Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

EL ENGAÑO
UN FACTOR DESTACADO EN EL FOLKLORE INFANTIL

RODRIGUEZ PASTOR, Juan

Publicado en el año 1991 en la Revista de Folklore número 124.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 124 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


I. Introducción.

El engaño es un elemento importante y muy repetido en el folklore infantil. Basta recordar que, antes de que el niño cumpla su primer añito, los mayores comenzamos ya a engañarle con juegos tan simples y simpáticos como el que recogió Hernández de Soto en Zafra, el siglo pasado, y que aún se sigue repitiendo, por ejemplo, en Valdecaballeros:

¿CU? ...¡TRAS! : Este juego es uno de los primeros con que entretienen a los niños. Cógelo en brazos su madre, y otra persona de la familia se pone detrás y, asomando la cabeza sobre uno de los hombros de la madre, dice para llamar la atención al pequeño: «¿Cú?» Este vuelve rápidamente la cabeza hacia el lado que oye la voz, en tanto que la que está detrás muda de posición para que el niño no la vea, y le llama la atención por el hombro contrario, diciendo: «¡Tras!» (1). .

Juegos de este tipo se siguen repitiendo también a partir de los dos o tres años; pero, además, los niños comienzan a interesarse por los cuentos. Su interés llega, a veces, al extremo de «atosigar» a los mayores pidiéndoles una y otra vez, incansablemente, nuevos cuentos. Ya sea por bromear, ya sea por la fatiga, el caso es que los mayores suelen recurrir en ocasiones a los falsos cuentos, cuentos mínimos, cuentos de nunca acabar..., como el de este ejemplo:

«Este era un gato,
que tenía los pies de trapo
y la barriguita al revés.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?» (2).

Si el niño continúa insistiendo, los mayores pueden recurrir a otro tipo de cuento (¿o juego?), infalible para conseguir que se callen un ratito. Sirva por ahora este ejemplo:

«El cuento de María Sarmiento,
que se fue a cagar
y se la llevó el viento.

Cagó tres peloticas:
una pa Juan,
otra pa Pedro,
y otra pal que hable primero.» (JUMILLA)

Pero como los niños son listos y tienen una extraordinaria capacidad de imitación, aprenden tan rápidamente que en seguida son ellos los encargados de engañar a sus compañeros y amigos con todo tipo de burlas, bromas, pegas, chuflas, inocentadas...Así, los muchachos gustan de «pegársela» a sus compañeros, bien haciéndoles una pregunta cuya respuesta da pie a la burla:

«-¿Qué se echa por las narices?
-Mocos.
-Pa ti son pocos» (3).

O bien apoyándose en una palabra o frase
que surge espontáneamente en la conversación:

«-Tengo frío.
-Pues te metes en las bragas de tu tío» (4).

En ocasiones se establece un tira y afloja entre dos niños; a una pega se responde con otra, para ver quién «se queda encima»:

«-¿Qué miras?
-Los pedos que te tiras.

-Yo me los voy tirando
y tú te los vas tragando» (5).

Si algún chico no sabe, finalmente, cómo proseguir con las «pegas», puede recurrir a algunas de este tipo:

«Tú, que me l'has pegao
con tanto disimulo,
árzame'r pañá
y bésame'r culo» (6).

«Eso no pega
ni con cera
ni con cerote;
pero sí que pega
un carro de mierda
pa tu bigote» (Valdecaballeros) (7).

Transcribiremos a continuación algunas muestras de estos tres apartados del folklore infantil (juegos de engaño, falsos cuentos y «pegas» ) donde el engaño y la burla son protagonistas destacados.

Los materiales de los apartados II (juegos de engaño) y V «
En los apartados III y IV (falsos cuentos) hay unos textos (los de Valdecaballeros) recopilados personalmente por nosotros; y otros (los de Castuera, Don Benito y Fregenal de la Sierra -Badajoz-, Jumilla –Murcia y Ceuta) recopilados por nuestros alumnos de B.U.P. Nos hemos permitido, además, transcribir algunos textos recopilados por Rodríguez Marín (8) y Bravo-Villasante (9); así como algunos de los recopilados por autores extremeños (Revista de Folk-Lore Frexnense y Bético-extremeño, García Plata de Osma, Pedro Montero...) (10).

