Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

CANCIONES Y CUENTOS

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1981 en la Revista de Folklore número 6.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 6 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


SAN JUAN y LA PAREMIOLOGIA

-De plan a San Juan, las gallinas van.
-El agua de San Juan, quita vino y no da pan.
-El día de San Juan, las hierbas tienen virtud.
-El que coja la verbena la mañana de San Juan, no le picará culebra, ni otro bicho le hará mal.
-En febrero siembra el yero; en marzo el garbanzo; en abril el maíz; en mayo esperarlo, y cuando llegue San Juan, los dineros te darán.
-Hacia San Juan de junio trilla el huertano y en el tiempo la trilla se asan los pájaros.
-Hasta que San Juan baje el dedo.
-Por San Juan, amo, yo en la silla y vos en el escaño.
-Por San Juan veremos quién tiene casa.
-Por San Juan y San Pedro mudan los mozos el pelo.
-Por San Pedro y por San Juan, todas las mozas mudan el pan.
-Por San Pedro y por San Juan todos los ruines se van.
-Rencilla de por San Juan, paz para todo el año.
-San Juan de buena estrena, buena comida y mejor cena.
-San Juan de la Valmuza que no tiene capa ni caperuza.
-San Juan el verde no es cada mes.
-¿San Juan el verde pasó por aquí?. Mas ha de un año que nunca le vi.
-San Juan es venido; mal haya quien bien os hizo.
-¿San Juan vino por aquí?. Por aquí vino.
-San Juan y Corpus Christi, todo en un día.
-Segarás cuando podrás, pero San Juan segarás.
-Tarde o temprano, por San Juan es el verano.
-Zorrilla de Santibáñez, si te diere no te ensañes.

A CAZAR IBA DON PEDRO

A cazar iba don Pedro
a cazar donde solía.
Los perros lleva cansados
y el bastón perdido había;
escurecióle una noche
en una escura montiña.
donde cae la nieve a copos
el agua serena y fría.
Arrimárase hacia un roble
por ver si el alba venía.
A eso de la media noche
alzó los ojos arriba
y en la ramita más alta
vio estar a una blanca niña
peinándose sus cabellos
que todo el roble cogían.
-Bájate de ahí la blanca.
bájate de ahí, la niña;
bájate de ahí la blanca
antes que yo suba arriba.
Bajara de caña en caña
Parecía una palomina.
Los dientes de la su boca
parecen la sal molida,
los ojitos de su cara
resplandecen la montiña.
-Tú si quieres ir en ancas,
tú si quieres ir en silla.
-N'ancas, n'ancas, caballero,
que es la honra tuya y mía.
Anduvieron siete leguas
sin darse habla ni risa.
Al entrar para las ocho
la niña se le sonría.
-¿De qué te ríes la blanca?
¿De qué te ríes la niña?
-Me río del caballero
y de toda su cobardía.
-Vuelta, mi caballo, vuelta,
vuelta, vuelta para arriba
que se me quedó la espada
colgadita de una encina.
-No lo hagas, el caballero
no lo hagas por picardía
que si la espada es de plata
de oro se te devolvía.

MUERTE DEL PRINCIPE DON JUAN

-¿Dónde vienes, Ricardina / tan temprano de mañana?
-Vengo de ver a mi amante / que está malito en la cama.
Malito está que se muere, / malito está _que no sana,
malito está que no llega / a las tres de la mañana.
Siete doctores le asisten / de los mejores de España
y aún falta por visitar / el cachimba de La Habana.
Con el veneno en el dedo / en la boca se lo echara:
-Tres horas te doy de vida, / -dos para estar en la cama,
y una pa arreglar tus cuentas / que la vida se te acaba.
Mira a ver, hijo querido; / mira a ver, hijo del alma,
si debes algún favor / a alguna mujer honrada.
-Le debo a la Ricardina / siete meses embarazada,
cinco mil duros le dejo; / qué suerte, sin ser casada.
-Dale más hijo querido, / dale más hijo del alma;
dale más, hijo querido / que la honra no se paga.
Estando en estas razones / Ricardina entró en la sala.
-¿Dónde vienes Ricardina? / ¿Dónde vienes flor del alma?
-Vengo a pedir a Dios / y a la Virgen soberana
y a Jesús sacramentado / que te saquen de esa cama.
-De la cama sí saldré / mañana por la mañana:
Me sacarán entre cuatro / a la iglesia de Santa Ana.
Mañana si vas a misa / llevarás velito negro
y allí verás a mi cuerpo / entre cuatro candeleros.
Ricardina, Ricardina, / duquesa de Montalbán,
tanto como te quería, / ya no te vuelvo a ver más.
-Prenda de mi corazón, / solo no te dejaré;
si no me muero me mato, / sin ti no puedo vivir.
Aquí se acaba la historia / de estos dos enamorados
que por cariño y amor / fueron juntos enterrados.

Recogió Joaquín Díaz en Vigo de Sanabria. Cantó Andrea Morán. Son cantos de trabajo.