Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1981 en la Revista de Folklore número 3.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 3 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


Desde que Menéndez Pidal estudiara con su precisión habitual los conceptos de popularidad y tradicionalidad, éstos han variado tanto y tan rápidamente, que convendría revisarlos o, al menos, comprobar que su alejamiento de las definiciones publicadas por don Ramón no nos coloca ante una peligrosa disociación entre teoría y realidad.

Tal vez fuera conveniente apreciar, sobre todo, el sutil límite existente entre lo popular y lo popularizado; si el primer concepto representa un paso en el camino hacia .lo tradicional, el segundo -pese a lo involuntario de su aceptación- puede tener el mismo efecto. No conviene condenar a priori como "impuros" (aunque en muchos casos abunden las razones para hacerlo) todos aquellos conocimientos que nos lleguen bajo la denominación genérica de "popular".

Recordemos el tránsito evidente de palabras, modas, costumbres y canciones que ha tenido lugar siempre entre el medio rural y el urbano, y entre la creación o invención artística y los modos artesanales, habitualmente condicionados por la funcionalidad.

Si lo popularizado nos llega a través de medios tan poderosos como la prensa, la radio o la televisión, y lo popularizable depende en tan gran medida de la comercialización, habrá que seleccionar -aunque el instinto de supervivencia casi inconscientemente lo hace- aquello que deseemos conservar en nuestra memoria. Al fin y al cabo la selección, junto a la variación y a la continuidad, fue siempre una de las circunstancias por las que había de pasar todo conocimiento para llegar a ser tradicional.