Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

AUTOS DE NAVIDAD Y DE REYES DE GORDALIZA DE LA LOMA (II)

CARRILLO FRANCO, José Antonio

Publicado en el año 2002 en la Revista de Folklore número 258.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 258 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


(< < < parte anterior)


Simeón.-

Mirad mortales, mirad.
Mirad, amados oyentes,
al Verdadero, el Mesías,
al Redentor de las gentes
que viene a derramar /
su Sangre por Adán
y descendientes
y a pagar aquella deuda
que hizo a Dios omnipotente.
Y tu corazón, Señora,
será tu pasión y muerte,
traspasado de dolor
con una espada muy fuerte,
al ver a Jesús, tu Hijo,
de la Cruz estar pendiente,
traspasados pies y manos
con tres clavos muy fuertes.
¡Oh Dios mío!, gracias os doy
por habérseme cumplido
lo que deseaba yo.

Santa Ana.

Jesús amable, Jesús piadoso,
Dueño amoroso, Dios de bondad,
Con esos rayos de Luz divina,'
Ven, ilumina mi ceguedad

(Ahora va el guardia al palacio de Herodes)

Guardia de Herodes.

Señor, señor, mucho de notable acaba de suceder.

Herodes.

¿Qué es?, ¿qué es?.

Guardia de Herodes.

Pues nada, ¿qué ha de ser?. Que acaba de llegar una mujer al templo a cumplir la ley de la purificación. Llevaba en sus brazos un niño hermoso, hermosísimo en extremo, y el venerable anciano Simeón, bien conocido de todos en la ciudad, le ha cogido en sus brazos y exclama diciendo: Este es el Rey de los reyes, el Anunciado por los profetas, el que adoraron los Magos y el divino Salvador del mundo. Y una vieja, de más de 80 años, entonaba las alabanzas con Simeón, a quien todos dicen y aseguran de que es Dios.

Herodes.

Soy perdido, yo soy el despreciado, cuando más seguro creía estar en mi trono, es fácil que caiga mi corona, pero antes de que esto suceda, las mayores plazas y calles de Jerusalén han de quedar empapadas en sangre humana.

(Ahora sale a la puerta del palacio y dice)

Herodes.

Tengo pues de ir a Belén, no como esos necios fueron a rendirle vasallaje, sino a rendirle mi acero, la vida le he de quitar con hincha (...) (85) y muy presto y si sus padres se resisten, haré lo propio con ellos. Nadie reinará en Judea, sino yo, que estoy viviendo y después de muerto, yo, aunque reine el mismo infierno, y aunque se opongan la madres (86), tengo de beber su sangre, si a ese rapacillo encuentro.

(Ahora se pasea por fuera del palacio)

Herodes.

Si ese Cristo que está profetizado, si ese rey Mesías que se espera, es cierto que ha nacido y príncipes extranjeros le hallan y le adoran, soy perdido, mi corona quedará tendida por el suelo y acabadas mis potencias. Pues, aunque tengo el Cesar de mi parte y un gran séquito de príncipes y nobles, al saber que ha nacido el Mesías todos me negarán la obediencia y hasta mis propios hijos se levantarán contra mí, ¿qué puedo yo esperar de los extraños?. Así, una de dos, o desunirme de (87) laurel o prevenirme de remedios, o dejar el mando o armarme de venganza o desamparar la corte. /

(Ahora desenvaina la espada)

Herodes.

