Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Ángel Velasco, apuntes sobre el maestro de Renedo

BLANCO DEL VAL, Alfredo

Publicado en el año 2016 en la Revista de Folklore número 409.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 409 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La figura de Ángel Velasco ha sido ampliamente estudiada por José Delfín Val y Joaquín Díaz en su libro Dulzaineros y redoblantes, así como por parte de Carlos Porro en el disco-libro Maestros y estilos de la dulzaina en Segovia. Así pues, con el presente trabajo solo intento aportar un ápice más de luz sobre la vida profesional y personal del maestro de Renedo, incidiendo en las apariciones de este en notas de los periódicos locales de Valladolid (El Norte de Castilla) y de Palencia (Diario Palentino), así como sus referencias en el Archivo Municipal de Valladolid (AMVA) y en el registro de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Ángel Velasco González era natural de Renedo de Esgueva (Valladolid). Como consta en su certificado de defunción, nació el 2 de agosto de 1863 y falleció a los 65 años en Valladolid el 20 de febrero de 1927 a las 21 horas, viviendo entonces en la calle Calixto Fernández de la Torre esquina con la plaza de la Comedia (Martí-Monsó). Era hijo del matrimonio formado por Celestino Velasco y Gregoria González y, como nos cuentan José Delfín Val et al., fue constructor de dulzainas y un magnífico ejecutante. Según quienes le conocieron, tenía una gran dote para la música; su propio discípulo, el maestro Marazuela, de Valverde del Majano, dijo que le debía a él cuanto conocía técnicamente de la dulzaina.

Tratando de encontrar más datos que aportasen conocimientos nuevos sobre los orígenes del maestro de la dulzaina, he buscado su partida de bautismo. Me ha resultado imposible encontrarla, puesto que ni en la iglesia parroquial de Renedo de Esgueva ni en los archivos de la archidiócesis vallisoletana he podido encontrar dato alguno. En este último archivo constan las actas de bautismo hasta el año 1844 y vuelven a encontrarse las de 1877, estando los años intermedios perdidos al haberse escrito en otro libro diferente y no encontrarse este en ninguno de los dos lugares mencionados. ¿Y el certificado de nacimiento? Los registros civiles de España que incluyen nacimientos, matrimonios y defunciones se inician en 1871, como nos informan en el juzgado de Renedo, con lo cual, más de lo mismo. Algo parecido nos ocurre cuando buscamos su lugar de enterramiento: en el cementerio municipal del Carmen de Extramuros de la capital vallisoletana no consta entre sus registros, en su pueblo natal no tienen conocimiento de la existencia de registros de esa época y en el camposanto municipal no hay rastro alguno de su tumba ni de la de su primera esposa que allí fue dada santa sepultura. Sin embargo, según consta en el certificado de defunción expedido en el Registro Civil de Valladolid el 21 de febrero de 1925, Ángel Velasco fue enterrado en el cementerio de la ciudad.

El maestro Velasco se trasladó a Valladolid en 1910, donde desarrolló prácticamente la totalidad de su obra; a modo de curiosidad, hemos de tener en cuenta que el primer oficio que desempeñó fue el de zapatero. Inicialmente, alquiló una casa en el barrio de San Isidro, seguramente en la calle San Isidro esquina con la calle María de la O, en la que montó su primer taller. Al poco tiempo se trasladó al centro de la ciudad, a la calle Teresa Gil, donde permaneció de 1902 a 1905 y donde debió de acudir Agapito Marazuela de mozo a aprender a tocar la dulzaina. Después, Velasco se trasladó a una vivienda más amplia en la plaza de la Libertad número 14, donde, además de un taller para construir dulzainas, montó una pequeña tienda para compraventa de instrumentos. Pocos años más tarde, adquirió la Posada del Centro, situada en la calle Montero Calvo 27, donde se trasladó y vivió hasta 1915; allí debió de fallecer su primera esposa, Luisa Cañas del Barrio. La última vivienda y taller los tuvo en la calle Calixto Fernández de la Torre número 10, donde falleció. La vivienda estaba en el piso principal y el taller en el entresuelo.

Se casó en dos ocasiones: la primera con Luisa Cañas del Barrio, con la que tuvo a su hijo Fortunato Aurelio, y la segunda con la palentina Amparo Montoya Pampín, con quien se casó en la iglesia de San Lorenzo en 1919 (con 56 años él y 35 ella) y de cuyo matrimonio nació su segundo hijo, Ángel Pedro Velasco Montoya.

En una tarjeta mandada imprimir por el maestro se podía leer: «Ángel Velasco, el mejor dulzainero, inventor y constructor de dulzainas de España (hasta ahora conocido), con Patente de invención y premiado con ocho diplomas de primera clase, ofrece a usted sus servicios acompañado de su hijo Aurelio, a los de su arte y bandas de música dulzainas de todas clases, pitos, cajas, bombos, platillos y todos accesorios e instrumentos de música. Vende, compra y cambia: nuevos y usados. Taller en plaza de la Libertad número 4».

Los Ayuntamientos de Carrión de los Condes y de Villarramiel (Palencia) le concedieron dos grandes diplomas por ser «el primer clasificado» en los concursos celebrados en 1899 y 1892 respectivamente, así como en Astudillo en 1905 y en Valencia de Don Juan en 1909.

Al poco de casarse con su segunda esposa, doña Amparo Montoya Pampín, el maestro de Renedo sufrió una pérdida del conocimiento que mantuvo durante varias horas, manifestándose posteriormente una hemiplejia del lado derecho que hizo que estuviese imposibilitado ocho años, hasta que falleció con 65 años un 20 de febrero de 1927.