No es necesario recordar que el engaño en el folklore infantil se extiende también a los niños mayores. De ello quizá nos ocupemos en otra ocasión. Sirvan ahora de muestra, juegos como el de «cazar gamusinos» (es más bien una broma para hacer que los muchachos ingenuos, o los forasteros, pasen un largo rato, al oscurecer , en algún portillo o agujero, esperando, con un saco abierto, la llegada de este animal imaginario), o cuentos de «pega», como este que recogió Curiel Merchán en Herrera del Duque:

LA GITANA: Pues, señor, esto era una gitana que iba por un camino, iba «pa» alante, alante, y se encontró un montón de agujas. Cogió las mejores y dejó las peores; fue «pa» alante, alante, y se encontró un montón de leznas; cogió las mejores y dejó las peores. Fue alante, alante, y se encontró un montón de navajas; cogió las mejores y dejó las peores. Fue más alante y se encontró un burro muerto. Pinchó con la aguja y no le hizo nada. Pinchó con la lezna y tampoco salió nada. Le pinchó con la navaja y salió un chorrete de «megda» pa el que dio licencia.

NOTA: Este cuento popular es de los de «pedir licencia». El cuentista pregunta a uno de los oyentes: ¿Me das licencia para contar un cuento? y el que la concede queda chasqueado con el chiste del cuento (11).

II. Juegos para engañar a los niños pequeños.

1. CU-CU ...¡TRAS! (12)

2. LA CARNICERIA: Se va haciendo cosquillas en el brazo del niño, hasta llegar a la axila:

«Fui a la carnicería
y dije que me cortaran
por aquí, por aquí y por aquí.»

3. LOS CINCO HERMANITOS: Se va dando en cada dedo del niño; al final se le hacen cosquillas en la mano.

«Cinco hermanitos van al campo;
este fue por leña,
este fue por fuego,
este se encontró un huevo,
este le friyó,
y este gordito, todito, todito, se lo comió.»

4. EL PAJARITO: cuando el niño, engañado, levanta la cabeza, se le hacen cosquillas en el cuello.

«¡Mira, un pajarito sin cola!
¡Mamola, mamola, mamola.

5. LA BUENAVENTURA: Se van pasando los dedos sobre la palma de la mano del niño. Al final, más rápidamente, se le hacen cosquillas:

«La buenaventura Dios te la da;
si te pica la mosca arráscatela.»

6. BOTON, BOTON: Con cada verso se va señalando un botón de la camisa del niño, en orden ascendente; con el último se le da un golpecito en la cabeza o una tortita en la cara:

«Botón,
botón,
caballero,
ladrón
y pon.»

7. LA MANCHA DE HUEVO: Se dice el primer verso señalando el pechito del niño; cuando baja la cara para mirar, se le da un golpecito en la frente:

«¡Mira! una mancha de huevo
¡Choca, carnero!»

8. EL OBISPO DE ROMA: Se va echando la bendición con la mano, ante la cara del niño; al final se le da una tortita:

«Soy el obispo de Roma,
pa que te acuerdes de mí
¡Toma!»

9. EL AYAYAY: Se les pregunta esto a los niños, mientras se les da un tirón de orejas para que contesten lo último:

«¿A quién quieres más
a tu padre, a tu madre
o al ayayay?»

10. DOS PALOMITAS: Sobre una mesa se extienden los dedos índice y corazón de la mano derecha (los demás quedan recogidos). Sobre estos dos dedos se habrán pegado con saliva sendos papelitos. Al terminar cada verso, se levanta rápidamente la mano. El juego consiste en engañar al niño cambiando unos dedos por otros y volviendo luego a la situación inicial:

«Dos palomitas
en un palomar .
Se fue Pedro.
Se fue Juan.
Vino Pedro.
Vino Juan.»

11. EL BURRO DE SAN VICENTE: Se pone algún papel, tela, etc., de poco peso, en la cabeza del niño, sin que se dé cuenta, y se le recita lo siguiente:

«El burro de San Vicente
que le echan la carga
y no lo siente.»

12. LOBITOS QUE ANDAIS: Se utiliza para entretener y asustar a los niños, sujetándolos de improviso en el penúltimo verso:

«Lobitos que andáis
por esos lejíos,
con la boca abierta
y el jopo tendío...