Pero, ¿Qué temo yo, cuando afuera de los naturales, supe hacerme rey?. ¿Por qué desmaya mi valor, cuando a fuerza de batallas gané a Jerusalén los altos muros y a fuego y sangre puse mis pies en las mayores plazas de Judea?. ¿O ha de poder más un Rey niño, sin gente ni ejército, como tantos escuadrones como venció mi brazo?. Pero no lo echemos a la confianza, que un rey, por pobre que sea y niño que nazca, hace temblar la justicia. Así, el quitar estorbos es lo que importa, el acortar (88) a tiempo los pasos es lo que conviene. / Si es que ha nacido en Belén y esos reyes extranjeros no me vienen con la nueva, no hay sino al punto matarlos y aunque toda aquella ciudad quiera defenderlos, puedo yo, con facilidad, pasarles a todos a cuchillo. ¿No fue el Cesar quien me dio esta corona?, ¿no tengo el romano imperio de mi parte?, pues, por más estragos que haga me serán bien cumplidos, pues aunque convierta en ceniza a toda la Palestina, no me harán cargo de ella. Muera...., muera pues, ese rey niño, muera ese rey rapaz, muera ese Cristo, acábenseles (89) a los judíos su Mesías. Yo mismo tengo de ir a Belén y hartarme con su sangre y con mis pro- / pías manos le he de quitar la vida, y a esos reyezuelos yo les daré las albizrias (90) que merecen, yo les daré un buen hallazgo dándoles la muerte. Si piensan volver a su patria, viven muy equivocados. Ha de cortar (91) la burla más muertes y estragos que se han visto en el orbe, pues si han encontrado al niño y no han querido declararle y se han ido por otros caminos, yo me los buscaré por entre ríos de sangre y las mayores matanzas que se han visto en las historias y para que ningún albicrio (92) le libre de la muerte a ese que tanto desean, ¡viven los cielos sagrados!, no ha de quedar en Belén niño que no me la pague, / pues, si es adagio común, que han de pagar inocentes lo que merecen culpables, en mi rigor se ha de hallar mas bien cumplido, y solo en mi crueldad se ha de hallar el nun (93) plus ultra, pues ha de quedar indicios de mi rigor y el blanco de mi justicia. (Tira la espada) Mi espada quedará bañada en sangre.

Contradiciente (94).

¡Oh fermentido (95) Herodes!, rey asesino y sacrílego, ambicioso, embustero. ¿Por qué te turbas de la feliz nueva que hoy te han anunciado los Magos, que a todo el mundo llena de gozo y de alegría y solo a ti te entristece?. ¿Por qué la nueva del feliz / nacimiento del Mesías te ha llenado de rubor y de pena?. ¿Por qué surcan en tu frente tan profundas arrugas y se cargan tus potencias de tan malas ideas?. Se conoce, sin duda, que es indicio de un milagroso temor que te rodea de plano, porque tú ni eres escogido por Dios ni elegido por el pueblo. Tu no eres mas que un atrevido que has tenido la osadía y desvergüenza de presentarte aquí haciendo el papelón de hipócrita y diciendo que muera ese Rey niño, ese Dios. Yo, por el contrario: Muera, muera ese rey Herodes, acábense los herodianos. Ganas tengo que se termine esa usurpadora estirpe que, con la misma desvergüenza con que has subido al trono, te obliga a discurrir / sobre su elevado puesto, que ya bambolea como desquiciado en medio de la borrascosa tempestad y que está pronto a sucumbir.

Herodes.

¿Qué es esto?, ¡santo Dios!. ¿Qué palabras son estas que acabo de oír?, ¿serán palabras de algún Ángel?. No, ciertamente que no. ¿Serán palabras de alguno que esté privado de algún sentido?. Ciertamente que sí, porque ninguno, a no ser que esté privado de algún sentido, puede preferir (96) semejantes palabras delante de un hombre como yo. Pero otra idea pasa por mi mente, ¿serán acaso esos reyes de la Arabia?. Y si ellos han sido, ¿cómo es posible que me hablen a mí de esa manera?. / Que así me hablen esos alvenedizos (97), esos negros, esos títeres de comedia; ¡viven los cielos sagrados! ha de costar la burla mas muertes y estragos que se han visto en el orbe. Esos insolentes atrapas serán en algún siglo profetizados por Jacob o serán sueños de astrólogos, pero no importa, es preciso cerciorarse de ello.

Ministro y guardia de Herodes.

Degollad en Belén y sus comarcas a todos los niños varones de 2 años para bajo (98), en término de 24 horas.

Ángel

Y tu José, casto esposo,
amante, fiel compañero
de la mujer más querida
que ha criado el Rey del cielo, /
que es Virgen pura y bella,
Madre del divino Verbo,
levanta y toma el Niño
y con su Madre al momento,
huye a Egipto y allí habita
hasta que otra vez, de nuevo,
vuelva yo a darte noticia
de que vuelvas a tu pueblo.
Porque ahora el necio Heredes,
de furor y rabia lleno,
quiere degollar al Niño,
mas no logrará su intento.