Ángel Velasco en El Norte de Castilla

Numerosas son las apariciones del maestro en el diario vallisoletano, sobre todo para anunciarse como músico, ofreciéndose para donde le llamasen y aprovechando así mismo para publicitar su ocupación en la compraventa de instrumentos musicales, así como en los diferentes concursos de dulzaina que ganó. Otras veces se hace referencia a su pericia como «el dulzainero de Renedo», e incluso se puede encontrar la esquela de su primera esposa, doña Luisa Cañas del Barrio.

Seguidamente, paso a reproducir las citadas apariciones en el diario de la capital del Pisuerga, exponiendo primeramente la fecha de aparición en el diario y luego el texto íntegro que en él aparece.

3 de julio de 1883

Por la noche y mientras la dulzaina de Renedo tocaba en la plaza de San Agustín, dio principio en la misma la quema de fuegos artificiales.

24 de junio de 1887

El acreditado dulzainero Ángel Velasco se ofrece a tocar en ferias o funciones públicas dentro o fuera de la población. Honorarios módicos. Aviso en la calle de San Isidro número 14, entresuelo izquierda. Se venden dulzainas valencianas y requintos de primera clase.

26 de junio de 1887

El afamando dulzainero Ángel Velasco se ofrece a tocar en ferias y funciones públicas, dentro o fuera de la población. Honorarios módicos. Aviso en la calle de San Isidro, número 14, entresuelo izquierda. Se venden dulzainas valencianas y requintos de primera clase.

4 de septiembre de 1888

Pedrajas de San Esteban, 31 de agosto de 1888.

En relación a las fiestas del pueblo:

El 27 por la tarde y cuando el público observó la llegada a este de la música del Hospicio provincial acompañada de la célebre dulzaina de Renedo, ambos fueron aclamados por la multitud de personas que escucharon ansiosos alguno que otro baile que se dignaron a tocar y en los que tanto unos como otros dieron pruebas de lo que sabían hacer.

7 de diciembre de 1889

El aplaudido dulzainero del inmediato pueblo de Renedo, Ángel Velasco, nuestro convecino, acaba de obtener un nuevo triunfo con la invención de un instrumento, el cual ha dado a conocer en las noches del 29 y 30 del pasado mes, ejecutando en él veintiún piezas de música clásica que han merecido entusiastas elogios.

28 de septiembre de 1893

El certamen de dulzaina verificado en el teatro Lope de Vega entre los famosos dulzaineros Esteban de Pablo y Ángel Velasco ha dado el siguiente resultado, según el fallo del jurado constituido por los distinguidos profesores señores Aparicio, Bausa y Mateos.

Piezas de concurso y desafío

1º Mi dulzaina-Primer lugar, Ángel Velasco.

2ª Andante y Polca-Primer lugar, Ángel Velasco.

3ª Que soy flamenco-Primer lugar, Esteban de Pablos.

Piezas de libre elección

1ª Primer lugar, Esteban de Pablos.

2ª Ambos iguales.

Resumen

Dos piezas, primer lugar, Ángel Velasco, una Esteban de Pablos de libre elección y otra, ambos.

En tono, afinación y matices sobresalió Ángel Velasco. En ejecución y facilidad Esteban de Pablos.

Para las tres piezas de concurso existía una apuesta entre ambos, por la cual damos la enhorabuena al señor Velasco.

9 de agosto de 1895

El dulzainero a que nos referimos en números anteriores al dar cuenta de las verbenas del Salvador, era el tan conocido en esta capital Ángel Velasco.

19 de julio de 1900

Nava de Rey (festejos)

Se me olvidaba consignar que el simpático dulzainero Ángel Velasco ha hecho primores y se le ha oído con el gusto de siempre.

10 de julio de 1901

En el Concurso de dulzainas verificado el 4 del actual en Burgos, y al cual concurrieron 18 dulzaineros y redoblantes, obtuvo el primer premio de 200 pesetas, don Ángel Velasco, de Valladolid, que ya lleva alcanzados otros siete diplomas en diversos concursos, todo lo cual le concede la patente de primer dulzainero de España.

Demos la enhorabuena de tan señalado triunfo a nuestro convecino Don Ángel Velasco, el campeón de la dulzaina.

27 de abril de 1902

A los dulzaineros, bandas de música y músicos en general.

Ángel Velasco, dulzainero y constructor de dulzainas, con siete diplomas de primera clase, se ofrece a tocar en cuantas poblaciones lo soliciten. Habiendo reformado su taller y dedicándose como hasta aquí a la construcción de dulzainas y cajas, pone en conocimiento de público que fue el primero en poner llaves en las dulzainas y que ha inventado otra nueva dulzaina cromática, la cual se toca con más facilidad y es más sonora constituyendo el último adelanto.

Ofrece cajas vivas de ocho y seis varillas, tambores de banda, bombos y toda clase de accesorios. Compra y vende toda clase de instrumentos de música y compone los de caña y flautas; calle de San Benito número 10. Valladolid.

El mismo anuncio se publicó el 30 de abril de 1902.

15 de mayo de 1903

El Jefe de todos los dulzaineros, Ángel Velasco, se ofrece a tocar donde le llamen, como también a los de su arte ofrece dulzainas y cajas con todo lo necesario, lo más barato y mejor de su clase. También se venden vidrieras, puertas y ventanas usadas, procedentes de una obra.

Informará él mismo en a calle de San Benito 10, Bajo-Valladolid.

El mismo anuncio se publicó el 17 de mayo de 1903.