¡Agarrarme a (nombre del niño),
que me se ha perdío! »

13. SACA ESA ARQUILLA: Se lleva a cabo este diálogo con el niño, el cual tiene las dos manos cerradas y ocultas tras su espalda. El diálogo se repite hasta que el niño coloca una de sus manos en la frente y la otra en los dientes. El final consiste en hacerle cosquillas con el último verso, hasta obligarle a bajar las manos de donde las tiene:

«-Saca esa arquiya.
-Se la ha comido una ratiya.
-Saca ese arcón.
-Se le ha comida un ratón.
-Sácala, que lo manda yo.
¿Qué tienes ahí?
-Una nuez.
-¿Para quién?
-Para usted y para mí.
-Sácala, que la quiero ver. ¿Y la nuez?
-Me la he comío.
-¿Y las cáscaras?
-Por el río abajo van.
-Por aquí frío,
por aquí caliente,
me ha dicho tu madre
que te des un machotazo en la frente
Saca esa arquiya. ..

(se repite con la otra mano)

...un machotazo en los dientes.

¿No sabes que ha venido tu marido?
-¿Y qué me ha traído?
-Un vestido.
-¿De qué color?
-De la chichipán, de la chichipán, de la...»

14. GATITO, MISITO: Cogiendo las manitas del niño, se hace que éstas pasen suavemente sobre su carita, al compás de la rima. Al final, el movimiento es más rápido:

«Gatito, misito:
¿Qué has comido?
Sopitas con vino.
¿Me has guardado unas poquitas?
Sí.
¿Con qué me las has tapado?
Con el rabito del gato.
¡Sope, sope,
que te mato, que te mato, que te...!»

III. Falsos cuentos, cuentos mínimos y cuentos de nunca acabar (13)

1. LA CANASTA (Jumilla)

«-¿Quieres que te cuente
el cuento de la canasta?
-Sí.
-No, que se gasta.»

2. LA BANASTA (14):

«Este es el cuento de la banasta
y con esto, basta que basta.»

3. EL HABA (15)

«¿Te cuento el cuento del haba?
No, que en seguida se acaba.»

4. EL BACIN (Jumilla)

«¿Te cuento el cuento del bacín?
-Si
-Es pa mearse.»

5. EL REY Y LAS TRES HIJAS (Fregenal de la Sierra):

«Esto era un rey
que tenía tres hijas,
las metió en una botija
y les dijo:
-¡Pija que pija!»

6. EL REY Y LAS TRES HIJAS (16):

Este era un rey
que tenía tres hijas,
las metió en una banasta
y con esto basta.

7. EL SOLDADO COLORADO (Valdecaballeros)

«Esto que era una vez un soldao
mu colorao, mu colorao...
¡Qué bonito hubiera sío mi cuento,
si no se hubiera acabao!»

8. EL SOLDADO (17):

Esto era un soldao,
vestío de colorao,
de lo largo que era
ya se ha acabao.

9. EL SOLDADINO (Don Benito):

«yo era un soldaíno,
me bebí una copa de vino,
y... ¡ah, qué cuento más chiquinino!»

10. EL SOLDADINO (18):

«Esto era un soldaíno
mu chiquinino;
se bebió una copa de vino
y se cayó de un tejaíno. ..
¡Ay, qué cuento más chiquinino!»

11. EL PAJARITO EN EL PERAL (Valdecaballeros):

«Esto que era una vez
un pajarito que estaba en un peral...
Si no se ha ido, allí estará.»

12. EL PAJARO (19):

«Est’ er’ un pájaro
qu’ iba bolando,
y llevaba lag
pátah colgando.»

13. EL RATONCITO (Castuera):

«Esto era un ratoncito
que iba por un tejaíto;
se encontró a un gatito.

-Gatito. gatito,
¿Me quieres coser este zapatito?
-¡Anda. puñetero.
que yo no soy zapatero!»

14. EL RATONCITO (20):

«Un ratoncito iba por un arado,
y este cuento ya se ha acabado.»

15. LA BURRA PREÑADA (21)

«-Cuéntame un cuento
-La burra preñada
y el burro contento.»

16. UN CUENTO MUY LARGO (22)

«¿Quieres que te cuente un cuento
muy largo, muy largo, muy largo?

