Si desea contactar con la Revista de Foklore puede hacerlo desde la sección de contacto de la Fundación Joaquín Díaz >

Búsqueda por: autor, título, año o número de revista *
* Es válido cualquier término del nombre/apellido del autor, del título del artículo y del número de revista o año.

Editorial

DIAZ GONZALEZ, Joaquín

Publicado en el año 1981 en la Revista de Folklore número 8.

Esta visualización es solo del texto del artículo.
Puede descargarse el artículo completo en formato PDF desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Revista de Folklore número 8 en formato PDF >

Los últimos números de la revista están disponibles en el servidor de la Fundación Joaquín Díaz >


La canción tradicional se ha visto desarraigada de su medio natural por una serie de factores cuya génesis y desarrollo no nos son ajenos: Exodo del campo a la ciudad, poderosa influencia en el medio rural de la televisión y la radio, comercialización desmesurada de la cultura tradicional que queda reducida en ocasiones a simple espectáculo, etc.

Este hecho innegable ha dado pie para que algunos derrotistas pensaran en la inmediata o paulatina desaparición de nuestro patrimonio musical y literario. Creemos que la misma alarma que existe en estos momentos sacudió a todos los recopiladores desde la invención del fonógrafo. Los Cancioneros de Marazuela, Fernández Núñez, Sixto Córdova y Oña, y tantos otros incluyen en sus páginas palabras de aviso; llamadas de atención sobre un problema que, ya en su época, comenzaba a plantearse al investigador con toda su crudeza: ¿Qué parte de nuestro legado tradicional está vivo y qué parte no lo está? La labor del folklorista es muy útil desde el momento en que puede servir de testigo fiel de una época y unas circunstancias; sin embargo, de nada valdrán sus apreciaciones si entran dentro del campo de la profecía. Temas y símbolos que aparentemente estaban muertos a principios de siglo, tras un periodo de latencia son recuperados para la tradición oral sin demasiado esfuerzo. Lo importante, pensamos, es esa tendencia de la persona o de la comunidad hacia el descubrimiento y estudio de las propias raíces; tal tendencia contribuirá, no sólo a asegurar la pervivencia de antiguos conocimientos, sino también a que su posesión y práctica no provoquen sentimientos de vergüenza en las próximas generaciones.