17 de mayo de 1903

COMUNICADO

En el número 15026 del 16 del actual, publica El Norte de Castilla un anuncio del dulzainero Ángel Velasco, en el cual se titula Jefe de todos los dulzaineros y como quiera que los que individualmente pertenecemos a dicho arte, ni estamos constituidos en sociedad, ni hemos reconocido jamás a jefe alguno en nuestra clase, me extraña en gran manera que el citado Velasco sea proclamado jefe por él solo y sin elecciones de ningún género. Sin necesidad de dicha jefatura la generalidad de dulzaineros hacemos contratas y desempeñamos nuestro cometido a petición del público.

Fdo. Esteban de Pablo (a) el Arandino.

19 de mayo de 1903

AL PÚBLICO EN GENERAL

Señores, tengo que hablar en castellano, porque en mi arte hay quien no sabe inglés.

El dulzainero número I en España, como ha probado en los concursos que ha tomado parte, Ángel Velasco, se ofreció a tocar donde le llamen y en competencia con el que salga. También ofrece dulzainas y cajas, las mejores y más baratas que nadie, y por último, compra y vende toda clase de instrumentos de música de viento.

San Benito 10, Valladolid. 16414

24 de septiembre de 1903

A los dulzaineros, bandas de música y público en general. El popular dulzainero, Ángel Velasco se ofrece a tocar en cuantas poblaciones lo soliciten.

También ofrece a los de su arte dulzainas desde 12 pesetas una en adelante, cajas de 30, 45 y 55 pesetas; bombos a 45 ídem, tambores de banda con accesorios a 40 ídem; parches a 1,50 y 1,75 pesetas; aros y aretes, baquetas de 1 peseta el par; tuercas y varillas, bordones, tudeles, pipas y cañas de clarinete a precios módicos, y por último, compra y vende toda clase de instrumentos de música y se componen los de caña y flautas, se venden dos tornos cilíndricos.

Calle Zapico 17, Valladolid.

El mismo anuncio fue publicado los días 25, 26, 27, 28 y 29 de septiembre de 1903.

28 de mayo de 1904

UN MONTÓN DE COSAS

El dulzainero Ángel Velasco se ofrece a tocar donde le llamen, como también a los de su arte ofrece dulzainas y cajas de última invención con rebaja de precios. Compra toda clase de instrumentos de música de viento y se venden un bajo, clarinetes, cornetines, bombardinos, sasofón, fiscorno, onoben, flautas y flautines y un magnífico oboe seminuevo, y por último, procedentes de una obra, muchas puertas pequeñas y grandes, y hojas de balcón de librillos, seminuevo.

Zapico 17, Valladolid.

19 de septiembre de 1904

En 16.000 pesetas se vende la casa nº 17 de la calle Zapico de moderna y nueva construcción por dentro, produce 100 pesetas mensuales. Se venden puertas y huecos de balcón y un torno cilíndrico nuevo. A los dulzaineros y músicos se venden dulzainas, cajas de todas clases, instrumentos de música de viento usados, y un oboe sistema Trisbori y demás accesorios. Informará en la misma el popular dulzainero Ángel Velasco-Valladolid.

El mismo anuncio fue publicado el día 20 del mismo mes.

10 de enero de 1905

El popular dulzainero Ángel Velasco se ofrece a tocar como siempre, en todas las poblaciones que se le avise. Ofrece a los de su arte, como constructor que es, toda clase de dulzainas, cajas, bombos y más barato que ninguno.

12 de mayo de 1905

El popular dulzainero Ángel Velasco ha sido contratado para las fiestas de los pueblos siguientes: Astudillo, Villabrágima, Serrada, Casasola, Fuentecén, Becerril, Bodadilla, Osorno, Grijota y Quintana.

Hoy sale para Fuentecén con el objeto de amenizar las fiestas de dicho pueblo.

8 de julio de 1905

COMUNICADO:

Señor director del Norte de Castilla,

Muy señor mío y de mi mayor consideración. La nobleza de mis sentimientos y el amor propio del público en general me inspira hacer saber que el concurso de dulzainas celebrado en Villada, favorecieron a Esteban de Pablos, fue debido a las amistades íntimas del presidente con Pablos, a lo que el público en general clasificó de egoístas a ambos, por consentir ellos mismos el lucro de lo que no ha podido ser nunca, ni es, ni será; en prueba de ello, el que suscribe acepta un reto de la cantidad que quieran en apuesta para ver la verdad ante la ley. Aprovecho la ocasión para ofrecerme a usted afmo. q. b. s. m. Ángel Velasco.

30 de mayo de 1906

El popular dulzainero Ángel Velasco, se ofrece a tocar como siempre donde le llamen.

También tiene a la vena dulzainas desde 10 pesetas: cajas de varillas redoblantes desde 20; bombos desde 10; platillos 25 pesetas, parches y demás accesorios superiores, muy baratísimos y compra y vende toda clase de instrumentos de música. Teresa Gil 33.

El mismo anuncio fue publicado el día 1 de junio.

27 de septiembre de 1906

AL PÚBLICO EN GENERAL

Al mejor dulzainero hasta hoy conocido, Ángel Velasco, se le ha concedido por el ministerio de Fomento patente de invención por 20 años, por el perfeccionamiento de la dulzaina cromática, se ofrece para donde le llamen, y también ofrece a sus compañeros de arte cuanto necesiten; dulzainas, pipas, cajas de redoblante, parches, bombos, platillos, cañas de clarinete y toda clase de instrumentos de viento usados. También vende un torno cilíndrico nuevo, puertas y ventanas.

Calle Teresa Gil 33. Valladolid.