Un ratón se subió a un árbol,
este cuento ya no es más largo.»

17. EL GATO POR LA PARED (Valdecaballeros)

«Esto que era una vez
que iba un gato por una paré;
si no le agarro del rabo, se pé.»

18. EL GATO POR LA CHIMENEA (Valdecaballeros):

«Esto que era una vez
que iba un gato por una chimenea;
si no le agarro del rabo, se mea.»

19. EL GATO POR LA PARED (Valdecaballeros):

«Esto que era una vez
que era un gato que iba por una paré
con las uñas de trapo y el culo al revés.»

20. EL GATO POR EL CERCADO (Valdecaballeros):

«Esto que era un gato que iba por cercao;
si no le agarro del rabo,
se queda los cojones ataos.»

21. LA ZORRA EN EL CENTENAL (Fregenal de la Sierra):

«Esto era una vez una zorra
y se metió en un centenal,
y se metió una paja por er culo,
y dijo: -¡Ua, ua, ua, ua!.
y ya está.»

22. LA ZORRA EN EL PAJAR (23):

«Una zorrita iba por un pajar,
se clavó una pajita y dijo:
-¡Pijota! Iba más adelante, se clavó otra,
y dijo: -¡Pijota, que me clavé otra!»

23. LAS SOPITAS DE PECES (Valdecaballeros):

«Esto que era una vez,
esto que eran dos veces...

¡Qué riquitas me estuvieron
las sopitas de peces!»

24. EL SEÑOR FERNANDO (24):

«Est' er' un padre
que se llamaba
señó Fernando...
Yo no lo cuento
po qu' eg mu largo.»

25. EL PADRE y EL CANUTO (25):

«Este era un padre
que tenía tres hijos
y los metió en un canuto,
¡Mira qué bruto!»

26. EL PADRE y LAS TRES HIJAS (26):

«Este era un padre
que tenía tres hijas;
las vistió de colorao
y las puso'n er tejao.»

27. EL PADRE y LAS TRES HIJAS (27):

«Pos señor que este era un padre,
y tenía tres hijas,
y las metió en una botija,
y las tiró al tejao,
y...ya está mi cuento acabao.»

28. LA MADRE y LAS TRES HIJAS (28):

«PoS señor que esta era una madre, tenía tres hijas: iban un caminito alante, alante, y se encontraron una calavera, y dijo la más chica: «Madre, ésta es la calavera de padre.» y le dijo la madre:

-Calla, tontona,
si la de tu padre
tenía corona.»

29. EL CURA y LA MONA (Jumilla):

«Esto era un curica (o una viejecica)
que estaba haciendo su cenica,
se le apagó el candil,
no tenía por dónde salir,
salió por la chimenea,
por donde los gaticos mean,
se encontró una mona.

-Mona, ¿qué comes?

-Pan y cebolla.

-Pues no comas más,
que te follas.»

30. EL ZAPATERO (29):

«Este era un zapatero
que tenía tres hijas.
Las tiró al tejao
y... cuento acabao.»

31. EL ZAPATERO y LAS HIJAS (30):

«Este era un zapatero
que tenía tres hijas.
Las vistió de colorao,
las tiró al tejao
y...cuento acabao.»

32. MARIA SARMIENTO (Jumilla):

«Este es el cuento
de María Sarmiento,
que se fue a cagar
y se la llevó el viento;
y al volver, volvió a mear.
¿Y sabes lo que pasó?
Que se la volvió a llevar.»

33. CUENTO DE PAN y PIMIENTO (31):

«Cuento de pan y pimiento,
lo ponieron en la torre
y se lo ha llevao 'I biento.»

34. EL CANDADO (32):

«Este es el cuento del candado,
apenas lo comienzo,
ya se ha terminado.»

35. EL GALLO PELADO (33):

«El cuento del gallo pelao.
Ya está contao.»

36. EL CUENTO QUE SE LLEVO EL VIENTO (34):

«Este cuento se lo llevó el viento
y pasó por un zapatito roto
para mañana contarles otro.»

37. EL REY Y LAS TRES HIJAS (Fregenal de la Sierra, Herrera del Duque y Valdecaballeros}:

«Esto que era un rey
que tenía tres hijas,
las metió en tres botijas,
las tapó con pez...
¿Quieres que te lo cuente otra vez?»

