Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

LAS CANDELAS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1981 en la Revista de Folklore número 2.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 2 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La fiesta de la Purificación de Nuestra Señora, conocida popularmente como "Las Candelas", conmemora la presentación en el templo de María y su hijo Jesús. Según la ley judaica todos los primogénitos debían ser consagrados al culto por mandato divino: "Habló Dios a Moisés y dijo: Conságrame los primogénitos de Israel, tanto de los hombres como de los animales, puesto, que son míos". Después que las labores de culto fueran encomendadas a la tribu de Leví, se legisló la exención de tal tributo a cambio del pago de cinco siclos que pasarían al tesoro del templo. De otro lado, las madres -aunque los padres satisficiesen esta cuota-, habían de ir a purificarse, cuarenta días después del parto. Según su estado podían designar a otra persona para que hiciese la ofrenda en su nombre. María, no obstante, prefirió acudir ella misma, encargando a José que comprara un par de palomas a alguno de los mercaderes que tenían sus puestos en las proximidades del recinto sagrado (entre los ricos se solía presentar un cordero de un año, pero los pobres habían de contentarse con un par de tórtolas).

Entre los primeros cristianos fue una fiesta de gran solemnidad ésta de las candelas, a la que difícilmente se puede encontrar un precedente simbólico entre las celebraciones precristianas. La fuerza del rito ha conservado la costumbre prácticamente intacta hasta nuestros días, en que aún tiene lugar un acto durante la misa del día dos de febrero. Al llegar el Ofertorio varias jóvenes -generalmente dos, que son mayordomas de la Virgen y que ese año cumplen la mayoría de edad-, se acercan al altar llevando dos palomas, una luz y una tarta. El sacerdote recibe las ofrendas, y, tras depositar la tarta en el altar mayor, coloca la luz entre las manos de la Virgen que está en andas, encendiendo con la llama de la candela todas las velas de la Corporación Municipal, situada en las primeras filas. El coro, entre tanto, está interpretando el texto, y, al llegar al pasaje que dice: "Dos tórtolas y una luz", se deja volar a las palomas. La Virgen recorre, en andas el espacio existente entre el altar y la puerta de la iglesia, y vuelve tras haber recibido nueve reverencias del sacerdote en el trayecto. Cuando se entona la estrofa "Vuelve Señora a tu trono", la imagen regresa al altar mayor .

Son muchos los pueblos en que la cofradía de mujeres comienza la fiesta de las Aguedas el día dos para darla fin el cinco, con la celebración de la Santa.

Ofrezco a continuación dos versiones de Candelas, según se cantan en Moreruela de los Infanzones y en Lobeznos (Zamora).

VERSION DE LOBEZNOS

El día de las Candelas,
el día dos de febrero,
sale la princesa a misa,
la gran reina de los cielos.
Apártense los señores,
hagan campo para atrás
que va la princesa a misa
en su carro celestial.
Ya se presenta en el templo
la madre de los amores;
viene a ofrecer a su hijo,
el redentor de los hombres.
Desnudito también va
ese divino lucero,
ese sol resplandeciente,
el Mesías verdadero.
A ofrecer sube María
con su divino Jesús
y de ofrecimiento lleva
dos tórtolas y una luz.
Las tórtolas son palomas
que por pobre le ofrecistes,
que por ser Madre de Dios;
un cordero no tuvistes.
Humíllese el sacerdote
con gozo y con alegría,
a recibir a este niño
de los brazos de María.
Humíllese el sacerdote
-también se humilla María-,
que reciba esta tarta
y esa candela encendida.
Vuejve Señora a tu trono
donde estuvistes primero,
mira que es mucho volar
desde el altar a los cielos.
Da salud al señor cura
que tenemos en el pueblo
y a los demás feligreses
que también lo estamos viendo.
Adiós Virgen del Rosario,
madre del divino amor,
con gozo y con alegría
os damos el corazón.

VERSION DE MORERUELA DE LOS INFANZONES

El día de las candelas,
el día dos de febrero,
el día que salió a misa
María, madre del Verbo.
A ofrecer vino María
con su divino Jesús
y por ofrenda le lleva
dos tórtolas y una luz.
Dos tórtolas o palomas
como pobre le ofrecistes
y por ser madre de Dios
un cordero no pudistes.
¿Quién es aquel sacerdote
que está en el altar mayor?
Es un ministro de Cristo
para nuestra salvación.
Humíllate, sacerdote,
también se humilla María
a ofrecer con humildad
una candela encendida.
Vuelve Señora a tu trono
donde estuvistes primero,
mira que es mucho subir .
desde el altar a los cielos.