12 de octubre de 1906

La Exposición [reseña descriptiva]

Exposición en el Campo Grande y en el Consistorio, en este último: «Exposición diversa, máquinas electro-estáticas, tarjetas postales, ropa de hombre y mujer, alfarería, etc.». Y entre los expositores, «Ángel Velasco, dulzainas y redoblantes».

23 de octubre de 1906

OTROS PRODUCTOS

Don Ángel Velasco, dulzainas y redoblantes […] medalla de Plata.

14 de mayo de 1907

Los afamados dulzaineros Ángel Velasco y Mariano Encinas, hacen saber a su numerosa clientela que desde esta primavera y en adelante ofrecen sus servicios para tocar un terceto de dos dulzainas, acompañados de su redoblante Lucio Muñoz. En Sardón de Duero.

12 de febrero de 1908

AL PÚBLICO EN GENERAL

El popular dulzainero Ángel Velasco pone en conocimiento de su mucha clientela que se ha trasladado a la calle de Montero Calvo 27 y se ofrece, como siempre, a tocar donde le llamen, como también a sus compañeros de arte. Ofrece toda clase de dulzainas y cajas, parches, pitos y todos los accesorios de oficio y por último, compra, cambia y vende toda clase de instrumentos de música. También liquida todos los enseres de prendería o los cede en traspaso con un hermoso local del mismo. En el mismo informará su dueño Ángel Velasco.

14 de mayo de 1907

Los afamados dulzaineros Ángel Velasco y Mariano Encinas, hacen saber a su numerosa clientela que desde esta primavera y en adelante ofrecen sus servicios para tocar un terceto de dos dulzainas, acompañados de su redoblante Lucio Muñoz. En Sardón de Duero.

9 de febrero de 1909

El precioso cinematógrafo Novelty se vio ayer extraordinariamente lleno […] También fueron aplaudidos el Señor Ángel Velasco y su hijo, notables concertistas de dulzaina.

13 de febrero de 1909

AL PÚBLICO EN GENERAL

Los populares dulzaineros Ángel Velasco y Aurelio (hijo) se ofrecen para tocar en cuantas poblaciones lo solicitasen. También se ofrecen para dar conciertos, ya sea en teatros, cinematógrafos o sitios análogos, teniendo un repertorio extenso y clásico para el Sarusi, dulzaina y piano y alternando con Redoblante y Dulzaina. A mis compañeros ofrezco dulzainas de todas clases, cajas, redoblantes, bombos, pianillos, clarinetes, requintos, pianillos, barítonos, trombones, flautas, oboe, sasofón. Todo de ocasión. Hay parches de todas clases y para estudiantín a 10,25 céntimos uno. Accesorios para todo.

Montero Calvo 27, Valladolid.

El mismo anuncio fue publicado el día 15 de febrero de 1909.

24 de mayo de 1910

LAS FERIAS DE SAN JUAN (Medina de Rioseco)

Día 24, festividad de San Juan. Al amanecer disparo de voladores y diana por la banda municipal, bajo la dirección del maestro don Lupicinio Jiménez, y por los célebres dulzaineros don Ángel Velasco y don Aurelio Velasco.

20 de mayo de 1912

Ha regresado de Madrid en cuyo Conservatorio de Música ha obtenido 5 sobresalientes en las asignaturas de piano, oboe y armonía el joven Aurelio Velasco Cañas, hijo del dulzainero Ángel Velasco.

27 de septiembre de 1912

Al público en general. El popular dulzainero Ángel Velasco, y constructor de dulzainas se ofrece a tocar ya sea solo, con redoblante o con dos dulzainas. También ofrece dulzainas a todos los precios, cajas y accesorios del ramo, instrumentos de toda clase de música, compra, vende y cambia. Plazuela de la Libertad nº 4 Valladolid. Casa Velasco.

El mismo anuncio se publicó el día 29 del mismo mes.

1 de abril de 1913

Esquela de la primera mujer de Ángel Velasco.

Dña. Luisa Cañas del Barrio ha fallecido en esta ciudad el día 31 de Marzo de 1913 habiendo recibido los auxilios espirituales.

RIP

Su desconsolado esposo Ángel Velasco, hijo Don Aurelio Velasco Cañas (alumno del Conservatorio), padres Don Claudio Cañas y Doña Patricia del Barrio, hermanos Don Tomás y Don Juan Cañas, hermanas políticas, sobrinos, tíos, primos y demás familia tienen el sentimiento de participar a sus amigos tan sensible pérdida.

Casa mortuoria Hospital Provincial.

Conducción del cadáver-hoy martes a las 4 de la tarde.

El duelo se despide en Portillo, desde cuyo punto será conducido el cadáver al Cementerio Católico de Renedo de Esgueva.

Ángel Velasco en el Diario Palentino

Así mismo, las hemerotecas también nos regalan anuncios del maestro de Renedo de Esgueva en el diario de la capital del Carrión, anunciándose como dulzainero y constructor de dulzainas en la vecina ciudad de Palencia.

4, 5, 6 y 7 de septiembre de 1899

ANGEL VELASCO

El primero de su clase como dulzainero, constructor de dulzaina y cajas, premiado en cuantos certámenes se ha presentado.

Ofrece en capitales como en pueblos sus servicios como igualmente dulzainas desde 15 á 125 pesetas una, estas últimas son cromáticas; tudeles a 1 peseta, pipas 4,50 docena, cajas de seis varillas a 50 pesetas y de ocho varillas a 60 pesetas; de cuerda 30 pesetas, parches a 2 id.

Se garantiza los géneros cambiando por otros los que no dén el resultado apetecido.