38 .EL GATO (35):

«Pos, señor, que éste era un gato,
y tenía los pies de trapo
y la cabecita al revés.
¿Quieres que te lo cuente otra vez?»

39 MISINO (36):

«Misino miau,
que tieneh lah' j'orejah de trapo
y el culito del revéh.
¿Quiereh que te lo cuente otra veh»?

40. EL BURRO (37):

«-Había una vez un burro
que hablaba inglés.
¿Quieres que te lo cuente otra vez? -Sí.

-Pues había una vez un burro que...»

41. EL GATO (38):

«Esto era un gato
con la barriga de trapo
y la nariz al revés.
¿Quieres que te lo cuente otra vez?

-Yo no te digo ni que sí ni que no,
yo te digo que si quieres que...»

42. LA CABRITA (39):

«Era una vez y vez
una cabrita que tenía un chivito
con los ojitos de ver
y el culito de lamer .

¿Quieres que te lo cuente otra vez?

Era una vez y vez...»

43. EL CUENTO DE LA HABA (Valdecaballeros)

«-¿Quieres que te cuente,
el cuento la jaba
que nunca se acaba?

-Sí (o no).

-Si yo no te digo ni que sí ni que no
sino que si quieres que te cuente...»

44. EL COCHINO BORREGUIN (Valdecaballeros)

«-¿Quieres que te cuente
el cuento del cochino borreguín?

-Sí (o no).

-Si yo no te digo ni que sí ni que no
sino que si quieres que te cuente...»

45. UN CUENTO DE PAN y PIMIENTO (40):

«Tú quieres que te cuente
un cuento de pan y pimiento
que nunca se acaba a presto?

-Yo lo que te digo es que si quieres

46. JUAN PIMIENTO (41):

«¿Sabes el cuento
de Juan Pimiento
que fue a cagar
y se lo llevó el viento?

-Ni que sí ni que no, que si sabes...»

47. LA BUENA PIPA (Ceuta y Fregenal de la Sierra):

«-¿Quieres que te cuente
el cuento de la buena pipa?

-Sí (o no).

-No te digo ni que sí ni que no,
sino que si quieres que te cuente...»

48. LA BUENA PIPA (42):

«-¿Quieres que te cuente
el cuento de la buena pipa
que nunca se acaba
y ya se acabó?

¿Quieres que te cuente... ?»

49 EL CURA (43):

«Este era un cura y tenía un coche
que andaba de día y de noche;
iba a la huerta y decía:

-Mujer, ten cuenta.

-María, cuenta tengo.

y como iba diciendo,
éste era un cura...»

50. EL PASTOR (44):

«Pues, señor, érase un pastor
que tenía una pata hinchá,
que tan pronto se hinchaba
como se deshinchaba,
pero ahora viene lo mejor:
érase un pastor...»

Falsos cuentos (o juegos) para acallar a los niños.

1. MARIA SARMIENTO (Ceuta):

«Este es el cuento
de María Sarmiento,
que se fue a cagar
y se la llevó el viento.
Cagó... (número de personas que haya) pelotitas.

El primero que hable
se las traga toditas».

2. MARIQUITA SARMIENTO (45):

«Mariquita Sarmiento
se subió aun tejado,
se metió en un cesto,
hizo tres pelotillas,
una para Juan, otra para Pedro
y otra para el que se ría primero.»

3. CIEN CAGALUTAS (Valdecaballeros)

«Cien cagalutas
en un convento,
cien para Juan,
cien para Pedro,
y cien para el que hable primero.

Y yo, como tengo
las llaves del cielo,
puedo hablar
tó lo que quiero.»

4. ¿POR DONDE MEAS? ( Valdecaballeros):

Los jugadores van colocando sus puños cerrados, unos sobre otros, entablando el siguiente diálogo; después van moviendo sus manos, a la vez que emiten una especie de zumbido con la boca, hasta que alguna hable o se ría.

«-¿Por dónde meas?
-Por la chimenea.

-¿Por dónde cagas?
-Por la culata.

-El que hable o se ría
se traga la patata (o se las mama).»

5. PUÑETE (48):

«-¿Qué es esto?
-Puñete.