San José. (Llama a)

María, María. ¿No has oído la voz del Ángel que dice que huyamos a Egipto, porque Herodes busca al Niño / para matarle?.

Virgen.- (Dice María)

Sí, la he oído, José.

San José.

¡Ea pues!, vamos María, vamonos.

Pregonero de Herodes.

Herodes, rey de Judea por el imperio romano, ordena y manda que todos los niños varones de Belén y sus comarcas serán degollados en término de 24 horas, para lo cual se pondrá a mis órdenes, tanto las órdenes civiles y militares, sufriendo pena de muerte el que no cumpliere lo que mi anterior ordena y previene.

Ministro de Herodes.

¡Ea, valerosos soldados!, vamos a cumplir la ley de la degollación: Degollad en Belén y sus comarcas todos los niños varones de 2 años para bajo , en término de 24 horas. /

(Ahora se canta)

Seis soldados, bien armados,
andan cumpliendo la ley,
corren villas y ciudades
a cien leguas de Belén.

Dicen, llorando, las madres
a los verdugos malditos:
Quiten la vida a nosotras,
dejen esos tiernecitos.

Guardia de Herodes.

Las mujeres se niegan y no quieren obedecer.

Herodes.

¡Adelante, adelante!, esto se ha de obedecer, no hay que hacer caso de llantos ni gritos de mujer.

Ministro de Herodes.

¡Ea, valerosos!, vamos a dar gusto a Herodes, que ha quedado muy enojado. /

Guardia de Herodes.-1°.

Esta es la justicia
del rey Herodes,
esto se ha de hacer
sin que se pierdan sus órdenes.

2°.

Esto se ha de obedecer
en Belén y sus comarcas,
dando la muerte a los niños
sin que remedio les valga.

3°.

A más de 14.000
he de beber su sangre,
esto no tiene remedio
aunque se aflijan las madres.



Todos los niños que se hallen
en la ciudad de Belén
los he de quitar la vida,
ahora mismo se ha de ver.



De dos años para bajo (100)
no ha de quedar uno vivo,
todos tienen que pasar
por el filo de este cuchillo.

6°.

De dos años para bajo (101)
todos se han de degollar,
para que de esto quede contento
su R. Mt. (102)

(La descarga. El ministro lleva el niño a Herodes)

Herodes.

Este es el primero que habéis cogido, este es el primero que he (103) de vengar las injurias y agravios que ha recibido mi persona. Y ese Hijo de David, ese que todo lo puede, que venga a librarle de la muerte y a echarme de mi patria. /

(Segundos versos)

Hasta unos 14.000
degollaron de inocentes,
que clamaban hasta el cielo
la mucha sangre que vierten.

Hoy, el inhumano Herodes
consigo quiere acabar,
pues un hijo que tenías
le has mandado degollar.

¡Oh tirano inhumano!
¿Cuál será tu crueldad?,
pues un hijo que tenías
le has mandado degollar.

Ministro de Herodes.

Sr., ya está todo cumplido, ya está todo ejecutado según lo habéis mandado. /

Herodes.

Id en paz y en hora buena, quedo muy agradecido. Ya está todo cumplido, ya está todo ejecutado, ya me baño en la sangre de tantos inocentes como deseaba, ya me creo que nada tengo que temer. Sólo temo que, si de 14.000 niños que he sido homicida, no he encontrado a ese que tanto deseaba, soy perdido. Pero, ¿cómo puedo yo creer que no haya perecido?, ¿dónde se puede esconder o escapar de las manos de mis vasallos en tan horrorosa mortandad?, además, siendo Rey de reyes, ¿cómo puedo yo creer que haya nacido en un pobre establo y no en un sutuoso (104) palacio?. / Así no hay que dudarlo, esa Virgen fue propuesta por los árabes para destruir mi reino, pero mientras yo viva, no ha de haber mas rey que yo.

Contradiciente (105).

