Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CANCIONES y CUENTOS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1989 en la Revista de Folklore número 98.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 98 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


CANTOS A LA VIRGEN DE LAS NIEVES, EN SAN CIPRIAN DE SANABRIA

En el noroeste de la provincia de Zamora, casi a las sombras ,de la mítica Peña Trevinca, se alza el pueblo de San Ciprián que, con sus doscientos habitantes, pertenece al ayuntamiento de San Justo. Festeja a Nuestra Señora de las Nieves, el día 5 de agosto, en una ermita de tres naves. Con anterioridad se celebra la novena y en ella se canta repetidamente esta composición que recogí personalmente en el año 1976.

Sola tú bendita eres,
oh santa, oh clemente,
oh pía; Virgen Santa de las Nieves,
no nos dejes, Madre mía.

El día cinco de agosto,
en el gran Monte Esquilino,
por portento peregrino
blanca nieve aparecía,
y toda Roma escuchó
con inefable alegría:

Sola Tú...

En tu pura concepción
limpia tu alma quedó;
el hacedor te colmó
de virtudes y mercedes:
bendita entre las mujeres
que aclaman desde este día:

Sola tú...

Cuando viniste al mundo,
pura hermosa flor de mayo,
Dios se quedó complacido
de su divino milagro;
y si tú bendita eres
y tan grande tu valía:

Sola tú...

Para din enamorada
en que la dicha atesora,
fuiste elegida, Señora,
de entre la raza de Adán;
sois la madre del gran pan
que al hombre le da la vida

Sola tú...

Eres perla del Oriente
con el nombre de María;
fuiste firme y deliciosa,
de celestial ambrosía,
triunfadora de la muerte,
a ti clama el alma mía:

Sola tú. ..

Al presentarte en el templo,
bella y santa mujer,
alta razón de tu ser,
a ti siente el alma mía;
pues eres la mística rosa,
flor del cielo desprendida:

Sola tú...

Si manchases tu candor,
entre todas escogidas
para José la elegida
esposa fuisteis de amor.
A ti acude el pecador
y en ti, Señora, confía:

Sola tú. ..

Eres virgen sin igual
por todos los pecadores
y los que esparcen el mal.
Madre la más celestial,
confunde la raza en pía:

Sola tú...

Amparándose en la hora
y en el último momento,
en aquel postrero aliento
de nuestra vida, Señora;
pues que sois la protectora
de tus devotos, María:
Virgen Santa de la Nieves,
no nos dejes, Madre mía.