-¿Qué es esto?
-Manguete.

-¿y esto?
-La rosquita
de San Sebastián,
los dientes

Quien enseñe
lo ha de pagar .»

6. TILINGO (47):

«Tilingo, tilingo,
mañana es domingo,
se casa Agapita
con un pajarito.

¿Quién es la madrina?

Juana Catalina.

¿Quién es el padrino?

Don Pepe Barrigón.

Quien hable el primero
se traga un tapón.

Yo no me lo trago
porque tengo
las llaves de San Simón.»

v. Dichos de «pega».

1. «-¿Se puede?
-Adelante.

-El que está sentao,
que se levante.»

2. «-¿Quieres un higo?
-Sí.

-Enséñame el ombligo.»

3. «-Saca la lengua.
Perros y gatos
se cagan en ella.»

4. «-¡Fulano!
-¿Qué?

-Agárrame los huevos,
que me voy a peer.»

5. «-¿Sabes silbar en tos sitios?
-Sí.

-¿A que no lo haces el culo de mi burra?»

6. «-¿Quién te peló
que las orejas
no te cortó?

-Tú, que me pelastes,
¿por qué no me las cortastes?»

7. «-¡...! (mote o insulto).

-A mucha honra: me besas el culo
y te vas a la sombra.»

8. « Mentira.

-Agarra del rabo y tira.

-Tanto que tirastes,
que te lo llevastes.»

9. «-...Verdad.
-Deja de tirar.»

10. «-...Oro.
-De lo que caga el toro.»

11«-...Plata.
-De lo que caga la vaca.»

12. «-Yo creí que...

-Creíque,
-penséque
que era primo hermano
de burriqueque.»

13. «-¿Qué ha pasao?
-Que Guadiana se ha juntao
con el vao,
y el barquero se ha ajogao.»

14. «-¿Qué miras?

-Los peos que te tiras.»

15. «-¡Gilipolla! (a un chico).

-De gili, nada;
de polla, tres cuartas y media.»

16. «-¡Gilipolla! (a una chica).

-De gili, nada;
de polla, menos;
pera tenga una raja
que llega de aquí a Barajas.»

17. «-¡Fea!

-Un chico guapo me desea
y uno/a como tú
a mí no me torea.»

18. «-¿Cómo te llamas?

-Me llamo...,
para servir a Dios
y a usté; y el que tenga un duro,
que me le dé».

19. «-¡No me da la gana!

-Pos saca el culo por la ventana.»

20. «-¡No me da la gana!

-Pos mierda pa tu hermana,

-Pa la tuya,
que la mía no tiene gana.»

21«-¡No me da la gana!
-Come mierda sin gana.

-La comeré,
pero en tu boca
me cagaré.

-Esa boquita que sabe tanto,
se llena de güesos en el camposanto.»

22. «-¿Qué prefieres: miel da o miel comprá?

-Miel da (= mierda).»

23. (Se pide al niño que responda siempre: «y yo también»):

«-Iba por un camino estrecho.
-y yo también.

-Me encontré con un sombrero.
-y yo también.

-Me cagué en él.
-y yo también.

-Los pájaros picaban.
-y yo...»

24. (Se le pide que responda: «Adiós»):

«-Subí al primer piso.
-Adiós.

-Subí al segundo.
-Adiós.

-Subí al tercero.
-Adiós.

Me encontré un cuchillo.
-Adiós.

-¿A quién mataremos?
-A...

____________

NOTAS :
(1) Sergio HERNANDEZ DE SOTO: Juegos infantiles de Extremadura. Editora Regional de Extremadura. Serie Rescate, n.º 3, 1988, pág. 35.

(2) Francisco RODRIGUEZ MARIN : Cantos populares españoles. Ed. Bajel. Buenos Aires, 1948, canto n.º 63.

(3) RODRIGUEZ MARIN. Op. cit., n.º 957.

(4) Félix CONTRERAS SANZ: "Expresiones de burla y broma de Segovia... Revista de Folklore, n.º 89. Valladolid, 1988, págs. 177-180.

(5) CONTRERAS SANZ Op. cit., pág. 178.

(6) RODRIGUEZ MARIN. Op. cit., n.º 967.

