recientes (11).

EL CORTIJO

El Cortijo es en el presente un pequeño barrio de Logroño, separado varios kilómetros del casco urbano. Aquí, hasta hace varias décadas se celebraba una fiesta en honor de Santa Margarita el 20 de julio, con danzas. Una de las partes de este ciclo era la denominada LOS ARCOS.

La melodía empleada constaba de un ritmo ternario en 3/4, y oscilaba dentro de la séptima menor La-Sol (12).

ALGUNAS CONCLUSIONES

A la luz de los materiales aquí expuestos, es posible realizar un resumen en el que, a modo de conclusiones, queden reflejadas las características más esenciales de las danzas de arcos en el área geográfica riojana.

Como antes hemos anotado, estas danzas con arcos no son en absoluto exclusivas del área en estudio. Nada más lejos de la realidad. Sin embargo, sí podemos analizar cómo transcurren diversos eventos y elaboraciones de la cultura tradicional riojana; en este caso, de las danzas de arcos, sin menoscabo de la existencia de desarrollos similares o paralelos en otros lugares.

1.º En primer lugar, queda claro que este tipo de danzas no poseen vitalidad independiente, sino que permanecen fijadas invariablemente a ciclos más amplios en los. que concurren otros tipos de danzas con herramientas y sin ellas.

2.º También ocurre que estas danzas de arcos, al igual que el total de los complejos ciclos a los que pertenecen, son siempre ejecutadas por hombres. La intervención de chicas es un fenómeno muy reciente y responde a motivaciones sociales actuales.

3.º Las figuras coreográficas de estas danzas de arcos en el marco riojano conforman unas estructuras muy dinámicas, con movimientos amplios, traslaciones acentuadas, constantes cambios de lugar dentro de los movimientos generales de todo el grupo, etc., en contraposición con otras danzas integradas en los mismos ciclos bastantes estáticas o por lo menos moderadamente dinámicas. Son frecuentes los dibujos de espirales, serpes, movimientos en zig-zag, bóvedas circulares y largas cadenas de arcos.

4.º Las líneas melódicas emplean tanto ritmos binarios, especialmente en 2/4, como ternarios en 3/4 y 3/8. Además, los intervalos son generalmente simples (el modelo de Fuenmayor debe ser observado como una encadenación de diferentes tonadas). A la vez, el aire general de todas estas melodías de las danzas de arcos riojanas es alegre y vivo.

5.º Las danzas de arcos que se han conservado o aquellas de las que tenemos noticia, quedan localizadas en dos zonas: un grupo, en el alto valle del Oja, desde Ezcaray hasta Santo Domingo, y otro, más numeroso, en el valle del Ebro a su paso por La Rioja Alta.

____________

(1) En Calahorra, población de La Rioja Baja, se ha conservado una danza con arcos titulada LA CONTRADANZA DE COLETORES. Se trata de un número de factura relativamente reciente, pues corresponde a una danza creada a finales del pasado siglo para una determinada comparsa de carnaval de dicha localidad. Suele ser danzada por hombres y mujeres con atuendo carnavalesco, que sujetan un vistoso arco muy adornado. Se emplea un arco por cada pareja. Esta danza de nuevo cuño no puede ser considerada bajo los cánones marcados por los propios ciclos de danzas tradicionales.

(2) Informante Segundo Corral, gaitero de Santo Domingo de la Calzada, el 15-05-86.

(3) Grabación realizada en Santo Domingo y Gallinero de Rioja los días 11-5-85 y 18-5-86.

(4) Informante Javier Cárcamo Urraya, el 28-9-85.

(5) Informantes Ignacio y Jesús Villaro junto a Santiago Cuesta, el 16-12-84.

(6) Grabación efectuada en San Asensio, el 8-8-85.

(7) Estos datos fueron obtenidos los días 23 y 24 de junio de 1984 en Biasteri, durante las fiestas de San Juan.

(8) Grabación realizada en las anteriores fechas.

(9) Informantes, Juan Carlos Gómez, el 8-9-84 y Pilar Gómez, el 15-12-84.

(10) Información recogida en Fuenmayor de Boca, las responsables del actual grupo de danzas de la localidad, Rosa y Mari Carmen, el 26-12-85.

(11) Abeytua y otros, "Canciones y danzas populares de La Rioja", cuaderno n.º 1, p. 42 y 43 (Logroño, 1980).

(12) Fernández, J., "La Rioja en sus danzas y canciones". tomo II, p. 19-24 (Zaragoza. 1987). Con la transcripción musical en la p. 24.