También pone en conocimiento del público que desea chico de 12 á 13 años para redoblante, que tenga buena práctica y disposición.

Será inutil el presentarse sinó reúne esas condiciones.

ANGEL VELASCO

Calle de San Isidro, letra A.-Valladolid.

19, 21, 22, 24, 26, 27 y 28 de mayo de 1909

AL PÚBLICO EN GENERAL

Los mejores dulzaineros hasta hoy conocidos de España Ángel Velasco y Aurelio (su hijo), se ofrecen á tocar en cuantas poblaciones les soliciten. También se ofrecen para dar conciertos de Sarusi, dulzaina y piano, en teatros, cinematógrafos, etc. Y á mis compañeros y músicos ofrezco dulzainas de todas clases, cajas, y por último compro, vendo y cambio toda clase de instrumentos de música.

Montero Calvo, 27.- Valladolid.

ANGEL VELASCO

31 de noviembre de 1911

INSTRUMENTOS DE MÚSICA

El popular dulzainero Ángel Velasco, premiado con ocho diplomas é inventor de dulzainas, con patente de invención, se ofrece á tocar en cuantas poblaciones se lo solicitasen.

Al mismo tiempo ofrece á precios módicos toda clase de instrumentos de música y accesorios nuevos y usados como son clarinetes, requintos, óboes, flautas, pitos, flautines, cornetines, firscornos, bombardinos, trombones, onobenes, bajos, saxofones, dulzainas, cajas, bombos y ocarinas, y otros muchos más que omito por no hacer larga esta lista.

Se facilita todo otro instrumento que se desee, procedente de las mejores fábricas.

CASA VELASCO

Plaza de la Libertad, número 4. Valladolid.

Otros expedientes en el Archivo Municipal de Valladolid

Pero, además, el Archivo Municipal de Valladolid (AMVA) guarda distintos expedientes en los que Ángel Velasco aparece, y que hacen referencia a las distintas posesiones urbanísticas que el maestro tuvo en Valladolid: solicitud de reformas en dichas propiedades, construcción de nuevas viviendas con sus planos adjuntos, así como textos presentados para poder cumplir con el nuevo alineamiento determinado por el Ayuntamiento o para la gestión del estado ruinoso de alguna de ellas. Paso a describir dichos expedientes, dada su curiosidad.

El 2 de diciembre de 1894, encontramos la solicitud de Ángel Velasco «... para levantar un piso sobre la parte construida, variar dos huecos de ventana y construir un cerramiento en la fachada de la calle de la O que hace vuelta a la casa de su propiedad sita en la calle de San Isidro (CH 335-133). Los materiales que han de emplearse, tanto en la parte que se construye de nueva planta como en lo reformado, han de ser de mampostería en cimientos y zócalos, ladrillo en fachada, adobe en cerramientos y distribuciones de madera y soladas del piso con cubierta de teja curva. Firmado por Santiago Herrero y Ángel Velasco».

Incluye, así mismo, una instancia del mismo propietario datada en 1918, solicitándose se le concedan los derechos de una licencia para restaurar la fachada de la plaza de la Comedia n.º 18 dando cara a Calixto Fernández de la Torre.

Posteriormente, con fecha de 18 de enero de 1907, en el expediente 736-23 se expone al Ayuntamiento el deseo de Ángel Velasco, dueño de la casa n.º 27 de la calle Montero Calvo (actual n.º 11), de sacar la fachada de dicha casa a la alineación oficial. La finca gana, así pues, una superficie de 69,82 m2 de la vía pública para hacer el alineamiento. Nos encontramos la firma del arquitecto municipal, D. Juan Agapito y Revilla.

También con fecha de 25 de febrero de 1907 (C609-24), tras la alineación de la parcela, se solicita en el mismo inmueble una casa conforme a la memoria y planos que por duplicado se presentaron. Se desea construir otra de nueva planta con una superficie de 209 m2. Quiere dedicar el piso bajo a tienda o almacén, y los pisos principal y segundo a habitaciones o viviendas, cuya distribución se detalla en los planos. La construcción se haría con zócalo de cantería y fábrica de ladrillo ordinario en los muros exteriores; los interiores y medianeros se harían de ladrillo ordinario. Los entramados verticales, de piso y armadura de cubierta de madera, y el tejado se tendería de teja plana o curva. Los soleados generales serán de tarima de piso rojo y la tabicación de adobe, ejecutándose el resto de la construcción con los materiales normales en la ciudad y siguiendo las prácticas corrientes del arte. La decoración exterior se propone sencilla y, aunque tiene cierta tendencia al llamado estilo modernista, prácticamente es indeterminado y sin pretensión alguna de considerarse bien el decreto y una ordenación decorosa.

Más adelante, con fecha 11 de abril de 1910, aparece el expediente C10055-11, en relación al inmueble situado en la calle Macías Picavea n.º 50, propiedad de Ángel Velasco. Este se dirige al Señor Alcalde Constitucional de Valladolid, Presidente del Excelentísimo Ayuntamiento, dado que, como corresponde nuevo alineamiento, propone el derribo de la fachada y acorde con ella construir otra nueva, según se adjunta en el plano correspondiente.

Se procedió al arbitrio de licencia con el siguiente resultado:

5 m de señalamiento de línea a 1,50 ptas

71 m de construcción de 3 pisos a 0,15 ptas

Puerta común 3,00 ptas

Id de comercio 5,00 ptas

2 balcones a 1 pta 2,00 pta

Total en pesetas 28,15

Firmado en Valladolid, a 19 de abril de 1910, por el arquitecto municipal Juan Agapito.