¡Oh, cruel inhumano! ¿Por qué te entristeces, rabias y desesperas al decirte la verdad?. Pues ¿qué eres mas que lo que te he dicho antes?. Pero sigamos adelante. ¡Oh, rey iracundo y soberbio! ¿Por qué temes verte despojado de un cetro que tan injustamente posees y que con descontento de todo el mundo tienes empuñado?. Deja, deja el mando sin tardanza, porque tu no eres elegido por Dios, ni escogido por el pueblo, como te he dicho antes, no eres mas que un / afortunado, y tu corona tribulatoria (106) a la fortuna y semejante a un ramo de laurel, pegadas sus hojas con la mas asquerosa pez, y ¿ahora tienes la osadía y desvergüenza de presentarte aquí, haciendo el papelón de hipócrita y vomitando por esa tu boca blasfemias y amenazas contra el divino Niño?, ¿qué aceptación puedes tener ante tus vasallos?. Ninguna, para el caso, solamente ese puñado de cobardes que rodean tu trono, contra ti los tienes todos. Tus vasallos que a cada paso se están levantando, los sabios y doctores de la ley, tus entusiasmados discípulos, que a cada paso te están reprendiendo. En una palabra, / contra ti los tienes todos y ninguno a tu favor.

¡Oh!, tu podrás, en buena hora, el gloriarte ser tirano del pueblo judío, pero no ser su legítimo rey. Tu podrás hacer sufrir a tus vasallos el ignominioso yugo de un cetro que usurpaste a los descendientes de David, mas no gloriarte el ser de ellos obedecido como su soberano; llevas ese título de rey, mas no lo eres en realidad, ese título se lo debes a la fuerza, ese título le colocó en tus manos la usurpación. Brillan en tus armas las insignias de la victoria, pero están teñidas con sangre inocente. ¿Por qué tratas de dar / la muerte a esos Reyes de la Arabia, pagando como pagan el tributo a su verdadero Rey?, ¿por qué intentas pasar a cuchillo a todos los inocentes de Belén y sus comarcas?. Solo con el fin de dar la muerte a ese Rey recién nacido, sabiendo, como no ignoras, ser éste el legítimo heredero del trono. ¡Malvado!, que subiste al trono con traiciones y sin derecho, pues, ¡a fe mía!, de nada te valdrán tus malas ideas mientras yo viva. ¿Sabes, por ventura, la muerte que te espera?. Mira, mira la historia de la reina Jesafel (107) y reflexiona acerca de esta ambiciosa reina del pueblo judío, después de haber arrastrado tanta seda / a costa de sus vasallos, presentándose en los balcones coronada de flores, con aquellos ojos que parecían competir con el sol, llegó a ser, con el tiempo, despedazada y comida por los perros. j0h, rey iracundo y soberbio!, ¿sabes si te sucederá a ti lo mismo?, pues es fácil que te suceda. Y, en fin, concluyo por decirte que tu poder será abatido, tu orgullo será humillado y tus crímenes serán castigados con una muerte cruel, rabiosa y desesperada.

Herodes.

¡Retírate, retírate!, ¡insolente, atrevido!. ¿Te atreves hablar ante mi autoridad?, ¿quieres que te castigue?, pues no te descuides, que para todo hay lugar. /

Contradiciente (108).

Dices y mandas que me retire. Vanas son tus fuerzas, acobardado te veo. Sal al campo, batiremos nuestras fuerzas.

(Ahora se baten a espada)

Contradicente.

Me veo vencido de ti porque me superas en fuerzas, pero no en razones y me retiraré diciendo: ¡Que muera ese rey Herodes!, ¡Viva ese Rey Niño!. ¡Oh, Niño!, alegría de los Ángeles, el glorioso patriarca San José me conceda paz en su amor y la soberana Reina, amor para que algún día llegue a ver al Niño en la mansión celestial que a todos os deseo. /

Herodes.

Yo me voy a mi palacio, a recobrar mis honores y a gozar de libertad. De hoy en un año, señores.