(7) Una rima semejante recoge RODRIGUEZ MARIN. Op. cit., n.º 966: "Eso no pega / ni con ceriyo, / ni ron cerote, / sino con mierda / pa tus bigotes...

(8) RODRIGUEZ MARIN. Op. cit.

(9) Carmen BRAVO-VILLASANTE: Una, dola, tela, catola. El libro del Folklore Infantil. Editoria1 Miñón. Valladolid, 5 ed., 1976; y China, china, capuchina, en esta mano está la china. Editorial Miñón. Valladolid, 1981.

(10) El Folk-Lore Frexnense y Bético-extremeño (1883-1884).
Reproducción Facsímil con prólogo de Javier Marcos. Badajoz-Sevilla, 1987; Rafael GARCIA-PLATA DE OSMA: “Rimas infantiles”. Revista de Extremadura, IV , 1902, páginas 361-367; Pedro MONTERO MONTERO: Los cuentos populares extremeños en la escuela. ICE de la Univ. de Extremadura. Badajoz, 1988.

(11) Marciano CURIEL MERGHAIN: Cuentos extremeños. Editora Regional de Extremadura. Serie Rescate, 2, 1987, página 454.

(12) Transcrito anteriormente. Véase nota 1.

(13) "Cuentecillos con los cuales se entretiene y burla la extrema curiosidad de los niños”. RODRIGUEZ MARIN. Op. cit., nota 47, pág. 518.

(14) Pedro MONTERO. Op. cit., nº.9.

(15) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 3.

(16) RODRIGUIEZ MARIN. Op. cit., n.º 67.

(17) BRAVO-VLLASANTE. China, china..., pág. 102.

(18) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 11

(19) GARCIA-PLATA DE OSMA. Op. cit., pág. 367.

(20) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 6.

(21) BRAVO-VLLLASANTE. China, china..., pág. 102.

(22) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 8.

(23) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 12.

(24) GARCIA-PLATA DE OSMA. Op. cit., pág. 367.

(25) RODRIGUFZ MARIN. Op. cit., n.º 64.

(26) RODRIGUEZ. MARIN. Op. cit., n.º 66.

(27) MICROFILO (Juan A. Torres Salvador) : “Cuentos infantiles”. El Folk-Lore Andaluz. (Edición conmemorativa del centenario). Editorial Tres-Catorce-Diecisiete. Madrid, 1981. pág. 375.

(28) MICROFILO. Op. cit., pág. 375.

(29) RODRIGUEZ MARIN. Op. cit., n.º 65.

(30) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 5.

(31) GARCIA-PLATA-PLATA DE OSMA. Op. cit., pág. 367.

(32) BRAVO-VILLASANTE. Una, dola..., pág. 121.

(33) BRAVO-VILLASANTE. Una, dola..., pág. 122.

(34) BRAVO-VILLASANTE. Una, dola..., pág. 124.

(35) MICROFILO. Op. cit., pág. 375; Y RODRIGUEZ MARIN. Op. cit., n.º 63.

(36) Eugenio LOPEZ CANO y Julián CANO IZQUIERDO: “Canciones y juegos de cuna en la villa de Alburquerque”. Saber popular, n° 2. Fregenal de la Sierra, 1988, pág. 28.

(37) BRAVO-VILLASANTE. Una. dola..., pág. 121.

(38) Pedro MONTERO. Op. cit.. n.º 17.

(39) B. C. G. (Bernardo Carrascal) : “Cuentos infantiles”. El Folk-Lore Frexnense y Bético-extremeño, pág. 210.

(40) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 18.

(41) Pedro MONTERO. op. cit., n.º 16.

(42) B. C. G. Op. cit., pág. 210.

(43) B. C. G. Op. cit., pág. 210.

(44) Pedro MONTERO. Op. cit., n.º 14; y Luis PALOMO y RUIZ: “Una docena de rimas infantiles”. El Folk-Lore Andaluz, pág. 194.

(45) BRAVO-VILLASANTE. Una, dola..., pág. 48.

(46) Arturo MEDINA: Pinta Maraña. Juegos populares infantiles, 1. Editorial Miñón. Valladolid, 1987, pág. 23. (Recogida en Villar de Cañas, Cuenca).

(47) BRAVO-VLLASANTE. Una, dola..., pág. 62.