Según consta en la memoria presentada al Ayuntamiento, la obra que D. Ángel Velasco propone hacer tiene por objetivo mejorar su estado, para lo cual presenta reconstrucción de la fachada y primera crujía. Los materiales que proponen para emplearse serían: piedra en cimientos y pilares hasta el zócalo inclusive; ladrillo preservando hasta la cornisa; los balcones serían de hierro; los pisos de madera irán entarimados, y la decoración sencilla, sin estilo marcado.

Mas esta finca le dio algún que otro problema a Ángel Velasco, como leemos en expediente 737-44 fechado el 11 de diciembre de 1912 por el arquitecto Emilio Baeza, en el que se denuncia el estado ruinoso que ofrece la casa n.º 50 de la calle Macías Picavea, cuyo mal estado ha ido acrecentándose con el paso del tiempo. Se solicita, pues, el derribo de la zona que amenaza ruina con el fin de evitar con ello mayores perjuicios con respecto a las viviendas colindantes y a los transeúntes de la vía pública. Todo esto fue comunicado a don Ángel Velasco, el que firmó estar enterado en Valladolid, a 18 de diciembre de 1912.

En el último expediente que encontramos (739-64), fechado el 24 de febrero de 1917, Ángel Velasco expone «al Sr. Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntamiento de esta Ciudad que siendo vecino de la misma en Montero Calvo nº 27 y dueño de un solar situado en la calle Macías Picavea nº 50, a VS con el mayor respeto dispone, que habiéndose tenido tantos perjuicios por los derribos anteriores y estando yo pendiente de venderla al que compra los solares del Ayuntamiento. Suplica a VS se digne a ordenar medir línea en dicho solar del mismo con una valla de madera que se haga curiosa».

El arquitecto municipal, de nuevo D. Juan Agapito, el día 28 del mismo mes confirma la nueva alineación de la finca según el plano oficial correspondiente y también la colocación de una valla de madera por un plazo de seis meses que determinan las ordenanzas municipales. La comisión de obras confirma lo propuesto por el arquitecto el 1 de marzo de 1917, y el 8 de marzo de 1917, presentes ambas partes, se realiza el nuevo alineamiento del solar. Todo ello fue confirmado por la comisión de obras el 15 de marzo de 1917.

Si seguimos la cronología de los artículos y expedientes encontrados y revisados, las ubicaciones de los domicilios, talleres, tiendas y otras posesiones inmobiliarias de Ángel Velasco varían un poco, quedando establecidas de la siguiente manera:

– calle de San Isidro 14, entresuelo izquierda (1887, 1894 y 1899),

– calle de San Benito 10, bajo (1902 y 1903),

– calle de Zapico 17 (1903 y 1904),

– calle de Teresa Gil 33 (1906),

– calle de Montero Calvo 27 (1907 y 1909),

– calle Macías Picavea (1910),

– plazuela de la Libertad 4 (1912 y 1914),

– calle de Calixto Fernández de la Torre 10 (hasta 1927).

Además, en la página web «Escaparate, 200 años de comercio en Valladolid» de la Fundación Joaquín Díaz, encontramos: «Velasco y Compañía, Instrumentos de música, propietario Ángel Velasco González, Dirección Montero Calvo 27, al menos funcionando en 1915, con la leyenda Se compran, venden, cambian y restauran instrumentos de metal, clarinetes, flautas, oboes, requintos, pianos, armoniums, violines, violas, violoncellos, por muy viejos que sean, dulzainas, cajas, tambores de guerra, bombos y todos los accesorios para los mismos».

Descendencia de Ángel Velasco

Como hacía referencia al principio del escrito, Ángel Velasco González se casó en dos ocasiones. Tuvo un hijo de su primer matrimonio con Luisa Cañas del Barrio, Fortunato Aurelio Velasco Cañas, que estudió música en el Conservatorio Música de Madrid (obteniendo 5 sobresalientes en las asignaturas de piano, oboe y armonía), acompañó a su padre como redoblante en sus actuaciones y mantuvo el negocio familiar de compraventa de instrumentos musicales.

Montó una tienda de instrumentos musicales cuando ya su padre se hallaba imposibilitado (la primera, en 1922, en Cánovas del Castillo número 8; y la segunda en la calle Regalado número 3, donde permaneció hasta la guerra civil).

De su segundo matrimonio, con Amparo Montoya Pampín, nació su segundo hijo, Ángel Pedro Velasco Montoya, menor de edad en el momento de fallecer su padre (contaba entonces con 5 años, ya que nació un primero de agosto de 1920 y fue bautizado en la parroquia de San Lorenzo de Valladolid). Ángel Velasco Montoya destacó como importante figura del teatro vallisoletano; en 1934 ingresó en la Juventud Obrera Católica y en su cuadro artístico. Además, fue primer actor y director de la Compañía de Teatro Infantil, titular del desaparecido Teatro Hispania. Posteriormente, en 1940, fundó su propia compañía, que durante 25 años llevó infinidad de obras a múltiples teatros y festivales de Ávila, León, Palencia, Segovia y Valladolid. En 1977 constituyó la Asociación hoy conocida como Amigos del Teatro. Además, en 1987 inició las representaciones de Don Juan Tenorio ininterrumpidamente y creó los premios Valladolid de Amigos del Teatro. En 1999 se le concedió el premio Teatro Provincia de Valladolid, por su dedicación desde 1940. Ángel Velasco, actor, director, productor, empresario, escritor y adaptador de innumerables obras, falleció viudo en Valladolid el 22 de junio de 2003, dejando tres hijos. El 24 de febrero de 2010 se le dedicó uno de los palcos del Teatro Zorrilla de Valladolid.