FIN

____________

NOTAS

(1). Todos estos datos han sido extraídos de José Luis ALONSO PONGA. Religiosidad popular navideña en Castilla y León. Manifestaciones de carácter dramático, págs. 129 a 173, Junta de Castilla y León, Valladolid 1.986. Para entender y conocer mejor qué son las Pastoradas, recomendados y creemos necesaria e imprescindible la lectura y consulta de esta obra, junto con la de Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Autos de Navidad en León y Castilla. Santiago García Editor, Madrid 1.983. En nuestra opinión estos dos investigadores son los que más han ahondado en este tipo de representaciones populares.

(2). Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 76.

(3). Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., págs. 52 a 54.

(4). Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., págs. 130 a 145.

(5). Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 150.

(6). José Antonio CARRILLO FRANCO. Apuntes sobre Gordaliza de la Loma, pág 38. Diputación Provincial de Valladolid, Valladolid 2.001.

(7). Todos los datos o recuerdos relativos a la representación de la Pastorada nos les ha facilitado y transmitido mi padre Gaspar Carrillo.

(8). José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., págs. 132 a 138.

(9). José Antonio CARRILLO FRANCO, Op. cit., pág. 42. En este año desaparece la Cofradía de Na Sra. de la Merced. Sobre el rebaño de la Virgen, consultar también la pág. 44.

(10). Repetición que se realizaría a la hora de ser cantado. La repetición se observa en todas las estrofas.

(11). Es una expresión que proviene, seguramente de "arda Bayona", con que se denota alegría, Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 131, nota 181.

(12). Por "encerrado".

(13). Por "encerrado".

(14). Esta repetición quiere indicar la prolongación que se debería hacer a la hora de ser cantado. Sucede lo mismo en la finalización del resto de estrofas de este cántico.

(15). Por "público edicto" (Auto de Izagre) o también puede ser "publicadito" (Auto de Valverde Enrique). Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 138 y 131 respectivamente.

(16). Puede que quiera decir "se portan tales", según Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 131, nota 184.

(17). Por "sufridos".

(18). Por "misionar".

(19). Al lado de esta frase está escrito, en el manuscrito, la siguiente anotación “repite todo".

(20). Por "impulso os lleva".

(21). Por "habéis".

(22). ídem.

(23). Por "de par".

(24). Debería poner "a".

(25). Por "sendero" o "senda".

(26). Puebla de Sanabria.

(27). Tal vez sea deformación de "chichisbeos" (galanteos) aunque más bien se trate de un neologismo basado en "cuchicheos". Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 133, nota 193.

(28). Por "tornará".

(29). Debería decir, en todo caso, "Loborum", relacionado con el lobo.

(30). Por "ocurra".

(31). Probablemente quiera decir "sonetito".

(32). Repetición que se realizaría a la hora de ser cantado. La repetición se observa en todas las estrofas.

(33). "Jordán" en la versión de Izagre. Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 142. Ver también nota 195 de pág. 135,

(34). En la versión de Valverde Enrique dice; "Ven pastor hacia el contado". Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 134. Aunque en el villancico original dice; "Ven pastora de contado". Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 135, nota 196.

(35). ídem.

(36). Puede ser "beldad", de belleza. Aunque en el villancico original dice: "con hermosa amenidad". Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 135, nota 197.

(37). Puede ser "refugio".

(38). Se supone que cada producto lo debería ofrecer un personaje, como sucede en la Pastorada de Terradillos de Templarios. Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág.

150. En el manuscrito no se especifican los personajes y da la sensación como si los ofreciera todos el ángel.

(39). Puede provenir de "refugiar" y por tanto debería ser "refugio".

(40). Le alcanza el heno. De "purrir", alcanzar. Joaquín DIAZ y José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 135, nota 200.

(41). Por "torrijas".

(42). De cántico, cantinela, etc.

(43). Por "el".

(44). Alubia.

(45). Por "mi".

(46). Puede provenir de "fariña", harina.

(47). Por "vino".

(48). Por "botella".

