Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1981 en la Revista de Folklore número 6.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 6 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La palabra Folklore nace a mediados del siglo pasado con una gran carga de romanticismo. Es su creador el arqueólogo inglés William J. Thoms, como se ha dicho en multitud de ocasiones. Pero, ¿qué pretendía Thoms al crear la palabra, y por qué eligió esos términos? En sus estudios arqueológicos, y, al contacto con antiguas civilizaciones, observaba que salían a su paso elementos difícilmente definibles dentro del campo de su ciencia. Elementos que no habían muerto; que no estaban momificados, sino que, al paso de los años, se habían decantado, madurado, adquiriendo con la evolución una fuerza vital. Este material, cuyo estudio podía desvelar la personalidad de un pueblo o una comunidad, quedó recopilado para su posterior análisis. Llegado el momento, Thoms necesitó de un concepto que definiera y agrupara los conocimientos reunidos. La palabra FOLK, en inglés, respondía a uno de los requisitos buscados por el científico: Pueblo, grupo étnico o pequeña sociedad. LORE significaba sabiduría conocimiento.

La música tradicional es una parte del folklore. Está sometida al proceso de transmisión oral, es producto de la evolución y depende, habitualmente, de tres circunstancias: 1. Selección (nosotros, la gente, elegimos -a veces involuntariamente- el repertorio que queremos cantar y transmitir), 2. Variación (lo alteramos ocasionando las variantes y versiones), 3. Continuidad (lo confiamos a otras generaciones para que lo sigan cantando). Se podría comparar este tipo de música con el testigo en una carrera de relevos: Cambia de manos pero no de estructura. Según el portador varía de velocidad, identificándose así con él, y finalmente es entregado por un impulso, una necesidad de transmisión.