Ángel Velasco, constructor de dulzainas

Por todos es conocido que Ángel Velasco fue uno de los primeros, si no el primero, que construyó dulzainas con llaves, dotando a la antigua dulzaina diatónica del cromatismo necesario que permite que con este instrumento se puedan interpretar todo tipo de piezas y ritmos. Todo ello lo dejó patente en el Ministerio de Fomento, en su Dirección General de Agricultura, Industria y Comercio, departamento de patentes de invención, con el expediente núm. 08.021, instruido a instancia de don Ángel Velasco y representado por el Sr. Alonso Salazar. Fue presentado en el registro del Ministerio el día 12 de mayo de 1906 a las 11:40, y recibido en el negociado dos días después. Versa de la manera siguiente:

Memoria descriptiva

Para solicitar Patente de Invención en España

Por 20 años

Por

«Una nueva dulzaina cromática»

Inventor

Ángel Velasco

De Valladolid

La antigua dulzaina, instrumento de música típicamente castellano, está constituido por un tubo de forma algo cónica taladrado por siete agujeros, los que dan trece notas o tonos de sonidos agudos y poco agradables al oído. Esta falta de amplitud en los sonidos hacía que las piezas musicales que, en dicha dulzaina se podían ejecutar, estaban limitadas a un número muy reducido, puesto que careciendo de extensión de tonos era muy difícil tocar gran número de piezas que requieren mayor amplitud o de hacerlo era necesario dejar de tocar algunas notas lo que producía deplorable efecto.

Estos inconvenientes me hicieron pensar en buscar una reforma, la que, modernizando el instrumento de referencia, le diese gran extensión en los sonidos con objeto de que el nuevo instrumento fuese susceptible de admitir piezas de tonalidad extensa.

En el año 1876, una vez adquirida la práctica necesaria, empecé mis modificaciones y año tras año he ido perfeccionando mi instrumento hasta llegar a obtener la nueva dulzaina cromática de veintiocho voces que es la que constituye el objeto de la presente invención.

En el adjunto se representa mi invento, en el que:

La figura 1 ilustra mi nueva dulzaina vista de frente.

La figura 2 es una vista de la dulzaina mirándola por la derecha, y

La figura 3 representa el instrumento mirándolo por la izquierda.

Mi nueva dulzaina se compone de un tubo de madera de forma algo cónica A en cuya parte superior y sostenida por una virola se coloca un tubo el cual entra en una basa de forma cónica que tiene comúnmente un diámetro de unas doce líneas, aunque este diámetro puede ser mayor o menor según se desee. Sobre dicho tubo, llamado tudel, se coloca una embocadura formada por dos paletas de caña convenientemente sujetas y ajustadas por un hilo lacrado y encerado. Esta embocadura lleva el nombre de pipa.

El cuerpo de la dulzaina va taladrado de diez y seis agujeros cuya disposición pasamos a describir:

Con taladros efectuados en el cuerpo del instrumento los que dan los tonos naturales desde Do hasta Si, siendo el Do natural el taladro C que está más inferior; Re es el siguiente subiendo en dirección a la embocadura; Mi, Fa, Sol y La son los taladros que siguen en la misma dirección; el taladro siguiente o sea el primero designado con la letra C da la nota Si natural si está tapada y si se deja al aire nos dará el Do del mismo tono.

La llave E, que va pivotada en E’, obtura el taladro E’’ el cual produce el Sol sostenido; la llave D, pivotada en T, obtura el taladro U que produce el La sostenido cuando se desobtura; el Fa sostenido se obtiene por medio de una llave F, pivotada en F’, que obtura el taladro F’’; el Re sostenido se obtiene por medio de la llave G pivotada en G’ que obtura el taladro G’’ el cual está ya dentro del segundo registro; el Do se obtiene por medio de la llave H pivotada en H’, que obtura el taladro H’’; el Si bemol o Fa sostenido se obtiene por medio de la llave K que acciona un obturador doble L L colocadas sobre los taladros L’L’; la llave M pivotada en N y en N’ tiene juego en el punto O para facilitar el movimiento de obturación del taladro P que produce la nota L; Q designa una palanca que va pivotada en R, con guía R’, que obtura el taladro R’’ por donde se produce el Si natural.

S designa la boca del instrumento y V es un gancho situado en la parte posterior para que sirva de sostén al dedo pulgar (figuras 2 y 3).

A las extremidades de las llaves por la parte que obturan los taladros llevan su válvula enzapatillada de algodón con tapa de tripa para obtener un cierre perfecto. Dichas llaves llevan su correspondiente resorte para llevarlas a su posición primitiva.

Con ayuda del dibujo que se acompaña y de la explicación que precede es fácil comprender el funcionamiento del instrumento. Se toma con la mano derecha de modo que el pulgar quede sostenido por la pieza V y los dedos índice, medio y anular caerán sobre los tres taladros que dan el Do, Re y Mi naturales mientras que el dedo meñique servirá para hacer funcionar cuando sea necesario, las llaves H y K, la llave G se accionará con el dedo anular cuando llegue el caso.

De la mano izquierda los dedos índice, medio y anular obturarán los taladros C que corresponden a las notas Sol, La y Si y el pulgar obturará el taladro C colocado en la parte posterior del instrumento. El dedo meñique de dicha mano moverá alternativamente las llaves F, M y Q, según lo requiera la nota que se haya de obtener. En cuanto a la llave D se la hará funcionar por medio de un sencillo movimiento de la segunda falange del dedo índice de la mano derecha.