(49). Todos estos datos han sido extraídos de José Luis ALONSO PONGA. Religiosidad popular navideña en Castilla y León. Manifestaciones de carácter dramático, págs. 175 a 194, Junta de Castilla y León, Valladolid 1.986. Al igual que indicamos en los comentarios de la Pastorada, recomendados y creemos necesaria e imprescindible, para entender y conocer mejor qué son los Autos de Reyes, la lectura y consulta de esta obra. En nuestra opinión, José Luis Alonso Ponga es el investigador que más ha ahondado en el estudio de este tipo de representaciones populares.

(50). José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 191.

(51). Todos los datos o recuerdos relativos a la representación del Auto de Reyes nos les han facilitado y transmitido mi padre Gaspar Carrillo y mis tíos Francisco y Aquilina Carrillo.

(52). José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 194.

(53). Debemos advertir que en la época en que se representaba el Auto de Reyes en Gordaliza de la Loma, en la Plaza Mayor de este pueblo no existía el edificio de la escuela que ocupa actualmente su parte central, impidiendo la visión de su totalidad desde cualquier punto de ella.

(54). José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 190.

(55). Debería decir "despide" o en todo caso "expele".

(56). Debería ser en singular "va seguro".

(57). Debería poner "arrebol".

(58). Debería poner "que les guia" o " que es la guía".

(59). Debería poner "la apuesta".

(60). Debería decir "sedición".

(61). "Reales majestades".

(62). No se comprende bien la frase, quizás falte algo. En la versión de los Reyes de Valdesaz de los Oteros, dice Melchor: "A la vuestra majestad corteses sus manos besan tres potestades de Arabia país de riqueza inmensa". José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 199.

(65). "Vuestras vuecencias".

(64). Debería poner "que marca" o "que dirige".

(65). Debería poner "aparecido".

(66). ídem.

(67). Debería poner "empíreo".

(68). -Usted".

(69). El original no especifica quién dice estas palabras, por lo que suponemos que son los sabios, aunque también puede ser el propio Herodes.

(70). En el original aparece escrito este último texto, que se repite, de nuevo, en la siguiente intervención de Melchor, por lo que suponemos que esta frase es un error.

(71). Suponemos que quiera decir "preservativo".

(72). En el original no se especifica quién dice esta frase, por lo que suponemos que vuelvan a ser los pajes, como en la ocasión anterior.

(73). Por "empíreo".

(74). En el original no existe la repetición de "Ante el Mesías", pero creemos que debería estar para que guarden la misma estructura todas las estrofas.

(75). Esta tercera repetición de "tres Reyes vienen" creemos que es errónea (76). Ocurre lo mismo que en la nota 74.

(77). Esta tercera repetición de "de pelo blanco" creemos que es errónea.

(78). Esta tercera repetición de "en su vestido" creemos que es errónea.

(79). Suponemos que debería poner "atención".

(80). Debería poner "hemos".

(81). Debería poner "pues". En la versión de los Reyes de Valdesaz de los Oteros, dice el Embajador: "... porque el hecho es muy ruidoso...". José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 210.

(82). En el original no se especifica quién dice esta frase, pero suponemos que sea el Ministro de Herodes.

(83). Creemos que "os" no debería aparecer, (84). Debería poner "traéis".

(85). Ilegible. Puede que ponga "sana".

(86). Debería poner "oponga la madre".

(87). Debería poner "del". El laurel es el símbolo del cesar o del rey (Como la corona).

(88). Debería poner "cortar".

(89). Debería decir " acabándoseles".

(90). Desconocemos su significado. En la versión de los Reyes de Valdesaz de los Oteros, dice Herodes: "...les daré los arbitrios que merecen...". José Luis ALONSO PONGA. Op. cit., pág. 206.

(91). Debería decir "costar".

(92). Suponemos que quiera decir "arbitrio".

(93). Debería poner "non".

(94). Debería poner "contradicente".

(95). Debería poner "fementido".

(96). Debería poner "proferir".

(97). Debería poner "advenedizos".

(98). Debería poner "abajo".

(99). ídem.

(100). ídem.

(101). ídem.

(102). "Real majestad".

(103). Debería poner "ha".

(104). Debería poner "suntuoso".

(105). Debería poner "'contradicente"'.

(106). Suponemos que quiera decir "tribuladora".

(107). Debería poner "Jezabel".

(108). Debería poner " contradicente".