El instrumento se completa por tres virolas de adorno. Como llevo dicho mi nueva dulzaina constituye una innovación completa de la antigua puesto que en esta no se podían obtener más de trece tonos de sonido desagradable mientras que en la actual he llegado a conseguir veintiocho tonos cromáticos, con los cuales se pueden tocar toda clase de piezas por muy extensa que sea su tonalidad.

Me reservo el derecho de variar la disposición y configuración de las partes que componen mi instrumento, el cual solo se representa a título de ejemplo.

También me reservo el derecho de ampliar el número de tonos según la práctica vaya demostrando la necesidad de extender aún más la escala cromática.

Todo conforme se explica en la presente Memoria y se representa a título de ejemplo en el adjunto dibujo.

NOTA

Los puntos de invención propia y nueva que se presentan para que sea objeto de esta patente de invención por 20 años en España, son los siguientes:

1º-En una nueva dulzaina cromática la obtención de veintiocho tonos diferentes por medio de una combinación de taladros y llaves convenientemente dispuestas.

2º-En una dulzaina como se reivindica en el punto 1º, la disposición de siete taladros que dan los tonos correspondientes, así como los semitonos, en combinación con las llaves convenientemente dispuestas.

3º-En una dulzaina como se reivindica en los puntos 2º y 3º la combinación de cuatro llaves, una de ellas doble, colocadas en el segundo registro, para obtener extensión en la escala desde el grave hasta el sobra agudo.

4º- En una nueva dulzaina como se reivindica en los puntos 1º, 2º y 3º la combinación de una base cónica de diámetro variable que da al sonido mayor fijeza ya amplitud.

5º-En una dulzaina como se reivindica en los puntos anteriores la colocación de un sostén, de forma adecuada, para colocación del dedo pulgar.

6º-«UNA NUEVA DULZAINA CROMÁTICA», todo tal y conforme se describe en la presente Memoria y a título de ejemplo lo representa el adjunto dibujo.

Madrid a 12 de Mayo de 1906

PA Alonso Salazar

Una calle en su honor

Y para terminar de completar la historia de este vallisoletano insigne, personaje importante para el folklore castellano tanto como músico, quizá también como compositor (pues hay quien le asigna la composición de las afamadas Habas verdes), como por su faceta de constructor de dulzainas y por su labor en la evolución del instrumento castellano por antonomasia, no podía ser de otra manera que ser reconocido apareciendo su nombre en el callejero vallisoletano. La antigua calle Vera pasó a llamarse calle del Dulzainero Ángel Velasco gracias al Decreto 4522/88, siendo delegado del Área de Organización y Personal D. Fernando Martín Sanz. La propuesta de cambio de nombre fue realizada el 31 de mayo de 1988 y fue aceptada 1 de junio de 1988. Dicha calle tiene su entrada por la plaza Martí-Monsó (antigua plaza de la Comedia) y salida por la calle de San Lorenzo, a escasos metros de donde tuvo fijada su última residencia nuestro afamado personaje.

Así mismo, en su pueblo natal, Renedo de Esgueva, posee el maestro Velasco una calle que lleva su nombre, con entrada por la calle Calvo Sotelo y salida por la calle Toribio González. Esta vía se inauguró en el año de 2004 dentro de los eventos que se desarrollaron en un homenaje que se realizó al maestro en el Teatro Municipal contando con la presencia de familiares y del, por aquel entonces, presidente de la Diputación Provincial de Valladolid, don Ramiro Ruiz Medrano, y en el que participó el grupo El Guindo, así como once agrupaciones de dulzaina y redoblante.



BIBLIOGRAFÍA

AMVA. Expediente 736-23.

AMVA. Expediente 737-44.

AMVA. Expediente 739-64.

AMVA. Expediente C10055-11.

AMVA. Expediente C609-24.

AMVA. Expediente CH 335-133.

Boletín Oficial de la Propiedad Industrial, año XXI, n.º 477, 1 de julio de 1906.

Delfín Val, J. Dulzaineros y redoblantes. Valladolid, 2002.

Delfín Val, J.: Díaz Viana, L.; Díaz, J. Dulzaineros y tamborileros. Valladolid, 1979.

Díaz, J.; Porro, C. A.; Sancho, L.; Zamarrón Yuste, H. y P.; Ramos Cano, A. Maestros y estilos de la dulzaina en Segovia. Valladolid, 2015.

González Muriel, A; Llanos Pérez, M. A.; Marcos Gutiérrez, E., et al. Nuestras calles y sus personajes. Ayuntamiento de Valladolid, 1996, pág. 36.

Oficina Española de Patentes y Marcas-Invenciones, patente n.º 38 321: «Una nueva dulzaina cromática». Clasificación internacional: G10D. Número de publicación: ES0038321A1. Nombre del primer solicitante: Ángel Velasco. Número de solicitud: P0038321(12/05/1906).


Recursos electrónicos

http://elpais.com/diario/2003/06/22/agenda/1056232804_850215.html (Ángel Velasco, impulsor del teatro en Valladolid).

http://www.elnortedecastilla.es/20100224/local/valladolid/ruiz-medrano-pone-nombre-201002241454.html (Ruiz Medrano pone el nombre de Ángel Velasco a un palco del Teatro Zorrilla por su contribución al teatro aficionado).

http://www.elnortedecastilla.es/20121028/local/valladolid/grupo-guindo-renedo-cumple-201210281955.html

http://www.funjdiaz.net/comercio/ficha.php?id=611

http://www.valladolidweb.es/valladolid/vallisolet/biograf/angelvelasco.htm (Ángel Velasco, el gran impulsor del teatro en Valladolid).